domingo, 20 de agosto de 2017

EL NUEVO PSOE RESURGE CONFUERZA


Recuerdo cuando los agoreros de turno, casi siempre al lado de la derecha, nos decían que la socialdemocracia, estaba acabada, no solo en España si no en toda Europa. Que no había sabido comprender la evolución de la sociedad en la globalización y que por ello estaba sentenciada a desaparecer del espectro político.

En Grecia, el PASOK, pasó a mejor vida cuando no supo enfrentarse a una realidad, muy dura a la que les había llevado un derecha corrupta, que incluso falsificó las cuentas para aparentar lo que no era y obligando a una formación, en principio de la izquierda radical como Siryza a tomar las riendas de un país intervenido por el gran capital. Una formación que por cierto una vez ocupado el poder ha olvidado por completo sus planteamientos revolucionarios, situándose e hecho en un socio liberalismo, muy de moda en nuestros tiempos.

En Alemania. Tras cuatro años de pacto con la Democracia Cristiana de Ángela Merkel, el SPD contempla atónito, como ni el cambio de líder le hace mejorar en las expectativas de voto, y así, el esperado efecto Shultz, se ha quedado en agua de borrajas. Después que en las últimas elecciones regionales obtuvieran un rotundo fracaso en uno de sus feudos tradicionales.

En Francia, después que Hollande, se pasara con todos sus bártulos al socio liberalismo, nombrando ministros de esta corriente, Macron i Manuel Valls, en las más destacadas carteras, le provocó la debacle electoral más grande nuca sufrida por este partido, que no pudo parar de ninguna de las maneras un socialista íntegro, como Benoït Hammon

Con este panorama, nadie apostaba ni un duro por un PSOE, roto y desangelado después de una dura guerra interna donde dos bandos se abrieron en público sus tripas con una crueldad y una mala saña, totalmente impropia de los que debieran ser defensores a ultranza de la tolerancia y la solidaridad; a pesar que Pedro Sánchez, enfrentándose a todo el aparato del partido y con solo la militancia a su favor, consiguiera el 21 de mayo una extraordinaria victoria, con más del 50% de los votos emitidos y con una altísima participación de más del 80% del censo, algunos entendidos temieron que se viera obligado a quitar radicalidad a su discurso, cuando no consiguiera imponerlo en la sesiones del 39 Congreso del partido a celebrar los días 16-17-y 18 del mes de junio.

Pero he aquí que en el Reino Unido, bajo el gobierno conservador de Teherese May, se estaba debatiendo en gestionar, la difícil tarea de su salida de la UE, con los mínimos costes posibles, un laborista de tomo y lomo, como Jeremy Corbyn, de la ala más izquierdista de este partido, contra todo pronóstico se consiguió casi la victoria en las elecciones generales británicas que los conservadores habían convocado por adelantado para consolidar su mayoría absoluta, dejando a Teherese May, en una extrema debilidad, que no le es precisamente muy cómoda en sus negociaciones con la UE.

Es aquí donde los socialdemócratas europeos, empezaron a ver la luz al final de túnel, y pocas semanas después en el 39 Congreso del PSOE, Pedro Sánchez conseguía imponer sus tesis, significando la más absoluta derrota de todos aquellos que se habían puesto del lado del aparato, algunos de los cuales, no tuvieron más remedios que ponerse del lado del nuevo secretario general, con el fin de no perder su cargo; consolidando así la percepción que la crisis y el declive de la socialdemocracia, había acabado en Europa y que el renacer de esta formación al servicio de las clases más desfavorecidas, adquiría de nuevo el papel preponderante en el panorama político que siempre le había correspondido.

Portugal, España, y más pronto que tarde, el Reino Unido van a ser las puntas de lanza del nuevo amanecer socialdemócrata en la UE, con un nuevo sistema económico de reparto equitativo de la riqueza que dejará atrás para siempre la política suicidad de la austeridad que desde la derecha retrógrada se había impuesto. Estoy más que seguro, que la formación griega Syriza no tardará en apuntarse al carro y que en Alemania el SPD, ya está emprendiendo el viraje que les haga ganarse las simpatías de un electorado que ha sufrido muchísimo el ultra-liberalismo imperante de hace casi dos décadas., así como el socialismo francés que va a recuperarse más pronto que tarde de la debacle sufrida por el equivocado cambio de rumbo liberal de algunos de sus propias filas.

Pensemos que este renacer, nos aleja del fantasma de una gran confrontación, que según decían algunos, los poderosos del planeta andaban buscando para seguir manteniendo sus privilegios, tengamos confianza que al final nuestros hijos y nietos no van a vivir peor que nosotros como se dice si no que conseguiremos enderezar el rumbo de la economía planetaria hacia un reparto más equitativo, sin necesidad de destruirlo todo para volverlo a construir.

domingo, 6 de agosto de 2017

LA IMPORTÁNCIA DE UN MANIFIESTO



El Pasado día 27 de Julio, asistí al acto de presentación del Manifiesto. Sindicalistas y Federalistas, en la sala de actos del Colegio de Periodistas de Barcelona, acto presentado por el ilustre profesor de Economía de la Universidad de Barcelona, Gonzalo Bernardos, que expuso en su discurso, la grave situación que se vive en Cataluña en estos momentos, con un gobierno que hace dejadez de sus funciones, empeñado en una quimera como es la independencia del país y el enfrentamiento, no solo con el estado español, si no de hecho con todos los españoles. Expuso también que la solución federalista, es la más justa, y la más lógica en un marco de imprescindible reparto de la riqueza, que remita los desmanes de un capitalismo desenfrenado que nos ha llevado, en España, a la más alta cota de desigualdad de toda su historia, con una diferencia entre ricos y pobres que resulta casi abismal.

Los firmantes del manifiesto, militantes de UGT, CCOO, y USOC, por boca de sus representantes en el acto, nos confirmaron que dentro de sus organizaciones si bien unas mayorías están por el Federalismo, algunos aun no han visto la luz y siguen en el lado oscuro del nacionalismo excluyente, aunque respetan la decisión de la gran mayoría. A mí me hizo especial ilusión oír a la representante del sindicato UGT, Victoria Corbacho defender una España Federal como la gran solución al desafío soberanista que desde la derecha nacionalista catalana se viene planteando, por cuanto a la UGT catalana que lideraba el actual secretario general de la UGT nacional Pepe Álvarez y también a su sucesor Camil Ros, se le habían atribuido ciertas veleidades nacionalistas, cuando uno y otro en sus discursos mostraron una cierta ambigüedad o quizás mejor decir transigencia con el independentismo.

Ovidi Huertas de CCOO, admitió claramente que en su formación había un cierto sector de militantes afincado en las tesis independentistas, pero que una prospección realizada recientemente, demostró que la gran mayoría es partidaria de la Solución Federal, por lo que como organización se decidieron a firmar el manifiesto.

Tanto Victoria como Ovidi, como el representante de la USOC, del que siento no recordar su nombre, dejaron bien patente en sus intervenciones que en el marco social de este siglo XXI, para defender los intereses de las clases asalariadas,  es conveniente una organización de tipo federal, tanto en España como en el ente supranacional que es la Unión Europea, pues es la única forma en el entorno democrático, de establecer un continuo Dialogo, Negociación y Pacto, elementos imprescindible para la evolución y el progreso de la clase obrera.

Es por lo indicado en este último párrafo la gran importancia que para el futuro inmediato en nuestro país, va a tener el manifiesto y la voluntad firme que en él se expresa de defensa de los valores democráticos y la justicia social, en un mundo donde la revolución neoconservadora, iniciada en los años 90 por Ronald Reegan y Margaret Tatcher y los discípulos de Milton Freedman en la escuela Económica de Chicago, parece estar triunfando, llegando ya al límite peligroso de cuestionar la democracia, como sistema de gobierno y administración, cuando de facto prefieren imponer la llamada dictadura de los mercados.

Estoy más que seguro, que si consiguiéramos que este mismo manifiesto, fuera firmado por las grandes centrales sindicales a nivel nacional, y otro parecido lo firmaran las fuerzas políticas no nacionalistas a nivel del estado, conseguiríamos en muy poco tiempo cambiar radicalmente este país y echar por tierra las teorías de los nacionalistas de uno u otro signo, que España solo es viable desde un unitarismo a ultranza y que la rebelión contra esto, solo se puede materializar con la secesión, tal y como se proclama en los círculos nacionalistas en Madrid, y en Cataluña.

Hago un llamamiento a todos aquellos que nos consideramos profundamente de izquierdas, a todos aquellos que internacionalistas de convicción, no reconocemos otra patria que el género humano en su conjunto y diversidad, nos pongamos las pilas y promovamos la firma de manifiestos como los señalados, que usemos la poca o mucha influencia en los dirigentes de las organizaciones en que militamos, para hacerles ver la necesidad imprescindible de parar la locura de confrontación donde nos están llevando los nacionalismos de uno u otro signo.

lunes, 31 de julio de 2017

HASTA EL FINAL NADIE ES DICHOSO


Me molesta extraordinariamente, que los medios de comunicación, sin excepción ninguna, sigan martilleando contra Pedro Sánchez con argumentos propios de la más cutre condición, con el fin de minimizar que se impuso sin lugar a dudas y por una mayoría absoluta sin discusión ninguna, y con un porcentaje récord de participación en las primarias del pasado 21 de mayo. Leía el otro día en la Vanguardia, que los presidentes autonómicos, que apostaron por Susana Díaz y en que en los respectivos congresos regionales han revalidado su condición de secretarios generales de sus respectiva regiones, devienen el único contra poder al nuevo secretario general, como si ello fuera a condicionar el programa electoral con que Pedro Sánchez se presentó a las elecciones primarias.

Es verdad que algunos como Don Emiliano García Page, después de parecer derrotados y acongojados, el revalidar poltrona, les ha insuflado nuevos ánimos y osan incluso contradecir los reglamentos aprobados en el 39 congreso, que obligan a someter a votación de la militancia, cualquier pacto con otra formación política que se realice posterior a unas elecciones y es el caso que Don Emiliano, ha ofrecido participar en su gobierno a la formación PODEMOS, y hoy se le hace cuesta arriba cumplir con lo acordado por una mayoría de representantes de los militantes en el 39 congreso federal y apelando a que los militantes de su región le han revalidado el liderazgo, y dado que el no es partidario de esta normativa, pretende tener bula para saltársela a la torera, cosa que no se lo va a permitir nadie, pues ello significaría hacer un feo  a una gran mayoría de militantes socialistas que han optado por una regeneración  total del PSOE y  empoderar de nuevo a la militancia, cuestión que ya el fundador Pablo Iglesias Posse, consideraba, esencial en una organización que se denomine socialista. También Susana hace sus pinitos intentando, omitir en el Congreso andaluz, la cuestión de la Plurinacionalidad del Estado Español tema que si figura en los documentos aprobados en el 39 Congreso Federal y del que Pedro Sánchez hace bandera.

También observo en las redes sociales, que el sector llamado Susanista, un 40% de los votos en las primarias, no ha digerido su derrota y persiste, un día tras otro en atacar y sembrar la discordia en el partido en lugar de esforzarse para unir a la militancia, sorprendiéndose, al menos en apariencia, que Pedro se rodee de fieles y no quiera que ninguno que no sea de su total confianza, pueda conseguir el poder necesario para defenestrarlo de nuevo. Hoy cuando estoy escribiendo estas líneas, leo que de la dirección del PSOE se ha procedido al relevo en la presidencia de la Fundación Pablo Iglesias, del histórico Alfonso Guerra, por José Félix Tezanos, un hombre de la máxima confianza de Pedro Sánchez e ideólogo de su programa político; quien puede extrañarse de esto cuando Alfonso Guerra, fue uno que desde las sombras conspiraba para derribar a Pedro de la SG y una vez conseguido, apoyó la abstención del PSOE que le dio el gobierno al PP.

Si Pedro Sánchez, consigue, en los congresos regionales, ocupar 12 de las 17 primeras secretarias, tendrá asegurada la fidelidad del partido a sus tesis y todos estos medios incluidos, los que hoy andan metiendo bulla, pensando que tarde o temprano van a conseguir descabalgarle otra vez, vale más que vayan pensando en otra cosa, pues el PSOE del siglo XXI, es el que lidera hoy Pedro Sánchez y todos aquellos que si bien en el siglo XX, fueron líderes carismáticos y supieron poner en onda este país llamado España, al final se acabaron creyendo que eran muy buenos y se acomodaron, a gozar de la buena vida, aunque para ello tuvieran que vender su alma al diablo.

Es pura verdad que hasta el final nadie es dichoso, y habrá que esperar el término del proceso de congresos regionales, para ver quien se lleva el gato al agua; de momento, y hasta hoy, Pedro Sánchez lleva ventaja, y si consigue, como esperamos muchos, la suficiente estabilidad en la dirección del Partido, arrinconando a aquellos maquiavelistas que con sus intrigas pretendan llevarle al huerto, podremos decir que se ha impuesto la sensatez.. Lo que se juega el PSOE es demasiado importante, para dejarlo en manos de unos cuantos conspiradores, solo la militancia debe ser quien en última instancia decida, pues solo así  vamos a sobrevivir como formación política después de los cambios que se van a suceder a principios de este siglo XXI.

domingo, 23 de julio de 2017

LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA ¿UNA UTOPIA?


 
En estos días, en la piel de toro, no se habla de otra cosa que la Unidad de la Izquierda, como el único medio de desplazar al Partido Popular de la Moncloa y a mí se me ocurre pensar que si bien esto sería un ideal, la realidad de nuestro país, y la historia reciente y lejana de las formaciones de izquierda desde su creación, nos muestra claramente que esta unidad es una utopía; en primer lugar por la diferente concepción de lo que significa ser de izquierdas, es así que en España, conviven, o quizás mejor decir se conllevan, izquierdas de corte nacionalista, como Esquerra Republicana, o Candidatura de Unidad Popular, en Cataluña, o Euskal Herria Bildu, en el País Vasco, o En Marea en Galicia. Otros que podríamos tildar de comunistas evolucionados, con ciertos toques anarquistas, como Podemos, y sus confluencias, Compromís en Valencia, en Comú en Catalunya y Baleares y En Marea en Galicia. Finalmente el PSOE, que después de la catarsis realizada últimamente ha reafirmado su fidelidad a los principios humanistas de Libertad, Igualdad y Solidaridad, su vocación indiscutiblemente democrática y su internacionalismo militante, que le obliga a abogar por una Unión Europea y una España de corte claramente federal, como el modelo más justo de organización territorial en este siglo XXI, y el único capaz de configurar en el mundo un nuevo modelo social basado en la solidaridad entre seres humanos, con independencia de etnia, religión o creencias.

Es del todo evidente que los matices ideológicos distintos de cada uno de ellos son lo suficientemente importantes, como para dificultar por lo menos, las posibilidades de una plena actuación conjunta. El nacionalismo, de unos frente al internacionalismo de otros, es sin lugar a dudas un hándicap casi insalvable, por cuanto además, los nacionalistas acostumbran a situar, el concepto nación o patria, por encima de todo lo demás, pues según ellos, es a partir de este concepto, que se pueden solucionar todos los demás problemas; por ejemplo, ERC, ante cualquier posible negociación, con socialistas o con Podemos, antepone la condición de que se apoye el referéndum de autodeterminación en Cataluña, cuestión a todas luces demostrativa. En el caso de Podemos, debemos tener en cuenta que sus ideólogos, mamaron de la filosofía emanada de la IV Internacional, la del Programa de Transición, en donde se venía a decir, que hay que aprovechar, cualquier reivindicación para canalizarla hacia la  obtención del poder por la clase trabajadora, y si observamos el corto tiempo de su existencia, como organización política, es lo que vienen haciendo; primero, se declaran herederos del 15-M la mayor protesta reivindicativa, que ha habido en este nuestro país desde la recuperación de la democracia, Cuando en Cataluña, una parte importante del electorado, se lanza a la calle reclamando un referéndum de autodeterminación, ellos lo apoyan aunque con una cierta ambigüedad, si apoyamos un referéndum, pero solo si es legal y acordado, con el fin de no provocar dudas en el resto de España donde esta cuestión es difícil de entender. Más claro agua, que no dejan de seguir los planteamientos Trostkistas.

El PSOE y su partido hermano en Catalunya el PSC, que perdieron todo el poder en el año 2011, cuando Rajoy accedió por primera vez a la Moncloa, y muchos ya dieron por muerto y enterrado, por causa del abandono de sus cargos directivos de los principios fundamentales, que al igual que ha sucedido ahora en el país vecino Francia, se pasaron con todos sus bártulos de la social democracia, al que han venido a llamar social liberalismo, que no es otra cosa que el liberalismo puro y duro, con alguna pequeña cesión a la cuestión social, con el fin de mantener a la ciudadanía sometida y engañada; en 2016 inició su gran catarsis, tomando la militancia cartas en el asunto y reclamando su empoderamiento que nunca debió dejar de tener, y con el liderazgo de Pedro Sánchez ha conseguido trastocar la situación encarrilando nuevamente la formación por la vía de la izquierda posible, y habiendo adaptado su base ideológica a la sociedad actual, donde priman por encima de todo el internacionalismo y consecuentemente, contrapone el planteamiento de una solución federal al conflicto territorial español y europeo, frente al nacionalismo, cuestión reconocida por el electorado tal y como señalan todos los sondeos, que le dan un espectacular aumento en las expectativas de voto.

Como se puede ver las diferencias entre unos y otros no son menores y por ello parece casi imposible que todas estas ideologías lleguen a confluir en una única formación política, con el respaldo electoral suficiente para desplazar a la derecha de la Moncloa, al menos en la actual legislatura donde la matemática electoral juega a favor del PP, que con el apoyo de Ciudadanos y el PNV tiene la poltrona garantizada por 4 años, sin que le afecte ni un ápice, electoralmente hablando, la grave corrupción de tintes claramente mafiosos que afecta a buena parte de sus altos cargos. Sin embargo sí creo que Podemos y sus confluencias, con el PSOE y el PSC, pueden tener un punto de encuentro en la cuestión federalista, para ello solo faltaría, que la formación morada dejara de lado la ambigüedad que mantiene sobre este tema y abrazara sin condiciones la causa federalista, suscribiendo la llamada Declaración de Barcelona, además de pactar un acuerdo de mínimos sobre las cuestiones sociales, que no creo fuera tan difícil encontrar puntos de coincidencia en los programas de las formaciones concurrentes. A partir de aquí y tras unas nuevas elecciones, es muy posible que el electorado valore el esfuerzo realizado y les otorgue, amplia mayoría.

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde y en esta dirección quiero que se interprete el mensaje que intento transmitir.     

domingo, 16 de julio de 2017

CRÓNICA DE UN FRACASO ANUNCIADO


El independentismo catalán anunció a bombo y platillo, un referéndum de autodeterminación para el 1 de octubre del presente año, amparado en la realidad cierta, del inmovilismo del gobierno de Mariano Rajoy, empeñado en controlar el tema desde la vertiente judicial, obviando que se trata fundamentalmente de un problema político. De hecho, Mariano no hace otra cosa que mantenerse en su posición de nacionalista español a ultranza, convencido por tanto que estas cuestiones se solucionan, no mediante una negociación con el resultado de no haber vencedores ni vencidos, si no con la confrontación pura y dura de la que solo salga un vencedor indiscutible, y la rendición incondicional del vencido; cuestión que por otro lado también creen los nacionalistas independentistas catalanes, que esperan conseguir la clemencia internacional, al presentarse como víctimas después de la más que segura derrota que en el terreno bélico van a sufrir. Vaya, un clima perfecto para una confrontación en toda regla, entre los dos gallos de un mismo gallinero.

Sin embargo ya desde el inicio del tema, una distinta visión del problema, que algunos se empeñan en llamar tercera vía, aunque yo al igual que Miquel Iceta, pienso que es la “única” vía de solución civilizada y no traumática al conflicto, como es la que plantea desde hace tiempo, el socialismo catalán y más recientemente el socialismo español, basada no en un concepto nacionalista, si no federalista del asunto, podía dar al traste con las posiciones de uno y otro nacionalismo, que como és natural, no estaban dispuestos a permitir, tanto es así que ya antes de entrar en el desafío propiamente dicho, uno y otro, gastaron miles y miles de euros, en hundir al socialismo español representado por el PSOE y al socialismo catalán del PSC; y a fe que casi lo consiguen, cuando se produce una grave escisión en el PSC, por el tema nacionalista precisamente, con el trasvase de militantes hacia ERC y un golpe de mano en el PSOE, para poner el partido en mano de unos “históricos” muchos de ellos vendidos al gran capital internacional.

Por fortuna, ni en el PSOE, ni en el PSC, nadie pudo echar atrás, (aunque algunos lo intentaron), el empoderamiento de la militancia que en el 38 congreso del PSOE, y en el 12  congreso del PSC se habían conseguido, estableciendo las primarias como elemento fundamental a la hora de elegir primeros secretarios del PSC o secretarios generales en el PSOE, además de situar en cabeza a dos grandísimos líderes como son Miquel Iceta y Pedro Sánchez; con ello el socialismo ha superado su tremenda crisis y los nacionalismos ya no tienen el campo libre, como se ha demostrado estos días con la llamada Declaración de Barcelona, una serie de medidas para hablar alrededor de una mesa, entre los responsables del Govern de la Generalitat y el Gobierno Central, evitando el temido choque de trenes; o bien para agrupar a la oposición en el Parlament y en la Cortes, para obligar a los respectivos gobiernos a sentarse y solucionar el problema; o finalmente si no son posibles las anteriores y el choque deviene inevitable, sirva como base para la reconstrucción de todo aquello que va a quedar arrasado.

Es muy necesario que las fuerzas, hoy en la oposición que en España son mayoría, y en Cataluña casi, vean la Declaración de Barcelona, y una España Federal, como la gran solución a este conflicto que los nacionalistas puros de uno u otro signo van a ser incapaces de resolver; es muy necesario que la totalidad de la oposición en Catalunya, entienda la inutilidad del planteamiento independentista y de celebrar un referéndum que no va a conseguir otra cosa que dividir a la sociedad, como se viene advirtiendo desde todas las instancias nacionales e internacionales, incluso del propio Consell de Garanties Estatutaries de Cataluña y que la consecuencia que de una victoria del Sí, sería lo más perjudicial para Catalunya, fuera de la UE, sin prácticamente reconocimiento ninguno, porqué ningún país democrático aceptaría un proceso auto determinativo, hecho fuera de una legalidad democrática, como es la Constitución Española.

Alguien respondiendo a una nota mía en la red social Facebook, me decía que una vez efectuado el referéndum, los reconocimientos internacionales vendrían por si solos, pues el plebiscito se fundamentaba en el reconocimiento que la ONU aprobó del derecho a la autodeterminación de los pueblos. Craso error el que promueven los independentistas, por cuanto la ONU solo reconoce este derecho en caso de colonias que pretendan acceder a su independencia, o de territorios, bajo regímenes opresores de la libertades democráticas, y como bien se puede comprobar, no es el caso.

Por otro lado, la Constitución Española, de 1978, necesita una revisión que la ponga al día, y que se de el paso definitivo a lo que en espíritu ya tiene, una estructura plenamente federal, donde los territorios, sean delimitados en la misma, con las competencias claramente asignadas y definidas, así como un sistema de financiación, válido para siempre, y cortar con este inmovilismo que mantiene el Partido Popular, que votando en contra de la misma, sus ancestros en el año 78, hoy se erigen en guardianes de las esencias patrias.

Ni unos ni otros nacionalistas van a conseguir una verdadera solución al problema, porqué amigos, piensen Vds, que en el hipotético caso de un vencedor en una confrontación violenta, si se pretende mantener la situación actual, no se hará otra cosa que enquistar un problema que volverá a salir dentro de pocos años, como ha ido sucediendo en toda la historia. Solo las formaciones que ideológicamente tienen muy claro el principio internacionalista y que saben reconocer las virtudes del federalismo, como la gran solución para el respeto de la diversidad con la igualdad de derechos para todos, pueden resolver de manera definitiva la cuestión.    

domingo, 9 de julio de 2017

A ESTE PROCÉS NO LO SALVA NI DIOS


 
Cuanto más nos acerquemos al 1 de octubre de 2017, más deserciones veremos en el “procès” catalán hacia la independencia. Estos días los del nuevo partido En Comú Podem, siguiendo la consigna lanzada desde Madrid por Pablo Manuel Iglesias Turion, han aclarado que ellos no consideran lo del 1-O como un referéndum, si no solo una movilización ciudadana; es curioso sin embargo que Albano Dante Fachin, el líder oficial de Podemos en Cataluña se haya dejado convencer por la falsa izquierda nacionalista, que últimamente, renegando al menos en apariencia del nacionalismo, andan justificando el independentismo en Catalunya, como una lucha para derribar a la derecha en el gobierno de España; discurso que a mí me recuerda el de la gestora de infausto recuerdo en el PSOE, cuando justificaba su abstención en la investidura de Mariano Rajoy, como la forma de proporcionar estabilidad al gobierno de España, en beneficio de todos los españoles en general, y en particular de las clases populares.

Buena parte de los votantes de la antigua Convergencia Democrática de Cataluña, empresa, hay perdón, Partido que cambió de nombre, para ver de salir indemne de la corrupción del 3%, que en todos los años de mandato en la Generalitat había venido practicando, se encuentran hoy dejados de la mano de Dios, pues todos estos pequeños y medianos industriales, que viven de sus ventas en un buen porcentaje dentro del mercado español, no les conviene la independencia de ninguna de las maneras, pues con ella ven peligrar al menos en un primer momento su cuenta de resultados. Los militantes nacionalistas convencidos de esta formación ya hemos podido comprobar que se han trasvasado a ERC, pero está por ver a quién votarán a los que me he referido antes en unas más que próximas elecciones autonómicas, si al Partido Popular, a las nuevas formaciones que aparecen lideradas por antiguos militantes convergentes como Fernández Teixidó, o de la desparecida Unión Democrática de Catalunya, del sin par Duran y Lleida, o acabarán engrosando las filas de la abstención.

No tardaremos mucho en saberlo, pues muchos expertos y de gran experiencia, entre ellos el catedrático de economía aplicada de la Universidad Pompeu Fabra, Vicenç Navarro dan ya por hecho que el referéndum de marras no se acabará celebrando, y que el 1 de octubre lo que habrá serán elecciones autonómicas. Si he de decirles la verdad yo también soy de esta opinión y creo firmemente, que el actual gobierno de Cataluña, ERC+PDECAT, va a tensar la cuerda hasta el último momento, buscando la mejor posición posible de cara al electorado, aunque esto quizás favorezca muy mucho a ERC, que manteniéndose hasta hoy en un segundo plano evita quemarse, sobre todo en el momento que haya que decir que no se celebra el plebiscito, pero va a poner en la picota al PDECAT, que ya hoy se está comiendo todos los marrones.

El 8 de agosto, seguramente saldremos de dudas, pues este día faltaran exactamente 54 días para el 1 de octubre, y es la fecha límite, para convocar elecciones autonómicas o también para el referéndum, a no ser que esta ley que se han sacado de la manga, y que aún no ha sido sometida al parlamento catalán, establezca que se pueden convocar referéndums de un día para otro.

Hace un tiempo Junqueras y Artur Más, prometían a los catalanes un reconocimiento internacional, que de ninguna manera se ha producido, es más, en toda la propaganda que auspiciaban se hacía hincapié en aquello de la  pertenencia a la UE, reflejado en el Lema: “Catalunya Nou Estat d’Europa” Estos días la Comisión de Venecia ha venido a dar al traste definitivamente con esta pretensión al indicar que el llamado “procés” adolece de graves faltas a la democracia. Claro que a lo mejor, confían en que el singular personaje Donald Trump, en su afán de perjudicar a la UE, les brinde su apoyo, aunque esto y a mí como catalán me daría una especial vergüenza.

Volviendo al tema de las deserciones, estoy más que convencido que si finalmente consiguen celebrar el referéndum, menos del 50% acudirá a las urnas, dejando en evidencia que esta propuesta no goza del favor de la ciudadanía, más allá de la protesta por los graves perjuicios que un gobierno ultranacionalista español como el de Mariano Rajoy, ha causado a esta parte de España en sus años de gobierno y de oposición. No olvidemos que todo, empezó, con una recogida masiva de firmas, “Contra Cataluña” y un recurso ante TC, que terminó dejando el estatuto catalán por debajo del andaluz o del valenciano.

Solo espero y deseo, que esta crisis se acabe resolviendo, con la solución federal encima la mesa y que definitivamente nuestro país, acabe con el conflicto territorial, que los nacionalismos de uno y otro signo han venido manteniendo a lo largo de la historia.

domingo, 16 de abril de 2017

LA DERIVA AUTOCRÁTICA DEL NACIONALISMO




De siempre he estado convencido que del mismo modo que la cabra tira al monte, el nacionalismo, por muy moderado que se presente y actúe en algunos momentos de la historia, cuando alcanza el poder indefectiblemente tiende a prescindir de la democracia y reclamar para sí el poder absoluto.

En diversos períodos de la historia hemos podido comprobar que siempre ha sido así, aunque en estos últimos tiempos en  España, después de la dictadura franquista, se nos presentara un nacionalismo español y periférico, muy respetuoso con la democracia, en cuanto ha llegado al poder en España y las encuestas le vaticinan además, un largo período de permanencia, por haber conseguido cargarse o quizás mejor decir, “domesticar” a la oposición que podía representar un peligro para el,, empieza a promover leyes y disposiciones, como la ley mordaza, la LOMCE, y muchas otras, con clara intención de restringir las libertades y el poder de decisión del ciudadano. 

Estos días, leemos con estupor, las propuestas que se están haciendo en Cataluña, por parte de ERC, socio de gobierno del PDECAT (antigua Convergencia Democrática), de modificar el reglamento del Parlament de Catalunya, con el fin de aprobar leyes sin el perceptivo debate, opción que cualquiera puede entender, relegaría a la representación ciudadana a la total irrelevancia, a no ser que haya votado la opción que ocupa el gobierno.

También se propone, utilizar a los parados como una suerte de escudos humanos, en el momento de celebrar un referéndum de autodeterminación, que el máximo tribunal del país considera contrario a la Constitución Española, para evitar responsabilizar a funcionarios y políticos, como sucedió en el famoso 9N en que han resultado condenados altas personalidades del nacionalismo catalán.

Por último. El presidente de la Generalitat de Catalunya, no electo por cierto, sino fruto de la imposición de la fuerza radical CUP; tiene la osadía de dar publicidad a una imagen como la que encabeza este artículo en donde, posando ante las disposiciones del Tribunal Constitucional referentes a lo del Referéndum, nos viene a decir que se las piensa pasar por el forro.  

En otros lares la cosa no pinta mejor que en España, en Francia Marine Lepen, está adquiriendo gran protagonismo, con el tema que ella representa un gran cambio, en las políticas que hasta ahora se han llevado a cabo en Francia y en Europa, cuando en realidad, no se trata de un cambio sino una vuelta atrás, a través de políticas segregacionistas, por el tema de religión, raza, o cultura. De llegar ella al poder, no tardará en buscar la forma de frenar la democracia, que le puede echar del gobierno en cuanto las mayorías, empiecen a olerse que el progreso que va llevar va ser solo para unos pocos a cambio de la explotación de muchos, a los que se exigirá sacrificios en nombre de la patria.

No hablo de Estados Unidos, donde un Donald Trump, está poniendo en gravísimo riesgo la paz mundial, incrementando y provocando, por su cuenta y sin encomendarse a nadie más, incidentes en diversas partes del mundo, en nombre de un nacionalismo americano, que bien se resume en su proclama “América First”.

Solo el socialismo democrático, puede detener esta locura, solo las propuestas de diálogo, negociación y pacto, nos conducirán de nuevo a una senda de entendimiento y evitar el gravísimo retroceso que el nacionalismo está a punto de provocar. Es absolutamente necesario, que la socialdemocracia en Europa y el resto del planeta, se regenere con premura, que se sacuda de encima, los tics neoliberales, y regrese a sus principios fundamentales de libertad, igualdad y solidaridad, que deje de lado de una vez por todas los conceptos de nación, patria, etc. que históricamente nos han conducido a la confrontación destructiva  y vuelva al internacionalismo y considerar como única patria el género humano en su conjunto, tal y como cantamos los de izquierda cada vez que entonamos la Internacional.

lunes, 16 de enero de 2017

¿QUE NOS PASA? ¿ESTAMOS ENLOQUECIENDO?


 
En verdad les digo amigos, que si alguien ajeno a nuestro planeta, aterrizara en estos tiempos y viera el panorama del mundo llamado democrático, estoy seguro creería que una especie extraña de virus, nos ha contagiado a todos, un virus que nos perturba gravemente nuestras facultades mentales.

Cuando una buena parte de españoles, nos preguntábamos porqué el electorado, a pesar de haber constatado, que el Partido Popular, está enfangado hasta las cejas, que nos ha mentido reiteradamente, que ha cargado exclusivamente sobre las espaldas de los más desfavorecidos, todo el coste de la crisis, y a pesar de tener un líder tan poco carismático como Mariano Rajoy, sigue encadenando victorias electorales una tras de otra; cuando empezábamos a pensar que esto solo ocurría aquí y que en democracias más consolidadas, tal cosa era impensable  En los Estados Unidos, contra todo pronóstico, gana un populista de discurso con toques nazistas, y que se enriqueció de manera fulgurante, vendiendo las acciones de un Casino, que poco después quebró,  como Donald Trump..

Por otro lado, en la Unión Europea, los actuales mandatarios, encuadrados mayoritariamente en la derecha moderada, presionados desde partidos ultranacionalistas de la extrema derecha, que últimamente han resurgido como fantasmas de un pasado terrible, en lugar de hacer bandera de la moderación y regresar a las posiciones de tintes socialdemócratas, que tan buenos resultados dieron al final de la II Guerra Mundial; se entregan a la reacción más absoluta, despertando los más rancios sentimientos individualistas y de autoprotección en las poblaciones, denostando la solidaridad y la universalidad, con un olvido totalmente irresponsable de las catástrofes que tal conducta indujo en Europa, en los años treinta del pasado siglo XX.

En el continente asiático, donde la crisis empezó mucho antes que en el resto del mundo, desde una gran potencia emergente como es China, se viene imponiendo un modelo de expansión y liberalismo económico, sin libertades políticas, desde una dictadura no personalista si no en manos de una organización como el Partido Comunista. Mientras que la otra gran potencia asiática Japón, parece mantener la posición imperialista, aunque eso si adaptada a los nuevos tiempos, pero con la misma base, la explotación de unos muchos para beneficio de unos pocos.  

En África, y el medio oriente, el integrismo islamista que ha optado por el terrorismo como arma para reclamar su reconocimiento, ha encontrado su gran posibilidad en las zona más míseras del planeta y desde allí va extendiendo sus tentáculos hacia el mundo occidental en una especie de guerra de civilizaciones, en un intento aparente de retrotraer el mundo al Medioevo.

En el cono sur americano, donde las esperanzas de cambio adquirieron carta de naturaleza en los primeros años del siglo XXI, la corrupción y una gestión totalmente desastrosa han llevado el desprestigio social en las fuerzas de izquierda y la derecha sumisa al poder del gran vecino del norte, está volviendo a situar sus países en la categoría de patio trasero de Estados Unidos.

Volviendo al caso de la Unión Europea, y después que en Gran Bretaña el mensaje xenófobo, y racista, contra el gran movimiento migratorio que está sucediendo en estos días, haya llevado a sus ciudadanos a tal grado de miedo que incluso han decido salirse de la UE, vemos con preocupación como en Francia el Partido de Marine Lepen, ha cogido altos vuelos, predicando también salirse de la Unión, como el socialismo derechizado que han representado François Hollande y Manuel Valls, tiene el prestigio por lo suelos y la derecha moderada no se recupera del fracaso de Sarkozy, cuestión que allana el camino a la ultraderecha. En Holanda Geert Wilders, está en disposición de gobernar si consigue unos pocos aliados, desde un discurso anti-islamista radical y propio del nazismo más abyecto. Y en Alemania, el movimiento PEGIDA, va cogiendo altos vuelos con una Democrácia Cristiana a la baja y una Socialdemocracia que se acabó de desprestigiar al sostener en esta legislatura el gobierno de Ángela Merkel.

Observen Vds. el enorme y preocupante parecido, entre los discursos de estos líderes, al que podríamos añadir perfectamente hoy el de Donald Trump y los de Hitler y Mussolini en los años 30. Vean que todos ellos giran alrededor un concepto ultranacionalista de cierre de fronteras y auto-protección, culpando al extranjero de todos los males nacionales. Fíjense que al igual que en los primeros años del siglo XX, cuando se empezaba a imponer una cierta globalización económica. Se empezaron a excitar lo ánimos nacionalistas , conduciéndonos a una primera Guerra Mundial entre 1914 a 1918, cuyo  final mal resuelto indujo a la más terrible aún II Guerra mundial entre 1939 a 1945.

¿Es que quizás, estos que mandan de verdad en el mundo y no me refiero a los políticos, han decidido que la defensas de sus intereses pasa de nuevo por otra masacre? Piénsenlo amigos, piénsenlo, y actuemos pronto antes no sea demasiado tarde.

lunes, 9 de enero de 2017

NO ES POSIBLE LA TERCERA VIA EN EL PSOE


La ruptura que en 2016 se produjo en el PSOE es de gran calado, y además no tan solo no se procuró, de buen principio, intentar poner bálsamos en la herida, si no que el bando que se cree ganador, se ha dedicado a meter sal y profundizar más, apartando los contrarios de los puestos de cierta relevancia, al más puro estilo cainita; hasta el punto que a todas luces hoy cuando iniciamos un nuevo año, es imposible prácticamente, encontrar a un solo militante, que no esté situado en uno u otro bando.

Algunos, seguramente bien intencionados, pero a mi entender sin haber calibrado suficientemente la gravedad del problema, opinan que una tercera vía es posible, o sea que una tercera persona, no inscrita en uno u otro bando, sea capaz de unir de nuevo al partido e iniciar una nueva senda, que conduzca de nuevo, al PSOE a ser el referente de la izquierda en nuestro país. Pero, la primera pregunta que nos deberíamos hacer, es ¿Existe en realidad esta persona?, como he dicho antes al ser el abismo separador tan profundo, i además, del juego sucio empleado por unos, para colocar una gestora y facilitar un gobierno de la derecha más cavernícola de Europa, es extraordinariamente difícil, encontrar a alguien no contaminado. Suena por ahí, el nombre de Patxi López, pero convendrán vds, conmigo que el vasco ya no es neutral de ninguna de las maneras, por cuanto al abstenerse en la famosa votación, sin protesta ninguna, tomó claramente partido por el bando que encabeza Felipe González, Susana Díaz y otros; justo en el polo opuesto, de otro vasco como Odón Elorza, que votando no a la investidura y en posteriores manifestaciones se ha posicionado claramente en el bando de Pedro Sánchez.

Dicho esto debemos convenir también, que el hecho de evitar a toda costa unas nuevas elecciones, apoyando la investidura de Mariano Rajoy, tampoco ha dado el resultado que prometieron, pues, el preció que se le exige es del todo desorbitado, como, el soporte incondicional a sus presupuestos, o quizás sería mejor decir, que Mariano les facilitará alguna migaja, para que se justifiquen. De momento han tragado con el aumento de un 0,25% en las pensiones, cuando el aumento de IPC ha sido muy superior, también han tragado, con un maquillaje de la ley mordaza en lugar de su derogación y dentro de cuatro días algo parecido con la ley Wert, por no hablar del salarió mínimo interprofesional del que se predicaba no aceptarían jamás una cifra inferior a los 1.000 euros y por 707,60 no solo nos hemos arreglado si no que lo predican como un gran logro..

Las encuestas y sondeos siguen pronosticando subidas en intención de voto para el PP y bajadas en el campo del PSOE, consolidándose el manido “sorpasso” por parte de PODEMOS. Negando el argumento, que des de los defensores de la Gestora se arguye, en el sentido, que había que apartar a Pedro Sánchez pues llevaba el partido a la irrelevancia, cuando lo que vemos es que nunca estuvo tan hundido como hoy.

Solo la esperanza que Pedro Sanchez, sea capaz de recuperar la Secretaria General, a través de un proceso de primarias, y se revierta el apoyo al PP en el corto plazo, ha evitado una desbandada en la militancia que se manifiesta estoicamente ante la depuración de todos los cargos afines al ex secretario general, pero ¿hasta cuándo aguantará?

Soy de los que piensan que el próximo 14 de Enero, el Consejo General que ha sido convocado, va a tener la clave para decantar el tema hacía uno u otro lado, en función de si allana o no el camino para que el proceso de primarias y el Congreso se celebren con carácter de urgencia o lo dilatan el tiempo tratando de impedir que Pedro Sánchez se presente, en este último caso puede que la desbandada sea histórica y  que en el Partido Popular, huelan la sangre y se dispongan a convocar a partir de mayo elecciones para dar al histórico partido socialista el remate final, sin dar tiempo a que de una forma u otra los militantes se reorganicen. También puede pasar en este mismo caso, que la militancia se subleve, y de una forma u otra, pacifica o violenta, derroque a la gestora, tome el poder y haga lo que los actuales mandatarios están negando un día tras otro.

Otra posibilidad, es que en el próximo consejo federal,  a la gestora se le  imponga una fecha de caducidad, no muy lejana en el tiempo y de facto se atienda el clamor de la militancia de celebrar Primarias y Congreso extraordinario urgente. Si esto es así  y en las primarias, compiten las dos visiones, por lo menos se habrá dado de nuevo la voz a la militancia y se la habrá reconocido el valor clave que siempre ha tenido en le PSOE, desde su fundación y aunque el resultado del proceso de la victoria a uno de los bandos, y aunque ello comporte, que los líderes del grupo derrotado, acaben fuera o  en la irrelevancia dentro de la organización, se habrá recompuesto la unidad y definitivamente de cerrará el profundo tajo que ahora divide de forma irreconciliable a unos y otros. A partir de aquí, habrá que trabajar muy y muy duro, para conseguir relanzar este partido convenciendo a la mayoría social, que su proyecto es el que mejor acabará dando satisfacción a los derechos sociales y a un reparto justo de la riqueza generada, vaya el que mejor defienda los intereses de las clases populares en ula nueva sociedad que se está imponiendo en el siglo XXI.