domingo, 17 de febrero de 2019

ATORNILLADOS Y ENCADENADOS


Hemos oído estos días de boca del Presidente Quim Torra y del vicepresidente de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonés , que el independentismo sigue atornillado y encadenado a la mesa de negociación, esperando que el gobierno de Pedro Sánchez, se avenga a saltarse la Constitución y las leyes que democráticamente nos hemos otorgado los españoles para nuestra convivencia en paz y progreso.

A mí, que por el hecho de ser catalán y vivir en esta hermosa tierra, ya debería de estar acostumbrando a la inflamada demagogia del separatismo, me sigue causando estupor, ver como estos iluminados son capaces de echar por la borda, unos presupuestos que les favorecen en gran medida y arriesgarse que en una nueva contienda electoral, acabe ganando el que se ha venido a llamar “trifachito” les reprima por la fuerza y quizás consiga anularles, por lo menos durante 40 años, además de esclavizar a todo el pueblo español de nuevo, bajo el yugo de una dictadura, que seguro no será igual que el franquismo, pero que si va anular buena parte de las libertades que desde el año 1978 hemos venido gozando los españoles.

Plantear un diálogo basado en el derecho a la autodeterminación de Cataluña, hoy carece de todo sentido y no es reconocido por nadie en el mundo occidental democrático, porque como se han hartado de repetir todos los expertos, solo sería de aplicación en el caso que Catalunya fuera una colonia, o bien que se vulneraran los derechos humanos de manera flagrante y continuada, cuestión que no es cierta de ninguna de las maneras.

Parecía que ERC, uno de los partidos que dentro del independentismo parecen más razonables que finalmente reconocían los errores estratégicos cometidos hasta ahora y se decantaban por bajar el tono de sus reivindicaciones, para intentar en un medio largo plazo, aumentar la base social favorable a sus tesis independentistas, sin embargo, después de oír las declaraciones de Pere Aragonés hoy líder en ERC en substitución del preso Oriol Junqueras, y la actuación de los diputados de ERC en el Congreso, manteniendo las enmiendas a la totalidad, votando al igual que el nacionalismo español de PP, C’s y VOX, me han demostrado claramente que siguen en la misma tesitura que Puigdemont, Torra y compañía del PDECAT, (Cuanto peor mejor), y tiran la casa por la ventana, buscando un victimismo que ya no les hace fuertes como ellos creen si no que cada vez es una muestra de su debilidad.

Soy consciente que tanto ERC como el PDECAT siguen confiando en el fanatismo de sus seguidores, que les hará seguir votándoles, a pesar que los bolsillos de sus jubilados, dependientes, y trabajadores del salario mínimo; se van a resentir a partir del 20120, aparte de la inversiones en la Comunidad autónoma que ha perdido 2.000 millones de Euros en este ejercicio. Seguramente piensan, al igual que los seguidores de Stalin soportaron una época de terror, pensando alcanzar el paraíso comunista. Los dirigentes independentistas catalanes confían que la promesa de la Icaria feliz que sería una Catalunya independiente, bien vale que se sacrifiquen los ciudadanos más desgraciados; porqué claro como estamos viendo ya hoy día, los adinerados catalanes siguen viviendo a todo tren, cuando si es preciso han sacado a sus empresas del país preservándolas de la inestabilidad o las han vendido al capital extranjero, (Freixenet, Codorniu etc.) para acabar sus días, y los de sus  hijos y nietos. viviendo holgadamente de renta.

Confío muy mucho en los jubilados catalanes, estos que al igual que el resto de sus compañeros españoles han debido de soportar la humillación de recibir cada año una carta del ministerio de Trabajo y Seguridad Social, donde se nos anunciaba a bombo y platillo que nos subían la pensión uno o dos euros, tres en los mejores casos, sabrán anteponer sus intereses y les negarán el voto, no solo al independentismo si no a la derecha en general, para dárselo a la izquierda, de verdad PSC, PSOE; que en el poco tiempo que ha durado esta legislatura ha sido capaz de revertir, los abyectos recortes del Partido Popular y Ciudadanos, con un gobierno en minoría.

Visto lo expuesto y volviendo a las expresiones de Torra y Aragonés que ellos están “atornillados y encadenados”, creo poder matizar con seguridad que no lo están a ninguna mesa de diálogo, si no a la derecha más reaccionaria y abyecta de la España más cavernícola. Como nos han demostrado votando al igual que PP C’s y VOX, en contra de los presupuestos más sociales que nunca se han hecho en la democracia española y condenando a los más desfavorecidos de España sin exceptuar a los catalanes a persistir en la miseria más absoluta y con los servicios sociales más recortados.

domingo, 10 de febrero de 2019

UN JUICIO QUE VA A SER DETERMINANTE



Mañana día 12 de febrero, festividad de Santa Eulalia, patrona de Barcelona, empezará en la capital del reino, el juicio, a los responsables del ilegal referéndum de autodeterminación que se celebró en Catalunya el 1 de octubre de 2017.

Muchas cosas se juegan en este juicio: Los acusados, largas penas de cárcel si los fiscales consiguen demostrar que cometieron delito de rebelión, Los jueces del tribunal, tienen sobre sus espaldas la credibilidad internacional de la justicia española, puesta en entredicho con sentencias recientes, que han despertado polémica, como el caso de la manada y por la intensa campaña de desprestigio a que ha sometido el independentismo al poder judicial. Los partidos independentistas, la poca credibilidad que les queda, por cuanto, puede quedar de manifiesto, la falsa base en que fundamentan su ideario y el tremendo error de estrategia que han venido empleando, u otros temas que han pretendido tapar con la bandera estelada, pueden también salir a la luz.

Creo un acierto la idea del gobierno español de transmitir la sesiones mediante streaming, permitiendo que quien quiera pueda tener acceso a lo que acontece en la sala de vistas, minuto a minuto. Demasiadas cosas hay en juego para tener la posibilidad de que un mal entendido o la sospecha que se pretende ocultar algo, pueda dar al traste ante el mundo con la base principal de la justicia española como es la confianza.

El independentismo, lleva ya unos días de campaña, intentando amedrentar la justicia española, tildándola de parcial, Dicen que no van a aceptar otra sentencia que no sea la absolución de todos los acusados y amenazan con serias movilizaciones de las que no descartan la violencia. Amenazan al gobierno negándole el apoyo a sus presupuestos, bajo la exigencia que incumpla la ley interviniendo en las decisiones judiciales, o abriendo mesas de diálogo sobre cuestiones que ellos saben imposibles como es el derecho a la autodeterminación.

En base a su retórica, pretenden cambiar los papeles presentando a los acusados como acusadores y sentar en el banquillo al estado de derecho español, cuestión que no debe permitirse que ni tan solo puedan intentar, y que estoy seguro los magistrados, desde su dignidad como jueces van dejar claro de buen principio.

He manifestado en otros artículos de este mismo blogg y en varias ocasiones, mi convencimiento  de la necesidad de una profunda reforma del sistema judicial español, para democratizarlo más y adaptarlo a los nuevos tiempos a fin que preste un servicio conveniente a la sociedad actual. Sin embargo estoy convencido, que esta vez, la magistratura va a tener especial cuidado en mostrar su lado más democrático y dejar de lado todo aquello que pueda dañar esta imagen. Por el simple hecho que se saben atentamente observados desde gran parte de las judicaturas del mundo y un error garrafal por su parte desencadenaría una crisis en el sistema de tal magnitud que solo podría resolverse con un despido masivo y una regeneración total.

Entiendo los nervios en el PDECAT y ERC, pues de este proceso pueden derivar otros casos y suponer nuevas investigaciones que conduzcan a revelar miserias que se pretenden mantener ocultas. Lo que no entiendo de estos partidos, es que según parece, les puede más el afán victimista que no intentar mantener al PSOE como aliado, por cuanto han tensado la cuerda hasta el punto de obligar al socialismo español a cortar toda relación, diálogo y negociación con ellos, cuando siguen en la tesitura, de imponer lo del referéndum de autodeterminación, y negarle el apoyo a los presupuestos.

La decisión tomada el pasado viernes de cortar el dialogo gobierno / independentistas, no tiene a mi entender vuelta atrás, casi me atrevería a decir que ni con la retirada de las enmiendas a la totalidad de los presupuestos, el gobierno español volvería a sentarse a una mesa, por lo que casi con toda seguridad y de no aprobarse los presupuestos, iremos a unas elecciones anticipadas que dicen los entendidos se van a convocar en octubre.

Pedro parte en buena posición, y con toda seguridad mejorará en mucho los resultados actuales, aunque es de temer que la suma del que se viene a llamar “trifachito” (PP+C’s+VOX), sea mayor que PSOE+Podemos, para satisfacción del independentismo que se situará ante la comunidad internacional, como una víctima de las derechas reaccionarias. Casi con toda seguridad, un gobierno de derechas en el estado, aprovechará la mínima ocasión para suspender sine die, la autonomía catalana, como inicio de una reforma constitucional que acabara con el estado autonómico en toda España, Los pensionistas, verán como de un día para otro se esfuma la subida con el IPC de sus pensiones , Los sindicatos, se sumirán de nuevo en el silencio, como hacen siempre que la derecha gobierna,  y los trabajadores verán perder aun más si cabe sus derechos sociales y empequeñecer sus salarios. El colectivo feminista verá recortados sus derechos, conseguidos hasta hoy, y el retroceso social en todo el país, va a ser de órdago.

Y todo ello deberemos agradecérselo al independentismo catalán, que desde un dorado exilio, en Bruselas, Suiza, u otras partes del planeta van a ir reclamando lo que hoy tienen al alcance de la mano y se permiten el lujo de despreciar.

domingo, 3 de febrero de 2019

EL PORQUE DE LA VENEZUELA DE HOY


Recuerdo haber escrito, poco tiempo después que Hugo Chavez accediera al poder en Venezuela, un tiempo en que el petróleo, estaba por la nubes y Venezuela ingresaba por este concepto más de 66.000 millones de dólares al año, lo que permitió al nuevo dirigente montar un plan de reparto de los beneficios entre los más desfavorecidos del país. Que el nuevo gobierno debería procurar invertir una para de estos beneficios, en diversificar las fuentes de ingresos y buscar en la industria transformadora, y sobre todo en la nuevas tecnologías de la energía sostenible, pues como es bien sabido, la dependencia de una sola fuente de ingresos es de lo más peligroso para la economía del país, y más en un producto como el petróleo, cuya oscilación de precio no está en manos de los productores, si no de los grandes especuladores del planeta, que lo mueven a su antojo, según les convenga.

Hoy el precio del barril Brent, indicador internacional, ha caído desde los 111,27 $ barril del año 2011 a los 60,59 $ por barril, actuales  o sea que de aquellos fabulosos ingresos de los tiempos iniciales de Hugo Chávez, Venezuela se ha quedado prácticamente a la mitad, y si a ello le descontamos los costes de extracción más la inflación en estos últimos años, podríamos decir que Venezuela casi pierde dinero vendiendo su petróleo y al no disponer de otras fuentes para crear riqueza, la inflación y la deuda se han disparado, el hambre y la escasez se empieza a cebar entre los más débiles.

En Europa, acabada la segunda guerra mundial, la izquierda realista, o sea la socialdemocracia, aprendió, entre otras cosas, que en los nuevos tiempos, no basta con repartir equitativamente la riqueza generada si no que hace falta gestionar y diversificar las fuentes que la proporcionan, a fin de no depender de la volatilidad de los grandes especuladores financieros, que acaban ganando siempre hundiendo a unos y encumbrando por un tiempo a otros, También que es imprescindible un régimen democrático, para que el sistema funcione, y la llamada dictadura del proletariado, quedaba solo para los comunistas irredentos, con más posibilidades de fracaso, como el transcurso del tiempo se encargó de demostrar.

Chávez en su momento, no aprendió de las lecciones de la historia y quiso establecer una revolución bolivariana, con ramalazos delas grandes revoluciones de primeros del siglo XX. Su muerte prematura, por enfermedad y el advenimiento de Nicolás Maduro al poder, un personaje que a nivel de carisma y de inteligencia no le llegaba ni a la suela de los zapatos; incapaz de prever el futuro inmediato, no supo hacer otra cosa que intentar garantizarse su permanencia en el poder, permitiendo el acceso al pastel de los grandes negocios venezolanos a la cúpula del ejército; traicionando así el principio del socialismo democrático de mantener el interés por los ciudadanos y el sistema democrático, sin corrupción, por encima de todo. Maduro no supo gestionar, democráticamente, cuando perdió las elecciones legislativas en diciembre del 2015 y la Asamblea Nacional, pasó a tener una mayoría de derechas; convocando por decreto la creación de un nuevo organismo llamado Asamblea Nacional Constituyente, que se materializó en unos comicios de dudosa limpieza democrática el 1 de mayo de 2017.

También hay que decir, que la derecha venezolana en la oposición, no ha sabido adaptarse al nuevo liberalismo que en el siglo XXI debería imperar y que sigue siendo la derecha caciquil, dictatorial y retrograda de siempre, que con el afán de alcanzar el poder, parece dispuesta a todo incluso al golpe de estado si es pertinente. Ya lo demostraron cuando vivía Chavez y le montaron un golpe de estado, con secuestro incluido, con el amparo indirecto de los estados Unidos, y que fue abortado, cuando los pobres del país, confluyeron de forma mayoritaria en manifestación en Caracas, obligando a los que habían tomado el poder a restituir a Hugo Chávez de nuevo en el mismo.

La derecha hoy no ha cambiado casi en nada, y con el soporte de unos USA, mucho más derechizados desde el acceso de Trump a la presidencia, ha vuelto a intentar vulnerar la legalidad, para echar a Maduro del poder, con cajas destempladas. Aunque Guaidó, haya conseguido el soporte incondicional de Estados Unidos y de una buena parta de Latinoamérica, sobre todo de los países con regímenes de corte ultraderechista, como es el caso de Brasil.

A la Unión Europea, no le resulta fácil Ni apoyar directamente a un personaje como Maduro, cuyos errores en la gobernanza económica han conducido el país a la quiebra y una fuga de más de 3.000.000 de ciudadanos que se mueren literalmente de hambre; ni dar soporte a Juan Guaidó promotor de un golpe de estado de hecho en este país. Es por ello que la decisión de presionar a Maduro dándole un plazo para que convoque elecciones ha sido la única salida posible y democrática que el ente supranacional ha encontrado para afrontar la penosa situación.

Maduro demuestra una vez más su cortedad de miras, y recurre a la amenaza contra el opositor y contra quienes le apoyan, retratándose con los mandos de la milicia y mostrándose dispuesto, según sus propias palabras a convertir Venezuela en un nuevo Vietnam. Si Maduro fuera inteligente, habría convocado elecciones, Si Maduro tuviera el carisma de Chávez, estaría seguro de ganarlas y cerrar la boca a los opositores. Pero Maduro no es ni inteligente ni tiene carisma, por lo que lo más probable es que la situación en Venezuela derive en una masacre de consecuencias irreparables y de la que solo habrá un ganador. Las Petroleras estadounidenses gestionando el Petróleo de Venezuela.

domingo, 27 de enero de 2019

JUSTICIA O VENGANZA


Me sorprende que en pleno siglo XXI, la llamada ley del Talion, siga interiorizada en las mentes de gran parte de la ciudadanía y de algunos dirigentes de los países que nos llamamos democráticos. Claro que si tenemos en cuenta que desde el código de Hamurabi en la antigua Asiria sobre el 1750 antes de Jesucristo, hasta el tratado Cesare Beccaria de 1764 después de Cristo, que fue el que vino a supera este tema, son un total de 3.514 años en que los principios jurídicos se han basado en la venganza.  Quizás sea que en nuestra memoria colectiva ha quedado grabado este concepto como fórmula de justicia, por lo que muchas veces criticamos sentencias judiciales, generalmente porque nos parecen benévolas, cuando en muchos casos los juristas han tenido en consideración una serie de condicionantes que sobre la base de la proporcionalidad han determinado una duración más o menos limitada de una pena de cárcel.

En España donde en estos días, el poder judicial está en entredicho, después de sentencias como la del la violación en grupo de la Manada, o del espantoso ridículo del Tribunal Supremo, en concreto de su Sala Segunda, cuyo presidente hizo retroceder una sentencia en contra de los bancos, por el tema de quien debe pagar los impuestos sobre actos jurídicos documentados, en la constitución de hipotecas, si el cliente o el banco, después que las entidades financieras ejercieran su posición de lobby; obligando a intervenir directamente el poder ejecutivo mediante decreto ley para salvaguardar los intereses de los consumidores. Cuando el tema de una reforma en profundidad de este tercer pilar del estado, que garantice su neutralidad, me parece muy conveniente que todos tengamos muy presente que Justicia y Venganza son dos términos del todo incompatibles y que la vuelta al ojo por ojo, solo nos va a llevar a ser un país de ciegos.

Una de las bases para que un departamento judicial pueda funcionar correctamente es la confianza del pueblo en la equidad de sus jueces y esto amigos es lo que se ha quebrado en nuestra democracia; hoy pocos son los que están convencidos de la neutralidad de los magistrados, cuando desde las altas esferas se han dado pruebas de todo lo contrario. Es pues necesario  que en la reforma de este estamento, que deberá tener lugar más pronto que tarde, se tenga como meta principal la recuperación de este preciado valor que es la confianza, con el fin que los ciudadanos podamos acudir tranquilamente a los juzgados, en la seguridad que la actuación de los juristas será del todo imparcial.

Hay quien propone, que sean los jueces quienes elijan de entre ellos, a sus dirigentes, en lugar que sea el Parlamento, como se hace hoy en día, Sin embargo a mí se me antoja no sea una buena solución por la esencia corporativista que este asunto conlleva, y aunque con ello se pretende evitar la injerencia del poder legislativo en el judicial, pienso que va a ser peor el remedio que la enfermedad. En las democracias de nuestro entorno, se ha optado generalmente por una solución mixta, en que una parte de los jueces del supremo, son elegidos, por los propios jueces, y otra por el Parlamento.

De la página Web del Consejo general del Poder Judicial en España, he extraído el siguiente párrafo que resume la idea general del porque fue creado:
El Consejo General del Poder Judicial es un órgano constitucional, colegiado, autónomo, integrado por jueces y otros juristas, que ejerce funciones de gobierno del Poder Judicial con la finalidad de garantizar la independencia de los jueces en el ejercicio de la función judicial frente a todos”.  

Estoy muy de acuerdo en este principio y de la imprescindible necesidad de que exista este consejo, pero. ¿No creen Vds. que se podría garantizar mejor la calidad y neutralidad de la institución si sus miembros fueran elegidos democráticamente por los ciudadanos? Y ¿que en el Parlamento se nombrara una comisión donde estuvieran representadas todas las formaciones políticas del arco parlamentario encargada de dirimir las responsabilidades que cualquier miembro del CGPJ pudiera incurrir? A mí me parece una solución más plural y equitativa, y no como es ahora, donde parece que la misión del CGPJ sea la de tapar las vergüenzas de los jueces en lugar de gobernarlos.

domingo, 20 de enero de 2019

UN DISCURSO DECEPCIONANTE



Han pasado 21 días desde el 30 de diciembre, en que Quim Torra, el presidente ecónomo de la Generalitat de Cataluña, pronunció su discurso de fin de año; tiempo que se me antoja suficiente para tener la calma necesaria a fin de no incurrir en estridencias, en el análisis del mismo, dicho esto me lanzo al ruedo.

Después de oír a Quim Torra, President de la Generalitat de Cataluña,  en su mensaje de año nuevo, me reafirmo en la tesis que va a ser imposible avanzar en una solución al tema de Cataluña y en la ingente tarea de recoser la fracturada sociedad catalana, mientras este señor siga presidiendo la máxima institución catalana, y el presidente del Parlament, Roger Torrent le jalee las gracias; haciendo ambos caso omiso a las recomendaciones que desde la cárcel de Lledoners les está haciendo el máximo mandatario de ERC, Oriol Junqueras, en el sentido que hay que apoyar en todo y por todo a Pedro Sánchez, aunque ello signifique aplazar sine die, la obtención de su máxima aspiración como es la independencia de Cataluña.

Sin ningún tipo de duda, desde una parte de ERC, se ha aceptado la realidad que la independencia catalana solo la apoya, un 47% y que de estos, muchos de ellos no están por la labor que el conflicto con el estado español, acabe degenerando en una situación de violencia, la vía eslovena vamos, como piensa el factótum principal desde Bruselas y su monaguillo presidiendo el Principado, que en el discurso de marras, no paró de mencionar una y cien veces, la gran mentira en que se basan últimamente, que un 80% de catalanes apoya un referéndum de autodeterminación, cuando la realidad es que los sondeos últimamente efectuados lo cifran en el 45% y que el resto estaría por una mejora del autogobierno en un sentido federal. En consecuencia la discrepancia y el abismo entre los dos grandes partidos independentistas, lejos de disminuir, se va profundizando a pasos agigantados con cada declaración que desde el PDECAT se hace en el sentido de persistir en el conflicto con el gobierno central y con el Estado. Así mismo y cada vez que Quim Torra abre el pico, se agiganta el abismo entre catalanes independentistas y no independentistas, que está  llegando a límites casi insoportables.

La experiencia del Reino Unido, con su referéndum sobre el Bréxit, del que hoy se arrepienten buena parte de británicos, nos hace dar cuenta, del terrible mal que puede causar una consulta de este tipo sin acuerdo previo y sobre un asunto del que no se concreta él como se va hacer, cuestión que ya hemos comentado en algún otro artículo de este mismo blog,  en vísperas de su salida de Europa, sin acuerdo validado por el Parlamento. La libra esterlina se devalúa día a día frente al euro, la economía en general retrocede y la posición de privilegio de la City londinense en el sistema financiero, se viene abajo por momentos además del peligro para cientos de miles de extranjeros, entre ellos una buena parte de españoles que residen y trabajan en la Gran Bretaña, que pueden ver vulnerados sus derechos laborales  al cambiar su estatus y ser considerados extranjeros, sin libre circulación, como hasta ahora venía garantizado por el tratado de Shenguen.

El Sr. Torra, me ha decepcionado, cuando ha perdido un gran oportunidad para dar marcha atrás en sus pretensiones independentistas ultramontanas y abrir el camino a un dialogo serio y constructivo con el estado español, dentro de la legalidad vigente; reconociendo sus errores  e intentando canalizar una situación de negociación autonómica que permita una mejora del sistema, en particular de la financiación y que de paso sirviera para la reconciliación de la sociedad catalana, superando el conflicto, sin vencedores ni vencidos, como le está ofreciendo el presidente Pedro Sánchez. Ya la perdió, el pasado 21 de diciembre, presentándole a Pedro Sánchez 21 condiciones para un dialogo a sabiendas que resultan inaceptables para el presidente español.

Con todo ha sido ejemplar la respuesta de Pedro Sánchez, reiterando su voluntad de dialogo dentro de la Constitución y las leyes y profundizar más en el estado de las Autonomías, incluyendo su financiación

Lamentablemente Quim Torra sigue optando por la confrontación, y ello solo puede conducir al pueblo catalán al desastre más absoluto, en particular cuando la extrema derecha está asomando también la cabeza en España; a no ser que en unas próximas elecciones autonómicas sea desplazado, si el independentismo pierde su mayoría absoluta. Quizás entonces, mediante un gobierno de coalición de izquierdas, se consiga el clima de tranquilidad necesario para avanzar hacia una solución definitiva del tema.

Sr.Torra háganos el favor de presentar su dimisión, previa disolución del Parlamento de Cataluña y convocatoria de nuevas elecciones. Hágase Vd. a un lado y permita que aquellos catalanes que aún conservan dos dedos de frente, puedan reconducir el imprescindible diálogo y entendimiento con el estado español, en unos momentos que quizás sean irrepetibles, en que desde el gobierno socialista las puertas se encuentran abiertas de par en par. Reconozca el gravísimo error que cometieron planteando una confrontación que llamaron DUI y que sabían perdida de antemano. Deje de querer llegar al final por el camino de la confrontación porqué solo va a obtener sangre sudor y lágrimas para un pueblo catalán que durante años ha buscado el progreso, el pacto y la concordia con los españoles. ¿No se da Vd. cuenta, del ridículo que ha hecho en su viaje a Estados Unidos? Váyase ya Sr. Torra y llévese el que le maneja, Carles Puigdemont,

domingo, 13 de enero de 2019

BASTA YA DE USAR CATALUÑA COMO TAPADERA



Empezó Jordi Pujol, envolviéndose en la senyera, para tapar sus líos en Banca Catalana, le siguió Artur Mas, cambiando la senyera por la estelada, con el fin de tapar la corrupción de su partido político CDC que ya sobresalía por todas partes. Puigdemont se echó al monte proclamando una “simbólica independencia” y su sucesor Quim Torra, un títere exaltado a más no poder, cumple rigurosamente con la consigna de mantener el conflicto y la confrontación, como forma que no se hable de otra cosa y el tema de la derecha nacionalista, metiendo mano en la caja que debería ser de todos, quede olvidado, no solo en la prensa y en los medios, si no de la memoria pública.

Sin embargo, el echarse al monte de Puigdemont, ha traído como consecuencia el despertar de otro monstruo, como es el ultranacionalismo español, que desde la muerte del dictador Franco, creímos, no despertaría jamás. Hoy de la mano de Vox, del Partido Popular y de Ciudadanos, se ha encontrado en él la perfecta excusa para tapar la peste de corrupción del Partido Popular, y de muchos activistas de la derecha española, que durante años han medrado en las esferas del gobierno, en beneficio de la única patria que ellos conocen y que es su cartera. Todos están luchando para que el conflicto con Cataluña permanezca, con el fin que el personal no se distraiga, no sea que por casualidad vuelva a poner al descubierto sus miserias.

Sin embargo lo más terrible es que los barones del PSOE, estos anacrónicos personajes que más parecen saldos del caciquismo de finales del XIX y primeros del XX, que propios del siglo XXI, Estos que fueron capaces de defenestrar a un Secretario General elegido por el voto directo de los militantes, con artimañas y manipulaciones que resultaron del todo indignantes a las bases del Partido, Estos mismos que si bien hoy siguen ocupando ciertos cargos de relevancia en la formación política, no es por otra cosa que la clemencia de Pedro Sánchez que por evitar un enfrentamiento cainita en la familia socialista, les ha permitido mantenerse en su puesto e incluso apoyarles. Hoy son capaces de apelar al ultranacionalismo español, alineándose con la derecha más extrema y corrupta del país, abogando por un imposible en democracia, como es la aplicación del artículo 155 de la Constitución española, preventivamente sin que se haya dado ninguna infracción de la  ley ni de la Carta Magna.

Es indignante, para la mayoría de la militancia socialista, contemplar hoy como aquellos que fueron capaces de abstenerse para darle el gobierno de España al corrupto PP que presidia Mariano Rajoy, aquellos que no han sabido reconocer que fueron derrotados, tanto ellos como sus tesis, abrumadoramente por una militancia que está más que harta de sus tejemanejes, sean hoy capaces de recriminar públicamente a su secretario general, sus intentos de dialogo, para solucionar un conflicto, que ya se ha demostrado irresoluble con los métodos de confrontación hasta hoy empleados. ¿Qué pretenden tapar con ello? ¿Quizás tapar su fracaso en las elecciones andaluzas, donde gran parte de su electorado, no fue a votar, para no tener que hacerlo por la ínclita Susana?

Todo parece indicar que los barones siguen negando la mayor, que ellos y sus tesis han perdido y en lugar de admitir que el fracaso en Andalucía se debió a que mucha gente no les perdona fueran capaces de cargarse a un Secretario General, para darle el gobierno a Mariano Rajoy, que una gran mayoría de militantes no les perdona que siguieran en sus cargos después de haber sido ampliamente derrotadas sus tesis, en unas primarias, demostrando su poco amor al socialismo y poniendo en evidencia su afán de protagonismo personal, o quizás mejor decir que no quieren perder sus privilegios.

Susana Díaz, debería presentar su dimisión si tuviera un mínimo de dignidad y vergüenza. Emiliano García Page i Javier Lamban después de lo dicho,  deberían haber sido cesados de inmediato, no solo por sus declaraciones propiamente dichas, si no por la perversa intención que se les adivina; como es la de no querer analizar correctamente la derrota andaluza y pretender pasar un falsedad como cierta.

Ya está bien de usar el tema catalán como tapadera, pues con ello lo único que se logra es enconar más el tema y favorecer a los extremistas de uno y otro lado del espectro político; y en la historia siempre se ha demostrado que los extremistas son siempre incontrolables y que en cuanto se empoderan no hay quien los quite de allí si no es a bofetadas.