domingo, 15 de abril de 2018

LA INEXPLICABLE POSICIÓN DE LOS SINDICATOS EN CATALUÑA.


 
Hay cosas que me superan y en verdad les digo que el pacto que las directivas de los principales sindicatos CCOO y UGT, han  hecho con el President del Parlament  Roger Torrent, adhiriéndose al “Espai Democràcia i Convivencia", que este señor impulsa para intentar dar una última oportunidad al independentismo y al que ha conseguido añadir a los ambiguos Comuns, la marca catalana de Podemos, es  una de ellas.

Yo que siempre había estado convencido, que tanto CCOO como UGT, eran sindicatos de clase, defensores de los derechos de los trabajadores, ahora me doy cuenta que se han dejado infiltrar por elementos nacionalistas, al menos en Cataluña, que les han desviado totalmente de sus principios fundamentales y que pretenden manejarlos a su antojo. Lo que me extraña, es que en los comités nacionales de estas centrales sindicales no haya estallado la revolución que impida a las organizaciones en Cataluña seguir con un disparate que les puede costar su desaparición como entidad. Me informan que en ambas centrales, el número de bajas, empieza a ser importante, bajas que a todas luces van a ser de difícil recuperación, por el hecho que ha venido a representar la excusa perfecta a unos militantes que ya llevan tiempo aguantando errores inexplicables en la dirección de las centrales, en la autonomía catalana.

Es bien claro que las grandes centrales sindicales, UGT y CCOO, al igual que la izquierda democrática, en los últimos años han acumulado errores de bulto, que les han llevado a un aparente aburguesamiento y a olvidarse de la necesidad imperiosa de seguir analizando la realidad día a día, con el fin de adaptar las estrategias a las nuevas condiciones de la lucha de clases, (que por cierto, por mucho que se empeñen desde la derecha en decir que es cosa del pasado, sigue siendo una realidad). Quizás cuando la derecha con el fin de paliar el desastre de final de la segunda guerra mundial en Europa y emprender la reconstrucción, se decidió a colaborar con la socialdemocracia, en la consecución del “Estado del Bienestar”, hizo creer a algunos que ya se habían conseguido los objetivos y que las clases trabajadoras, o sea los asalariados europeos ya tenían el futuro asegurado y podían abandonar cualquier tipo de lucha, para dedicarse a disfrutar de lo conseguido; y desde esta posición, les pasó desapercibida la contrarrevolución neoconservadora iniciada por Ronald Reegan y Margaret Tatcher, por la que la derecha, volvía a sacar sus garras , para recuperar lo que habían cedido en los últimos años y volver a una sociedad completamente desigual que es lo que más favorece a sus intereses.

A sindicatos y partidos políticos la contrarrevolución les pilló con la guardia bajada  y cuando como consecuencia de ella estalla la crisis económica en 2007, no acertan a la claridad de ideas necesaria para proponer soluciones verdaderamente de izquierdas para salir del marasmo, hasta el punto que los acontecimientos les desbordan, con la consecuente pérdida de credibilidad electoral los partidos y un goteo de bajas en la militancia en los sindicatos.

Quizás sea por esta posición de debilidad sindical en España, que el movimiento independentista, en particular desde ERC, ven su oportunidad para infiltrarse en él y usarlos como herramienta para sus fines nacionalistas y disgregadores de la sociedad catalana, tanto es así, que en caso de UGT consiguen incluso la Secretaria General, (Camil Ros, es un destacado militante de ERC); con todo, este sector en el mundo sindical y por lo que respecta a las Federaciones Catalanas de CCOO y UGT, la proporción de independentistas, o quizás mejor decir de votantes de partidos independentistas, es tan solo del 25%, cuestión que ha obligado a las direcciones de ambos sindicatos,  a firmar el apoyo a la iniciativa de Roger Torrent, sin consultar ni tan solo a los primeros secretarios de las federaciones comarcales, por miedo a que les fuera vetada..

Espero y deseo, que el 75% de la militancia sepa reaccionar y que pare la sangría de bajas, que en un principio ha provocado la decisión de sus líderes y reconduzcan la situación en el más breve plazo posible, cambiando las cúpulas si es necesario.

Espero y deseo, que el resto de sindicalistas de fuera de Cataluña, ayuden a esta mayoría de militantes en su cometido, y aunque en el caso de UGT, su secretario general Jose Maria Alvarez, (muy cercano a las posiciones del PDECAT), haya defendido públicamente la decisión, insten a regresar a las posiciones transversales de defensa de los intereses de clase.

En fin, espero y deseo, que lo ocurrido estos días en Cataluña, sirva de revulsivo y estímulo a CCOO y UGT, para que de una vez se replanteen, su papel, en la sociedad cambiante del siglo XXI, y sepan adecuar sus estrategias a las nuevas condiciones, sin olvidar a quien deben defender, que no son otros que los intereses de todos los asalariados independientemente de las creencias ideológicas de cada uno.

domingo, 8 de abril de 2018

DE LA REVOLUCIÓN DE LAS SONRISAS A LA KALE BORROKA


 
El procés independentista en Cataluña, que empezó como la Revolución de las sonrisas, está acabando de una manera bien distinta, cuando el lenguaje belicista se está instalando y los desordenes callejeros y los enfrentamientos con la policía están en el orden del día. De hecho, el nacionalismo catalán está mostrando su verdadera cara y somos muchos, los que vemos ya muy cerca  el día en que alguien va a emitir la proclama  ¡ A LES ARMES CATALANS!

Me preocupa la inconsciencia del flamante president del Parlament Roger Torrent, por cuanto, cuando más conviene poner bálsamo a la tirante situación que se ha provocado, después de la detención de los imputados por el caso del 1 de Octubre ¿Cómo se le ocurre a este Señor, promover un Frente de resistencia contra el estado español? Y lo más sorprendente, ¿Cómo a conseguido convencer a los ambiguos Comuns de Ada Colau y Xavier Domenech, A UGT y a CCOO, para que se adhieran a la causa?  

Hasta la detención de Puigdemont, y la suspensión de la libertad bajo fianza del resto de imputados por el 1-O, las ansias de violencia de ciertos grupos extremistas fue frenada en cierta manera por los líderes independentistas, para no complicar la situación judicial de los procesados y evitar que la acusación de rebelión pudiera tener argumento de utilización de la violencia, pero parece que ahora, ya no importa esto, y los llamados CDR. Comité de Defensa de la Republica, parecen haber obtenido Patente de Corso para organizar una especie de sublevación callejera, ensayo quizás de algo de mayor envergadura, de aquí a poco tiempo. El convencimiento que la independencia de Cataluña no va a lograrse por métodos pacíficos, y que será necesario el enfrentamiento puro y duro con el estado español, para conseguir el objetivo, es una idea que empieza a asentarse en buena parte de la comunidad independentista. Conocidos míos, antaño izquierdistas convencidos y hoy entregados en cuerpo y alma a la causa independentista, hablan de la necesidad de poner muertos encima la mesa y de sacrificios en la generación actual, para que nuestros nietos disfruten de una Catalunya como estado del mundo.

Hoy algunos se sorprenden de esta evolución, pero si lo pensamos un poco, nos daremos cuenta que el nacionalismo en sí, es siempre confrontador y si repasamos la historia, casi siempre las confrontaciones nacionalistas han acabado de forma violenta. ¿Me pueden decir Vds. alguna nación que no haya tenido su guerra de la independencia? Por otra parte, tampoco debemos olvidar que los nacionalismos, llevados a un extremo han degenerado en fascismos, como en Italia, Alemania, o España en los años treinta del pasado siglo XX..

En España, y durante 50 penosos años, entre 1961 y el 2011, tuvimos que soportar el nacionalismo violento en el País Vasco, que solo pudimos vencer mediante la unión de todos los demócratas, hasta conseguir aislarles políticamente y dejarles sin soporte popular ninguno. No repitamos de nuevo el problema ahora en Cataluña; antes que a ningún loco se le ocurra promover su propia guerra de la independencia, a partir de los CDR, los demócratas deberíamos unirnos sin exclusión de ideología o pensamiento; nacionalistas catalanes, federalistas y nacionalistas españoles, buscando lo que tenemos en común y obviando lo que nos separa, para evitar que todos estos que intentan imponer su soberana voluntad por encima de todos los demás, sean aislados y privados de cualquier apoyo popular. No debemos repetir nunca más un error como el que se cometió en Euskadi.

La propuesta de Miquel Iceta de un Gobierno de Concentración en estos momentos en que por la matemática electoral, y las circunstancias judiciales a ninguna de las partes les es factible promover una Presidente de la Generalitat  y formar un gobierno estable, es a mi entender la más acertada y fácilmente comprensible para todos aquellos que desde la democracia proclaman su amor para este país llamado Cataluña; y que no dudo sería aceptada por todas las opciones políticas españolas, si todas las fuerzas que pintan algo en Cataluña lo aceptan.

Hay que evitar el desastre como sea, y de forma inmediata, Cataluña ya ha perdido demasiado, por culpa de una inestabilidad que nunca se debería haber causado, no conseguimos la Agencia Europea del medicamento, ahora hemos perdido la Barcelona World Race, mas de 3.000 empresas han sacado su sede social de Cataluña, y tenemos una sociedad completamente fracturada incluso a nivel familiar y nos hemos situado en la pendiente que nos va a deslizar directamente a una situación de violencia. Por favor, reaccionemos todos, no permitamos que un desastre como el ocurrido en el Pais Vasco, nos destroce una generación entera de catalanes.

domingo, 1 de abril de 2018

PROTOFASCISMO


 
Desde que un amigo, afirmó que estamos en pleno proto-fascismo, no he dejado de pensar en ello y en plena reflexión me he dado cuenta, que efectivamente tenemos evidentes señales el llamado mundo civilizado se dirige a pasos agigantados a una nueva época autocrática y que los días del menos malo de los sistemas de gobierno como es la democracia se acaban sin remisión.

Vean Vds. que en un país, que hasta hoy la democracia era el paradigma, como son los Estados Unidos de Norte América, se ha elegido a Donald Trump, un personaje singularísimo, que reniega de los partidos políticos incluido el Republicano que le aupó a la presidencia del Gobierno y practica una política personalista, basada en la creación de falsos problemas que distraen al público de los que en realidad tienen, como es el caso del muro en la frontera de México, o sus continuos desplantes y provocaciones al dictador de Corea del Norte, o negarse a establecer un mínimo control sobre la venta de armas en el país. Todo ello para esconder los verdaderos problemas de los norteamericanos, como son unos altos índices de criminalidad, que ni la pena de muerte ni la cadena perpetua, consiguen rebajar; unos índices de desigualdad y pobreza que asustan al más pintado y un creciente desprestigio internacional, por las intervenciones en conflictos fuera de su país, donde se ha puesto en evidencia, además de las ansias de dominio de la nación americana, el uso de prácticas totalmente contrarias a los derechos humanos más elementales e indignas de un ejército que se pretende democrático.  

En la antigua segunda potencia mundial y competidora directa de los Estados Unidos, Rusia, no es que las cosas anden mucho mejor, La caída de la antigua URSS. Y la toma del poder real por parte de la denominada mafia rusa, que ha profundizado el abismo, entre unas pocas élites y una inmensa mayoría de pobres a límites que nunca nadie había sospechado, las mayorías han decidido, confiar en un sátrapa como Putin, que con la promesa de conducir de nuevo al país, a las glorias de la época comunista, se ha hecho con el poder, adaptando las reglas democráticas a su antojo, que le permitirán mantenerse largo tiempo en el poder, con el aplauso de las mayorías.

En la UE, la amenaza de disgregación empieza a ser un serio problema, después del Bréxit, por parte del Reino Unido, la pujanza de la extrema derecha ultranacionalista, ya en el poder en muchos países del centro europeo, (Hungría, Polonia, Austria, Eslovenia, etc.) o con serias posibilidades de llegar a él, en Suecia, Dinamarca, Francia, Bélgica, Holanda e Italia; acompañada de una pérdida de predicamento de la socialdemocracia, artífice del estado del bienestar, desde el final de la II Guerra Mundial, nos avecina un negro panorama, donde parece vamos abocados a una nueva etapa negra dominada por el nacionalismo a ultranza.

En Asia tampoco andan muy bien las cosas, el gigante China, ha adaptado el comunismo a la vertiente nacionalista, hasta el punto de convertir la dictadura del proletariado, en una dictadura personalista del actual líder, Xi Jinping, que ha modificado la constitución para perpetuarse en el poder indefinidamente. En Japon, después de superar la crisis económica, que empezó mucho antes que en el resto del mundo, la derecha nacionalista, además de haber montado una economía, de bajos salarios y si derechos sociales, más propio del esclavismo que de una economía, democrática y civilizada.

En España, La confrontación entre el nacionalismo español y el catalán, ha llegado a límites a los que nunca nadie hubiera, ni siquiera imaginado, que llegaríamos. Por otra parte, el desprestigio de las instituciones básicas de la democracia, como son los partidos políticos y los sindicatos, está llegando a casi todos los estamentos de la ciudadanía, hasta el punto que esta, ya ha dejado de confiar en ellas para conseguir sus reivindicaciones y se dedica a buscar organismos a los que llaman transversales, para canalizar sus protestas y reivindicaciones. Recuerdo que el pasado Domingo día 18 en el programa de  la Sexta, el Objetivo, la Sra. Paca Tricio Vicepresidenta de Unión Democrática de Pensionistas, insistió una y mil veces en que el movimiento es una cuestión totalmente transversal y que ni los partidos políticos ni los sindicatos, deben liderarlo de ninguna de las maneras, dándome la impresión que casi podríamos decir le molestaban y que preferiría no verlos merodear por allí.

No me gusta, que esta posición se acabe generalizando; pues sin los partidos políticos no se puede entender la democracia y sin los sindicatos, el tema de las reivindicaciones laborales y la defensa de los derechos de los asalariados, deviene del todo utópica.

Es cierto que partidos y sindicatos han cometido errores recientemente y unos y otros no han sabido demostrar en momentos claves la decisión necesaria, para defender los derechos de aquellos que dicen representar y que se han visto pisoteados y malbaratados por unas élites dominantes, que aprovechándose de esta circunstancia y de una crisis económica pavorosa, para, ahondar más en las diferencias de clase y fomentar la explotación si cabe aún más descarada; es cierto que una ciudadanía bien informada como es la actual, se haya sentido abandonada y en cierta forma defraudada, sin embargo debería saber ver que algunas formaciones políticas y sindicales han emprendido importantes reformas internas que las están resituando, dentro de los cánones de la democracia, en la nueva realidad actual, una realidad que por cierto deberíamos estar construyendo entre todos, y en la que los grandes valores humanistas, de la Libertad, Igualdad y Solidaridad, deben seguir siendo fundamentales.

En resumen, el auge de la derecha más extremista, en nuestro país, en Europa y en el mundo entro, junto a discursos vejatorios de las instituciones políticas base del estado de derecho, provenientes, aunque pretendan ocultarlo, de sectores muy poco afines a la democracia, se asemeja bastante, salvando las distancias, a lo que se decía en la década de los años treinta del pasado siglo XX, cuando la historia nos demuestra que una buena parte del planeta se hallaba plenamente metido en un proto-fascismo.

Tengamos cuidado.

domingo, 25 de marzo de 2018

EL "PROCÈS" SE ACABA ¿BIEN O MAL?


 
Cuando el jueves día 22 de Marzo, la CUP, decide no votar a favor de la investidura de Turull, y cuando al día siguiente se produce la huida de Marta Rovira y el encarcelamiento incondicional de cinco parlamentarios incluido Turull, todo parece indicar que el llamado procés para la independencia de Cataluña, ha recibido el puyazo definitivo, que ha acabado con su existencia, después que las estocadas, anteriores ya le habían dejado muy noqueado.

Es pues hora, que las formaciones políticas catalanas, se pongan las pilas, asuman la realidad e intenten llegar a acuerdos que permitan, recuperar la normalidad autonómica, con el fin de recoser de nuevo a la sociedad catalana, antes que unos, celebrando su triunfo, intenten humillar y despedazar al contrario y los otros, o bien se depriman por la derrota, o intenten una numantina resistencia, que nos conduzca directamente a un desastre irreparable como sociedad. .

Miquel Iceta, líder del Partit dels Socialistes de Catalunya, se ha ofrecido a negociar una salida, en su discurso del día 24 ha tendido su mano con franqueza, si se aparca, para la presente legislatura, el tema de la independencia, y se busca un programa de gobierno que satisfaga los principales intereses sociales y económicos, de los catalanes.

El resultado de las elecciones del 21D, de por si no dio la solución esperada al problema, al dar una mayoría absoluta en diputados a los independentistas que no quisieron reconocer la derrota en su enfrentamiento con el estado, hecho que ya se había producido, el pasado 26 de Octubre, cuando el entonces presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, para sorpresa de periodistas y público en general, que esperaban su comparecencia anunciando la convocatoria de elecciones, cambió a última hora su decisión y se decidió, por declarar la independencia en el pleno del Parlament del día siguiente, cediendo a las presiones provenientes de las filas de su propio partido y de ERC, acusándole de traidor. Su consiguiente huida a Bruselas, acompañado de 4 consellers y el encarcelamiento de miembros de su gobierno que optaron por permanecer en el país, fue el intento, vano a mi entender, de mantener viva la llama de una solución en base a la Republica Catalana que se había proclamado.

Pasa el tiempo y tras diversos tira y afloja, entre el independentismo catalán y el estado español, con el tema de la formación del nuevo gobierno en Cataluña, en que el independentismo, viene a proponer candidatos imposibles, en el intento de obtener una victoria frente al estado y la reacción correspondiente del estado que ha terminado este viernes 23 de marzo, como hemos dicho antes.

Analizando bien el problema a la luz de los últimos acontecimientos, el gran error independentista ha sido creer que se enfrentaba al gobierno español cuando el planteamiento que han hecho ha sido directamente al estado, y este, a través de una de sus instituciones como es el poder judicial ha respondido.

Pienso y creo no equivocarme, que el independentismo no ha sabido nunca reconocer su derrota, que empezó al día siguiente de la Declaración Unilateral de Independencia, por lo que al estado español se lo han puesto de maravilla, para proseguir en su intento de aniquilación total del adversario, cuestión a la que muchos, catalanes, principalmente los denominados Comuns, la marca de Podemos en Cataluña y los Socialistas no estamos dispuestos a aceptar de ninguna de las maneras, incluso a pesar de no gozar del favor mayoritario de los electores, que parece ser decidieron, la confrontación pura y dura entre el nacionalismo español y catalán hasta que uno de los dos se alzara con la victoria absoluta.

La detención de Puigdemon en Alemania, y su más que probable extradición a España en poco tiempo, es otro duro golpe que sufre el independentismo catalán, al perder su liderazgo desde el exterior de Cataluña y terminar de golpe con el aura de impunidad que parecía tener el ex presidente de la Generalitat, que se permitía viajar por toda Europa participando en conflictivos debates, generalmente promovidos por la extrema derecha y en los que recibía no solo algunos aplausos sino duras críticas a su manera de actuar. Pese a las manifestaciones de carácter independentista del pasado domingo 25, en diversas ciudades de Cataluña que ello ha provocado, que nadie crea va a reactivar al independentismo, si no que no son otra cosa que los últimos estertores de este movimiento que agoniza.

Insisto en mi petición al principio de este escrito, creo que ha llegado el momento de poner fin a esta confrontación que solo nos puede conducir al desastre más absoluto, no solo a los catalanes si no a todos los españoles; la humillación del enemigo pocas veces conduce a una paz duradera, y tampoco el no reconocer la derrota conduce a nada bueno; por lo demás es que estamos ante un problema de origen político, que a uno y otro se les ha ido de las manos, y que debe acabar de resolverse a través de la negociación política.  

domingo, 18 de marzo de 2018

EL PSOE, LÍDER DEL PRÓXIMO GOBIERNO EN ESPAÑA


 
No voy a especular sobre quién va a ganar o no las próximas elecciones, ni siquiera cuando van a ser convocadas, aunque soy de los que cree que el país ya no va aguantar mucho más tiempo con el actual desgobierno, que preside Mariano Rajoy y su banda de imputados judicialmente por corrupción; tan solo me propongo reflexionar un poco sobre el rol de cambio, que actualmente y a mi modesto entender solo lo representa el PSOE que lidera Pedro Sánchez Pérez Castejón.

Parto también, aunque quizás equivocadamente, que en España existen desde siempre una especie de poderes fácticos, que desde la sombra, controlan y dirigen la política que finalmente se lleva a cabo, en particular a lo que se refiere al sector económico, siempre en defensa de los intereses de unas determinadas élites. Estos poderes, de manera más o menos subrepticias, mediante el dominio de los medios de comunicación de masas influyen e inducen al electorado a votar de una cierta manera.

Si echamos una ojeada a la historia reciente de nuestro país, nos daríamos cuenta que fueron estos poderes quienes a la muerte de Franco, encumbraron a la UCD de Adolfo Suarez, como instrumento de solución a un régimen autárquico que con la muerte del dictador no podía continuar de ninguna de las maneras.

La dimisión de Suarez, fruto de las luchas intestinas en UCD, es el principio del final de esta formación política  y es el momento en que estos poderes, se lanzan al apoyo del Partido Socialista, que renuncia al marxismo como filosofía de su pensamiento, como compensación al apoyo que se aprestaba a recibir, y facilitar que una buena parte del centro político en la sociedad le pueda dar su voto.

Trece años más tarde, y después de una refundación, la derecha encuentra en el Partido Popular, su nueva formación con la que seguir influyendo en las áreas del poder, y en Aznar su nuevo líder, acorde al menos en apariencia, con la derecha democrática vigente en Europa, ocho años después, por una nefasta gestión del tema del atentado del 11M, el electorado dio una nueva oportunidad al socialismo que por 7 años dirigió nuevamente el país; pero un fallo tremendo en la previsión de la crisis económica y no ser capaces articular unas políticas de izquierdas para superar el temporal que se nos echó encima, y ante el dilema, haberse amparado en las políticas de la derecha no contando ya con el apoyo de los poderes antes citados. Un mediocre Mariano Rajoy, fue elevado de nuevo a la presidencia con mayoría absoluta de los votos, a pesar de las graves sospechas de corrupción que ya se intuían por todos lados.

Hoy el PP enlodado hasta las cejas de corrupción, ha dejado de ser el valor positivo para los poderes; en particular desde que la magnitud de los casos es tal, que ya resulta del todo imparable; y aunque desde las altas esferas del partido, se intente exagerar los escasos éxitos obtenidos y atribuirse incluso los que no son suyos, si no consecuencia de una situación económica mundial, el PP no consigue levantar cabeza en las encuestas que le vaticinan un tremendo batacazo electoral. ¿Ante esto, cual va a ser la actitud de los poderes?

A mi modesto entender, han apoyado de entrada la nueva formación C’s, con una doctrina neoliberal de la más pura cepa al estilo de Macrón en Francia, pero aquí a diferencia del país vecino, chocan con que llevamos ya bastantes años de neoliberalismo económico, que no ha hecho otra cosa que aumentar la desigualdad social, con el consiguiente riesgo de huelgas y manifestaciones en las calles, creando un clima de total inestabilidad que acaba por perjudicar gravemente los intereses de los que venimos llamando poderes, que para seguir engrandeciendo sus bolsillos necesitan de periodos largos de paz y tranquilidad.

Ante esto, sería conveniente empezaran a descubrir, que es el PSOE y no otra fuerza política, quien está en condiciones de garantizar un período suficiente de paz y tranquilidad, aplicando ahora sí, unas políticas socialdemócratas que devuelvan a la mayoría de españoles, a la senda del progreso con  la reducción de la desigualdad. La propuesta de 10 acuerdos de estado, que esta partido ha lanzado a la palestra, es sin duda alguna un programa electoral de alta alcurnia, y una cuestión que fija con claridad el precio que los poderes deberán pagar, para obtener un período de tranquilidad que les permita seguir haciendo negocio, aunque ya saben que no con la desfachatez y desregulación con lo han hecho estos últimos años.

Veremos si los poderes acaban aceptando el trato, como ya hicieron en 1982, aunque yo, en mi modesta opinión, no les veo que tengan otra salida, fuera de la violencia; es por ello estoy convencido, dentro de poco veremos, los medios de comunicación, que hasta hoy han ignorado al PSOE, volcarse en su promoción; al menos es lo que deseo por el bien de todos los españoles.

domingo, 11 de marzo de 2018

UN GOBIERNO, EL DEL PP, ACORRALADO Y SIN SALIDA


Innumerables casos de corrupción, enlodan por completo la imagen del Partido Popular, responsable del gobierno de esta gran país que es España. En los juicios que estos días se están efectuando, varios de los acusados, con tal de rebajar sus condenas no dudan ni por un momento en soltar la lengua, y señalar a muchos altos cargos de este partido, incluyendo a los que hasta hace poco se consideraban intocables, metiéndoles de lleno en el saco de los abyectos corruptos. Demostración innegable que incluso como mafia, el partido popular ha perdido todo el respeto, al ser incapaz incluso de mantener  en sus filas la famosa “omertà” (ley del silencio).

La manifiesta incapacidad de Mariano Rajoy para resolver con prontitud los problemas que se le plantean al gobierno de la nación y su famosa máxima que “el tiempo lo arregla todo”; está provocando estos últimos días, el resurgir de una serie de movimientos del todo transversales, que ya no están dispuestos a cejar, sin que se les resuelvan sus dificultades concretas ni a seguir sin participar de la salida de la crisis y la nueva prosperidad que el propio gobierno de Mariano se afana en proclamar a los cuatro vientos, como aval a su más que dudosa gestión. Es pues así que los jubilados, salen a la calle puntualmente los lunes por la mañana, y de vez en cuando de forma masiva en todo el territorio nacional como fué el 22 de Febrero y va a ser el próximo 17 de Marzo, a ellos se les añadió el pasado día 8 de Marzo, una ingente cantidad de mujeres afeándole en su cara, las nulas políticas que el PP practicado sobre la igualdad de género y sobre la lacra de la violencia machista, que se ha cobrado la horrorosa cifra de 739 víctimas en los últimos 10 años.

Piensen un poco amigos, y con un simple análisis del porqué del malestar actual, se darán cuenta Vds. que no es por otro motivo que el engaño que el Partido Popular ha venido manteniendo, cuando nos insinuaba en sus mensajes, que el camino de la prosperidad sería compartido por toda la población cuando sus política neoliberales, a lo que nos conducían era a que la crisis se solucionaba, para una élite de privilegiados a costa del sacrificio y de mantener en la miseria, a la mayoría de los ciudadanos. ¿Quién si no las élites se aprovechan del considerable aumento de los beneficios empresariales, obtenidos gracias a la competitividad de sus empresas, que se ha conseguido bajando los salarios a los trabajadores?

Hoy se da como paradoja, el colmo de la injusticia, que gente con un trabajo, son pobres de solemnidad y deben acudir a los comedores sociales, si no siempre de vez en cuando para poder llegar a fin de mes. La reforma laboral que el PP impulsó en el inicio del mandato, ha sido la responsable de llegar a esta situación pues cargándose la negociación colectiva y relegando el papel de los sindicatos a meros comparsas y dejando en manos del empresariado el tema de los sueldos, despidos y demás derechos sociales, no ha hecho más, que cargar sobre las espaldas de los trabajadores, el coste de salida de la crisis, sin tocar un ápice de sus beneficios, que contrariamente a la situación de las clases populares, han visto como se acrecentaban de forma exponencial, hecho que ha supuesto una bajada impresionante de la cotizaciones a la Seguridad Social; acabando, no solo, con el superávit de años anteriores que permitió una hucha para las pensiones de 66.815 millones de euros en el año 2011, si no metiéndonos en un déficit actual de 25.000 millones después de haber agotado el substancioso saldo en el plazo de cinco años y todo ello con un ridículo aumento de las pensiones del 0,25%.

El colectivo femenino, que además de los déficits que hemos citado antes deben soportar una injusta discriminación de género que les mantiene con los sueldos un 32% más bajos que sus homólogos masculinos, se ven afectadas por la lacra del llamado terrorismo machista que año a año, procura entre 65 y 75 víctimas en el país y contemplar patidifusas que en cuando se alcanza un acuerdo parlamentario, entre gobierno y oposición para ponerle coto. Mariano lo inutiliza dejándole sin los fondos económicos necesarios que ascienden a la ridícula cantidad de 200 millones de euros.

Hace un tiempo se decía, que la corrupción no le pasaba factura al Partido Popular y que a pesar de estar enfangado hasta las cejas, la población le seguía votando. Hoy las cosas ya no parecen igual y las propias encuestas le vaticinan al partido de Mariano Rajoy una debacle electoral sin precedentes, aunque y por desgracia, siguen teniendo un cable al que agarrarse y este no es otro que la irresponsabilidad de los independentistas catalanes que siguen empeñados en una confrontación con el estado, que tienen perdida de antemano y que Mariano hace lo imposible para que el mérito se lo atribuyan a él y sus políticas. Con todo espero y deseo que los españoles no nos dejemos engañar de nuevo y entendamos que son las políticas neoliberales, aplique quien las aplique, la responsables de esta catastrófica situación en que se encuentran las clases populares de este país y que una justa repartición de la riqueza generada solo se consigue a través de la socialdemocracia y que de un conflicto entre nacionalismos como el que se ha planteada en Cataluña, solo se puede salir fuera de la confrontación nacionalista, y con propuestas, de reforma que nos conduzcan a una España Federal; propuestas por cierto que figuran claramente en los postulados del Partido Socialista Obrero Español, meridianamente  expresados. .

 

domingo, 4 de marzo de 2018

REBELIÓN PENSIONISTA




Los pensionistas españoles, un colectivo en esencia conservador y temeroso de perder lo conseguido, ha dicho basta y se ha levantado contra el gobierno conservador del Partido Popular y le amenaza, no solo con invadir las calles y plazas, si no con negarle sus votos que en el caso del PP, representan entre un 30% y un 40% del total que este partido ha obtenido en los últimos comicios.

Me resulta curioso, por lo menos, que este movimiento que lleva ya unos meses manifestándose con una regularidad semanal en las calles de muchas ciudades españolas, habiendo sido ignorado por parte de los medios de comunicación, de golpe y porrazo haya merecido la atención de todos ellos en primera página y como noticia destacada, como si el pasado jueves 22 de febrero hubiera sido el primer día en que este colectivo saliera a la calle, para manifestar que se siente despreciado por los poderes públicos. Con todo agradezco muchísimo la atención que estos día se ha prestado a los problemas de los jubilados en nuestro país, por aquello de que “Nunca es tarda si la dicha es buena”.

Poco a poco, los jubilados van sumando apoyos a su lucha y estoy seguro que pronto en sus concentraciones y manifestaciones se sumaran, jóvenes parados, mujeres discriminadas, y otros colectivos de trabajadores perjudicados por una reforma laboral que ha dejado los salarios a nivel de miseria, con la consecuente disminución de las cotizaciones sociales, causa principal del déficit que el sistema de pensiones bien arrastrando desde que se aplico la citada reforma. Las grandes centrales sindicales, también suman sus organizaciones de mayores al movimiento y los partidos políticos de izquierda, en particular el PSOE, ya presenta propuestas concretas en el parlamento español, con el fin de revertir el problema de los pensionistas españoles, además de buscar el acuerdo de estado que garantice el futuro del sistema público de pensiones, dentro de los términos de la justicia y la dignidad.

Como siempre a Mariano Rajoy, la salida a la calle de los pensionistas españoles le ha pillado en la higuera y se limita a decir que de ninguna manera se puede plantear una subida que dignifique las pensiones y que la única solución es la que él y su partido plantean y que no es otra que la que conduce  al finiquito del actual sistema y la privatización del mismo, con el fin de convertir en pingüe negocio para bancos y financieras, los ahorros de nuestros mayores

Pero esta vez parece que el hartazgo ya es supino y más viendo como desde la derecha se lanzan sutiles mensajes,  en el sentido de tildar a los pensionistas de parásitos que viven a costa de los que trabajan, o qué son unos aprovechados, o que se permiten una vida regalada con lo que cobran de pensión, o la última del gobernador del Banco de España diciendo que si la pensión no les llega que se vendan la casa. Las zanahorias de Montoro, como la de prometer una rebaja fiscal a los pensionistas mayores de 80 años, nadie las va a admitir, pues saben que esto siempre ha sido, pan para hoy y hambre para mañana y son conscientes que es necesaria una profunda reforma del sistema, garantizada además en la constitución, con el fin que ningún gobierno, sea del color que sea pueda revertirlo, como se ha hecho en los últimos tiempos.

En verdad amigos, que esto ha llegado al límite y si los pensionistas, gente curtida en la dura lucha sindical de los tiempos difíciles, no es para aceptar cualquier cosa, si no que solo se van a admitir propuestas de gran calado. Y les aseguro, que si el gobierno actual, no da un firme paso adelante en este sentido, la lucha no va a ceder y que se preparen pues su caída será más pronto que tarde y del todo estrepitosa. Con nuestro voto que no cuenten!!!!