domingo, 28 de diciembre de 2014

QUE HICIMOS MAL




Empiezo a escribir esta nota, justo cinco días antes de terminar el fatídico año 2014, año en el que por un lado, el gobierno de la derecha más cavernícola de Europa, pretende seguir engañando a los ciudadanos, con una especie de milagrosa recuperación económica, imperceptible por los trabajadores y la clase media, y por otro a estos mismos se nos despierta de nuevo la esperanza, con un PSOE totalmente renovado, que reconociendo errores del pasado, elabora un programa coherente en el que se habla de blindar constitucionalmente los derechos sociales adquiridos, con esfuerzo y tenacidad, en el período constitucional y de estado de derecho que empezó en 1978.

Pienso que ahora cuando se abre la esperanza en un 2015, donde unas elecciones municipales y autonómicas pueden, no solo cambiar substancialmente el mapa político en España y acabar precipitando el fin de una desgraciada legislatura, con mayoría absoluta del Partido Popular; es un buen momento para la reflexión sobre los errores que la socialdemocracia, cometió en nuestro país, y que nos han desembocado a la situación actual, con el fin de enmendarlos y no repetirlos.

El socialismo democrático, llamado comúnmente socialdemocracia, intenta desde su origen, congeniar la existencia de un sector público potente, con una sector privado, sometido a unas reglas de corte democrático, privando siempre el interés colectivo sobre el interés particular. Desde el final de la segunda guerra mundial y hasta la caída del muro de de Berlín, en la Europa democrática, la estrategia había funcionado con notable éxito, consiguiendo un alto nivel de vida de la colectividad que modernamente hemos convenido en llamar estado del bienestar. Por razón del período de cruel dictadura al que España se vio sometida entre 1939 y 1978, en nuestro país, el estado del bienestar no se comienza a construir efectivamente hasta la llegada del PSOE al poder en 1982, cuando se empieza de verdad a establecerse una sanidad y una educación públicas de alta calidad.

A partir de la década de los noventa, con la llamada revolución neocon que lideran Ronald Reegan y Margaret Tatcher, se revierte un gran cambio en Europa y el mundo entero, denominado globalización del capital, por el que unos pocos privilegiados, consiguen mediante la especulación a gran escala, una acumulación de dinero tal, que les permite disponer de la voluntad de los gobiernos, endeudados con ellos, hasta el extremo de acabar con todas las regulaciones y conseguir imponer por la fuerza su voluntad soberana sobre las vidas y haciendas de los ciudadanos, dejando el poder democrático en una simple anécdota.

En la España de la segunda mitad de los 13 años de gobierno de Felipe González, se empieza a notar lo que no se hizo, en los primeros años, pues, si bien se afrontó con decisión, una imprescindible reconversión de una economía obsoleta, propia de un período autárquico, en una adecuada a los nuevos tiempos dentro de un entonces Mercado Común Europeo, no fuimos capaces de rematarla con éxito, al no encontrar una base sólida donde basarla, y permitir que se iniciara el camino de las burbujas especulativas, particularmente en el sector inmobiliario, con la poca visión además de no blindar el estado del bienestar en una reforma constitucional, con el fin de conseguir, que la crisis consecuente con el fin de la especulación no la tuvieran que soportar exclusivamente los trabajadores.

A continuación Aznar, como consecuencia de su ideología no hace otra cosa que incrementar el camino especulativo, vendiéndolo como logro económico, cuando todo el mundo sabe que es pan para hoy y hambre para mañana. El gobierno de J.L. Rodriquez Zapatero, quizás por no tener mayoría estable y depender en muchos casos de CiU, se muestra totalmente incapaz de dar el vuelco necesario y al asomar la crisis mundial en el 2007, pone de manifiesto con especial virulencia todas sus miserias y la de los anteriores.

Mariano Rajoy, es caso aparte, pues no solo no ha sabido establecer una nueva base económica, que relance el país por la senda del progreso, en unos momentos en que todo se ha derrumbado  sino que pretende seguir engañando al ciudadano, manteniendo la especulación como base.

Pedro Sánchez, cara visible de un PSOE totalmente renovado, a reconocido una buena parte de los errores cometidos por la socialdemocracia española, en los períodos que ha gobernado y con las propuestas que hace parece dispuesto a enmendar muchos ellos y esto es en verdad amigos lo que me hace albergar esperanzas que el año 2015, sea en verdad el año, en que una nueva era de prosperidad y justicia social, va a establecerse en España por un largo período de tiempo.

Piensen Vds. que una amplia victoria de la izquierda con el PSOE en cabeza en las próximas municipales y autonómicas, podría incluso dar por finiquitada la legislatura de Mariano Rajoy y un adelanto electoral; en este país es posible, recuerden Vds. que el resultado de las elecciones municipales de 1931 determinaron el exilio del rey Alfonso XIII y la proclamación de la II República.

No quiero terminar sin desearles a Vds. una feliz entrada de año y que 2015 les depare toda suerte de venturas i renueve sus ilusiones.

lunes, 15 de diciembre de 2014

LA REVOLUCIÓN AÚN SIN NOMBRE




Los que siguen habitualmente mis escritos, saben a ciencia cierta que yo soy de los convencido que estamos inmersos en un proceso revolucionario a escala mundial, al que todavía nadie le ha puesto nombre oficialmente, pero que algunos han convenido en llamar revolución digital, por emulación, con el anterior gran proceso revolucionario de finales del siglo XVIII, todo el XIX y una parte del XX, que se llamó, revolución industrial.

No es mi intención, emular uno y otro proceso, pues las circunstancias son del todo distintas y aunque en algunas ocasiones parece que la historia se repite, contemplados a distancia, se observan que la humanidad, o al menos hasta ahora una buena parte de ella, ha acabado progresando enormemente, cuestión totalmente incompatible con aquella lampedusiana idea que la revolución lo cambia todo para que nada cambie.

Si bien la organización social que desde la edad media había funcionado en una base económica basada en la agricultura y la artesanía, y con una estructura de gobierno, evolucionada del federalismo, donde los dirigentes se escogían entre los aristócratas; a finales del XVIII y por el hecho que la aparición de nuevas tecnologías, léase la máquina de vapor, y que la pequeña y mediana burguesía, vio en ellas la posibilidad de ganar más dinero, cambiando la organización social, en base a la creación de un concepto hasta entonces inexistente como eran las fábricas, no dudo en promover en uno de los países más avanzados de la Europa de entonces, Francia, una revolución que determinase el inicio de una nueva estructura social y donde se arrebatara el poder a la aristocracia, para ejercerlo ella directamente y conforme a sus intereses, en base a los principios de libertad igualdad y fraternidad, y estructurando la sociedad en base al concepto de estado-nacion. Proceso que se extendió por todo el orbe terminando con un sistema colonial e imperialista.

En la época actual, i después que el horror de la primera y segunda guerras mundiales, significaran a mi entender el colapso del sistema, que no fueron otras cosas que consecuencia inevitable del vano intento de unos poderosos de poner palos en las ruedas del progreso, surge de nuevo la necesidad de un nuevo salto evolutivo en la organización social, pues las nuevas tecnologías derivadas del gran cambio en las comunicaciones que determinó internet, así lo permiten y aunque como hace 250 años, surjan algunos, con ideas regresivas y en base al miedo a la novedad, que intentan revertir la situación para conservar ciertos privilegios, están condenados al fracaso más absoluto, pues como se ha demostrado en toda la historia el progreso social resulta imparable.

No soy capaz de prever el sentido de los cambios, ni creo yo que nadie pueda hacerlo con detalle suficiente, pero si estoy convencido que antes de cien años, el poder habrá cambiado de manos, y que instituciones como las religiones, incluida la iglesia católica, habrán sido reducidas a reliquias de un pasado, que jamás va a regresar; que el concepto de estado-nación como lo hemos conocido va a desaparecer de la faz de la tierra, substituido por estructuras supranacionales, potentes y capaces de establecer nuevas reglas y normas para la convivencia. Que el concepto de familia, tal i como lo entendemos hoy en día habrá pasado a la historia, y el trabajo en fábricas y oficinas va ser solo historias que los abuelo, (los niños de hoy), cuenten a sus nietos. También estoy seguro, que en un primer tiempo alguien dirá aquello que antes se vivía mejor, pero todos los estudios y las mayorías van a considerar que se ha progresado muchísimo.

Claro que también las cosas pueden torcerse, y que en lugar, de mantener los grandes valores esenciales de la libertad, la igualdad y la solidaridad, algunos de los que actualmente tienen el verdadero poder intenten de conservarlo en base a una dictadura planetaria, más o menos disimulada, intentando dominar en exclusiva estas grandes estructuras supra estatales. Cuestión que haría necesaria una sublevación de los oprimidos para restablecer una democracia de carácter social e igualitaria. Vaya una lucha de clases, con todas las de la ley

Bien amigos, dejo aquí mis elucubraciones y aprovecho la ocasión para desearles a todos una feliz Navidad y un próspero año nuevo.

lunes, 24 de noviembre de 2014

... Y LOS ENANOS SIGUEN CRECIENDO





En verdad debo decirles amigos, que mi capacidad de sorpresa, ya está ampliamente superada, ante los continuos casos de corrupción más o menos graves que afectan al principal partido político del país, en el que buena parte de los españoles, depositaron su confianza otorgándole la mayoría absoluta de escaños en las cámaras que configuran el puntal legislativo de nuestra democracia.

Nadie puede decir que se impusieron por la fuerza, pues las elecciones en que resultaron elegidos, fueron acreditadas como plenamente dotadas de garantías democráticas. Si se puede decir sin embargo que el resultado fue fruto de un engaño por cuanto lo que los gobernantes han hecho durante su mandato, es totalmente lo contrario que predicaron en su campaña electoral, cuestión que me hace plantear si nuestra sacrosanta Constitución, surgida en un convulso tiempo denominado de la Transición, adolece de unos defectos, que 36 años después de su refrendo por amplia mayoría del pueblo español, debería ser reformada, adaptándola a las necesidades de una democracia hoy mucho más madura y bien distinta de la que había en los momentos de la proclamación. ¿No creen Vds. que debería habilitarse un mecanismo en que la ciudadanía pueda impulsar la destitución del presidente del gobierno, ante el caso de un flagrante incumplimiento del programa electoral? No vale que me digan que ya existe la moción de censura, pues se trata de un mecanismo del todo ineficaz cuando se da el caso de mayoría absoluta.

Otra cuestión que me impulsa a reclamar un cambio en la carta magna, es el tema de los incontables casos de corrupción que día a día esta saltando a la palestra y que afectan mayoritariamente a elementos del Partido Popular, mientras esta formación política con su presidente Mariano Rajoy a la cabeza, les manifiesta apoyo incondicional. ¿No les pareció a Vds. del todo lamentable, el espectáculo que dio el presidente extremeño, queriendo justificar lo injustificable, con todos los ganapanes de su partido aclamándole?

¿No recuerdan las imprecaciones de Mariano, cuando estaba en la oposición, que proclamaba que quería para España un gobierno como el que ejercía Jaume Matas en Baleares, y resultó ser un tramposo, enfangado en execrables corruptelas? ¿Han olvidado los mensajitos de soporte, “Luis se fuerte”, dirigidos al ex tesorero chorizo ? Además resulta que en los llamados papeles de Bárcenas, que día a día se van revelando ciertos, uno de los nombres que aparecen con más asiduidad como perceptor de sobresueldos, de la caja B es Don Mariano Rajoy. ¿No les parece que de existir un mecanismo como el “impeatchman” de Estados Unidos o Gran Bretaña, ya hubiera sido puesto en marcha para echarle con cajas destempladas?

Pero no lo duden amigos, es seguramente  la no existencia de procedimiento alguno en este sentido, lo que permite que un “presunto corrupto”, pillado casi con las manos en la masa, gallardee y chulee a los ciudadanos, como ha hecho Monago.

La situación en España ha llegado al límite y los ciudadanos se dan cuenta de ello, y a su manera empiezan a buscar soluciones, ¿Cómo si no explicar el rápido ascenso de Podemos, si no es en base al hartazgo de la gente con la clase política en general?
¿Tan ciego está Rajoy, que no se entera que no puede seguir amparando sus corruptos?

Al menos y desde que en PSOE, se renovó la cúpula, parece que los aires han cambiado; cuando no se dudó un instante en echar con cajas destempladas a un ex ministro por haber usado la tarjeta opaca de Caja Madrid, y estos días se afirma sin duda ninguna que si se imputa a Chavez y Griñan, por el tema de los ERES, van a ser expulsados sin dilación ninguna. Si hay diferencias entre Socialistas y Populares, a pesar de errores que se cometieron y aunque menos se siguen cometiendo, pues, soy de los que les cuesta mucho entender, el extraño pacto con el PP en el Congreso de los Diputados, para evitar la total transparencia en el tema de los viajes.

Rajoy, pero también Pedro Sánchez, deben entender que la confianza en la clase política es del todo nula en este país y que de lo que se trata, es que sea el propio ciudadano, quien pueda fiscalizar hasta el último euro de los caudales públicos que usan los políticos. La confianza quizás se recupere con el tiempo pero de momento es del todo imprescindible que todo lo que requiera ser financiado con dinero público sea más transparente que el cristal y que todos y cada uno de los españoles pueden tener acceso a la información detallada y clara sobre ello.

En resumen, que si Rajoy montara un circo le crecerían los enanos, pero en lugar de plegar la carpa, este la sigue manteniendo quizás hasta que los enanos le lleguen al techo.

Estoy convencido que de la actual crisis, la democracia en España y en el Mundo, va a salir reforzada y la implicación de los ciudadanos en la política del día a día, lo que en algunos círculos se viene llamando democracia participativa, va a terminar imponiéndose; lo que me preocupa es si el camino hasta llegar a este punto va a ser demasiado largo y penoso, cuando a la incapacidad de la derecha actual para girar ciento ochenta grados el programa económico, se le suma la poca vehemencia de la izquierda razonable en proponer y concretar los cambios necesarios, mientras unos vendedores de humo intentan llevarse el gato al agua, lanzando ideas imposibles, prometiendo paraísos a la vuelta de la esquina, a una gente cada vez más ciega por la desesperación. Pero este és otro tema que les prometo comentar en un próximo articulo.

lunes, 3 de noviembre de 2014

EL TANCREDISMO COMO FÓRMULA POLÍTICA




En verdad amigos les digo, que si hace 30 años, en los albores de la democracia recuperada alguien me hubiera dicho que llegaríamos a normalizar el tancredismo como fórmula política de gobernar nuestro país hubiera tratado de loco a quien tal pronóstico planteara, y sin embargo hoy me encuentro en España, con un presidente que se limita a ponerse totalmente inmóvil mientras el morlaco de los problemas, embiste a uno y a otro destrozando el país entero sin que nadie apunte siquiera la más mínima solución.

La corrupción que está cercando al Partido Popular por sus cuatro costados, no merece otro comentario del presidente y su equipo de gobierno que rebuscar en las filas de la oposición y sus hasta ayer tradicionales aliados de CiU, toda la porquería que puede en una especie de “y tu más” que acaba por degradar la imagen pública de las instituciones democráticas de nuestro país.

Instituciones que por otro lado, también han visto deteriorar su prestigio y neutralidad, cuando por parte del Partido Popular se han impuesto sus altos cargos la condición de militantes o gente de reconocida afinidad a la derecha conservadora española. Como es el caso del Tribunal Constitucional.

Tampoco se decide mover un músculo Don Mariano, cuando el Tribunal Supremo y el Poder Judicial, toma decisiones a todas luces injustas, apartando jueces que haciendo gala de neutralidad han osado, investigar con cierta celeridad casos de corrupción como el Gürtel o el fraude de Caja Madrid, cuando esto afecta a personajes relevantes relacionados con la cúpula del Partido Popular.

Impertérrito el presidente soporta, quizás por la confianza que le da el apoyo de la judicatura a su formación, graves acusaciones contra su persona de haber cobrado sobresueldos no declarados a la hacienda pública, por valor de 1,5 millones de euros, en los últimos años de su carrera política.

Soporta también sin tomar medida alguna, la funesta gestión de sus ministros y cargos de gobiernos autonómicos de su propio partido, como el reciente del Ébola, donde hoy nadie comprende que Ana Mato ministra de Sanidad y Javier Rodriguez Consejero de Sanidad de la CA de Madrid, sigan en sus puestos después de haber fracasado rotundamente en su gestión.

Su irresponsable actitud ante un problema de secesión territorial como el que se plantea en Cataluña, es quizás donde más se ha puesto de relieve la vocación de Don Tancredo de Mariano Rajoy, pues cree que escondido tras un burladero de papel, espera que el toro mire hacia el lado de la justicia, cuando la verdadera solución todo el mundo sabe que se encuentra en la política. Tan seguro se encuentra detrás del débil burladero que incluso pretende que el TC impugne un referendo que no es tal, sino una especie de manifestación, o concentración, que ni los propios convocantes le dan otro valor que él de una encuesta, pensando que así conseguirá despistar al astado, cuando lo que en realidad conseguirá es que este le pille de lleno.

La tardanza en reaccionar frente a los casos de corrupción que afectan a los más destacados dirigentes del PP, frente a la diligencia que Pedro Sánchez emplea con los suyos, está logrando lo que parecía imposible hace tan solo unos meses y es que los ciudadanos le pierdan todo el respeto y la credibilidad, considerándolo el peor gobernante español de la recuperada democracia. No salvándole ni tan solo, unos cuantos datos macroeconómicos favorables, pues el 90% de los electores tienen serias sospechas que hayan sido manipulados.

En la Plaza ya ha sonado el clarín y el espectáculo de Don Tancredo toca a su fin, las últimas encuestas, relegan al PP a la tercera posición en unas elecciones generales y ya empiezan a escucharse en el partido de la derecha española, voces pidiendo la cabeza de Mariano y el fin del tancredismo que amenaza con acabar con todos ellos. Pues ni las mentiras sobre una recuperación económica que nadie percibe realmente, han podido tapar las vergüenzas de un gobernante, que confía en que el tiempo le arreglará los problemas.

Rajoy y el Partido Popular, son una formación acabada políticamente que teniéndolo todo a favor, por ineficacia, cobardía y mala gestión, en definitiva por no hacer nada, para no equivocarse, le han impedido esquivar las estocadas, dejándolo a  punto para el descabello.

domingo, 12 de octubre de 2014

LA DEMOCRÁCIA EN PELIGRO




De un tiempo a esta parte, una preocupante idea me viene a la cabeza, cuando pienso que la parte que llamamos civilizada del planeta, parece no darse cuenta que sus élites le han abocado a una especie de fin del mundo, al menos tal y como hasta ahora lo habíamos conocido, por cuanto después de conseguir un considerable poder económico, gracias a la concentración de capitales en unas pocas manos, y a la excelente coordinación entre ellas que la llamada globalización económica les ha procurado, llegan a subordinar el poder político democráticamente elegido, a sus deseos y conveniencias.

¿Quiénes son si no los llamados “Mercados” los que a través de sus agencias de calificación, nos señalan los intereses que debemos pagar cada país, por nuestra deuda pública? ¿Cómo es posible si no al margen del poder político democráticamente elegido, que ellos se permiten acordar unos intereses, que cualquier entidad aplica a rajatabla, contraviniendo la principal ley de la economía democrática como es el de la libre competencia?

Estamos hartos de ver como desde Estados Unidos a la Unión Europea los tribunales de la competencia, condenan con graves multas los acuerdos entre compañías aéreas, tabaqueras, u otros grandes sectores industriales, desde la mínima sospecha de acuerdos en la fijación de precios, e incluso otros, que pretendan mediante la compraventa de acciones alcanzar situaciones de monopolio. Sin embargo, en cuanto se habla del sector financiero, parece que todo esté permitido, y el establecimiento de intereses, (léase “Prima de Riesgo”) incluso goza de status oficial. ¿No es esto, dotar a los grandes financieros mundiales de un poder absoluto sobre todo lo demás?

Si amigos, con ello quiero decir que la democracia, mejor dicho lo que desde la revolución francesa entendemos como democracia, o sea  la capacidad del pueblo de autogobernarse a través de unas instituciones cuyos miembros, representantes de esta soberanía popular, son elegidos por sufragio universal directo y secreto, está hoy en serio peligro de desaparición, al haber sido superada, en cuanto a poder efectivo se refiere, por unos pocos elementos de este planeta que han sido capaces, de mirar un poco más allá de su nariz y darse cuenta de las ventajas que el progreso tecnológico les puede proporcionar, debidamente canalizado hacia sus intereses. Tanto es así que desde los años 90 del pasado siglo, las grandes élites mundiales, empiezan a invertir en la compra de medios de comunicación, con el fin de mediatizar a su favor la llamada opinión pública, además invierten ingentes cantidades de dinero en la compra de la deuda pública y privada de los distintos estados y naciones, con el fin de tener subyugado al poder político, manteniendo así una división territorial, que como corporación les permite superar ampliamente, la capacidad financiera de cada país por si solo, estableciendo de esta manera una especie de poder supranacional, totalmente alejado de lo que hasta hoy hemos llamado democracia; pues resulta que sin haber sido elegidos estos señores disponen de nuestra vidas y haciendas, expulsándonos de nuestras casas, cuando tenemos problemas a la hora de devolverles el crédito que en su día nos dieron bajo intereses de auténtica usura, o negándonos la posibilidad de encontrar un trabajo digno, cuando a ellos les conviene hacer acopio de beneficios.

Solo una institución, creada con el fin de preservar la paz y superar el nacionalismo puro y duro, el gran aliado de las “súper-elites” como hemos aclarado en el párrafo anterior, les representó en los 90 un serio hándicap en sus propósitos, la UE, que de la mano de la socialdemocracia, avanzaba decididamente hacia una unión de tipo federal, que podía devenir un competidor de facto, capaz de tratarles de tu a tu, e incluso superarles en capacidad financiera. No es pues de extrañar que a partir de cierto momento, en particular desde la creación de una moneda única, el Euro, hayan impulsado a los movimientos más nacionalistas en todos y cada uno de los países, en un afán de provocar una regresión en el proceso de construcción de la UE, que con ayuda de la crisis económica y el afán proteccionista que ella genera, ha terminado procurandoles el objetivo perseguido, por cuanto hoy ya no se habla de avanzar en el proceso de integración y federalización en la UE, si no en el sentido contrario, de realizar pasos hacía su desmembración, (Gran Bretaña, tiene previsto un referéndum para la salida de la UE, los partidos nacionalistas euroescépticos por naturaleza, consiguen más poder en Holanda, y algunos países nórdicos , en Francia la extrema derecha nacionalista parece dominar el panorama político,…), ¿Quién puede negar, ante este panorama, que la democracia como tal, está en serio peligro de extinción?

Los que ya en su día luchamos por la democracia en nuestro país, algunos incluso, sufriendo torturas y pagando con su propia vida, debemos aprestarnos de nuevo a defender este bien tan preciado, aunque desde una nueva óptica y con estrategias adecuadas a la nueva época en que nos ha tocado vivir; debemos empezar por convencer  a nuestros correligionarios del resto de Europa, que no es en base a ceder posiciones ni prestarse a componendas, como vamos a conseguir nuestros objetivos, (me refiero al voto a favor de Junker y de Cañete, que los socialista europeos, sin los votos del PSOE, han dado, cambiando cromos con el PPE, para que Shultz renovara como presidente del parlamento y un socialista formara parte de la comisión.

Solo alcanzando el mismo nivel que nuestro enemigo conseguiremos vencerle, lo de David y Goliat no vale en el mundo actual, pues a la que nos descuidemos un poco, los poderosos del planeta, van a dejar la democracia como un mero testimonio del pasado, desposeyéndola de todo poder real.

Yo y muchos otros, estamos convencidos que la solución se encuentra en el federalismo, con gobiernos a distintos niveles, coordinados entre sí que nos permitan administrar un gran patrimonio colectivo, con respeto a las diversidades de cada uno, y superando el concepto nacionalista divisor y confrontador, substituyéndolo por la negociación y el pacto, como sistema de convivencia en la diversidad, bajo criterios de igualdad y equidad en el reparto de la riqueza generada. Los ciudadanos a través de sus representantes electos deben recuperar el poder y una UE federal, es una buena manera de conseguirlo.

domingo, 5 de octubre de 2014

ALEA IACTA EST


Me preocupa y me molesta el cariz que están tomando los acontecimientos en Cataluña y España con referencia al tema del llamado “proceso de transición nacional”, en el que una parte de la sociedad catalana anda metido, y del que el actual Gobierno de la Generalitat es parte activa.

Escribo esto cuando ayer por más de 7 horas, se reunieron, en el Palau de la Plaza de Sant Jaume de Barcelona, las formaciones políticas con representación parlamentaria que directamente apoyan la consulta del 9N, suspendida por el Tribunal Constitucional. Me molestó en sobre manera, las palabras del Presidente de la Generalitat, cuando se atribuyó la representación de todos los catalanes en esta cuestión, cuando es bien sabido, que una buena parte de ellos, entre los que me incluyo, estamos en absoluto desacuerdo en llevar el tema desde decisiones unilaterales pasando por encima de leyes y acuerdos con el estado español.

Me indignó incluso, que cual si estuviéramos en estado de guerra, los participantes se negaran a comentar nada de lo que se dijo en la reunión e incluso concretar los acuerdos que se tomaron, indicando tan solo que persisten en la convocatoria del 9N, encerrándose en una especie de pacto de silencio, sobre las estrategias que se adoptaran a partir de ahora mismo, para burlar los posibles contraataques de las instituciones del Estado. ¿Es que piensan adentrarse en la ilegalidad más absoluta con el fin de obtener sus objetivos? ¿Es que están convencidos de la poca solidez de sus argumentos? o bien ¿es un reconocimiento de que están engañando a los ciudadanos, y no quieren que se les descubra el pastel antes que no haya remedio?

Lo que si deduje después de escuchar a unos y otros, es que Más y los suyos, han cruzado el Rubicón, y ya han prendido la mecha que va a quemar sus naves y a pesar de la opinión de un experimentado tertuliano en el sentido que por presiones de los poderes económicos planetarios, Rajoy puede llamar a Más a sentarse a dialogar, yo estoy cada vez más convencido que en su fuero interno Más y Rajoy, ya han pronunciado la cesárea frase “Alea iacta est” y están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias.

Los dirigentes soberanistas catalanes y todos los órganos de propaganda a su servicio Radio Televisión, Prensa etc. son conscientes que engañan a los ciudadanos día a día, ocultándoles la verdad de los problemas que deberían de soportar los ciudadanos de a pié, durante la primera generación de catalanes independientes, en una Cataluña excluida de la Unión Europea, y sin sus principales entidades financieras, Banc de Sabadell i la Caixa, que ya han indicado claramente que en cuanto el llamado proceso se consume ellos trasladan sus sedes centrales a Madrid, por cuanto el 80% de su negocio está en el resto de España y de esta forma evitar boicots. La acentuación del frenazo a la inversión extranjera, que ya hoy empieza a notarse en Catalunya y el consiguiente aumento del desempleo, sería otra de las causas que los economistas, generalmente neoliberales que hoy se prodigan defendiendo los postulados del soberanismo, no explican  a los ciudadanos y en base a subterfugios más o menos inteligentemente presentados, muestran la Cataluña independiente como el paraíso terrenal, donde el dinero entraría a espuertas, todos seríamos felices y comeríamos perdices.

Del otro lado, el de ultranacionalismo español de Mariano Rajoy, comete el gravísimo error de considerar que la solución a un problema, a todas luces político, la pueden encontrar exclusivamente en el ámbito judicial, quizás sea por la manifiesta incapacidad de estos derechistas dogmáticos para ejercer de políticos, lo que les obliga a cometer el tremendo error de judicializar la sociedad. ¿Cómo es posible, de no ser capaces de proponer una salida a un manifiesto problema? ¿Cómo pueden tratar un manifiesto malestar en una parte de España, negando las propuestas que desde allí se le hacen, sin proponer solución alguna? Desde luego los 8 años del aznarato, fueron nefastos en la historia de España, pero los cuatro de Rajoy, van a ser con diferencia los peores. ¿Por qué no aprenden del conservador Cámeron, que a pesar de haber derrotado con creces al nacionalismo escocés, inmediatamente se pone a ofrecer una solución de tipo federal a los perdedores? Quizás sea porque Cameron y el partido Conservador Británico, si son políticos de casta y por el contrario Rajoy y la derecha española, siguen anclados en postulados franquistas.

Dada la incapacidad manifiesta del nacionalismo para solucionar este problema, estoy convencido que solo va a tener salida, a partir del acceso al poder del socialismo, en España (PSOE) y en Cataluña (PSC) las únicas fuerzas que han sabido agarrar el toro por los cuernos y pactar una reforma en un sentido federal, de la Constitución de 1978, que clarificará de una vez por todas, el confusionismo del llamado estado autonómico, donde el tema competencial y la financiación se encuentran en una especie de totum revolutum donde nadie tiene claro nada; lo malo es que al no ser del interés de los nacionalismos, esta solución, tanto Rajoy como el equipo Mas, aceleran la marcha todo lo posible para que el choque de trenes se produzca antes que unas elecciones cambien el panorama político. “Alea iacta est” La suerte está echada; que Diós nos pille confesados.

lunes, 29 de septiembre de 2014

POR FIN EL FEDERALISMO TIENE PRESENCIA SOCIAL




Nunca como ahora, se ha hablado tanto del Federalismo, en los mentideros, en los papeles, en las radios y en la televisiones de toda Europa, el Federalismo ha adquirido carta de relevancia; por cuanto un día tras otro ocupan portadas.

El canguelo de David Cámeron, ante la posibilidad de perder el referéndum escocés, le ha obligado a aceptar la realidad que el mundo está cambiando y que las viejas fórmulas nacionalistas que han funcionado desde el final de la II guerra mundial, han quedado completamente obsoletas; y es muestra del buen hacer del político británico, que después de la rotunda victoria de su posición en el referéndum, en lugar de enrocarse en su idea ancestral, plantee un decido avance hacia una estructuración federal  en el Reino Unido de la Gran Bretaña.

Todo lo contrario sucede en España, donde Mariano Rajoy, pese a tener la victoria asegurada, en el llamado proceso catalán, al disfrutar de la ventaja que este se plantea al margen de la constitución, cuestión que le asegura la ilegalidad del camino emprendido por el nacionalismo catalanista y en consecuencia que no pueda plantearse oficialmente el dilema. Pese a que el primer partido de la oposición, acepta la necesidad de modernizar el país, a través de una reforma constitucional en un sentido federal, el se cierra en banda y desde su bunker, donde lleva tres años agazapado, declara el inmovilismo, como sagrada doctrina, que debe permitirle, mantenerse en el poder por los siglos de los siglos.

El y sus correligionarios, emulando al sector más integrista de la iglesia católica, no quieren ver que el mundo ha cambiado radicalmente y que hemos entrado en una nueva era donde la libertad de pensamiento, nos ha conducido a rebuscar en los grandes principios humanistas de la libertad, igualdad y solidaridad, las bases de una nueva concepción de la convivencia humana dentro de los principios de justicia social.

Con todo, la idea federalista, va calando, día a día en los ciudadanos, españoles, que empiezan a comprender la inutilidad de las llamadas patrióticas del nacionalismo, capaces tan solo de conducirnos, tal y como hoy hace cien años, a una confrontación armada capaz de causar 10 millones de muertos durante cuatro años en Europa.

¿Como si no a través del federalismo, con gobiernos a distintos niveles capaces agruparse entre si cediendo soberanía, y pactando de manera clara y transparente cesiones de competencias exclusivas e irreversibles de cada nivel, se puede evitar la confrontación y competencia entre naciones que pugnan por competir entre ellas por situaciones de minio de unas sobre otras?

Dialogo, Negociación y Pacto son las bases de la democracia y también la esencia del federalismo, cuestión que hoy desde el nacionalismo se pretende desvirtuar, situando por encima de ellos el derecho al voto, que no es más que una herramienta de ratificación de la voluntad popular, consecuencia de la finalización del proceso de Diálogo, Negociación y Pacto.

Un ejemplo muy claro de la aseveración que acabo de hacer lo tenemos en el llamado proceso catalán hacia la independencia, donde un ultranacionalista catalán Artur Mas, y un ultra nacionalista español Mariano Rajoy, hace poco más de dos años, cierran en menos de media hora, la reivindicación del primero de una mejora en la financiación catalana, Cuando Mas intenta imponer su versión y Rajoy se limita a negarlo sin proponer alternativa alguna; y a partir de ahí quizás solo se han entrevistado un par de veces, con el mismo posicionamiento de ambos; ¿Se puede decir que hay voluntad de Dialogo Negociación y Pacto? Hoy Artur Mas, quiere presentar ante el mundo, la negativa a permitir el camuflado referéndum de autodeterminación por parte de Rajoy, como un atentado a la democracia, por cuanto el sitúa, el hecho de votar como el único principio democrático a considerar menospreciando los más esenciales: Dialogo, Negociación y Pacto.

De todas formas renace en mi la esperanza, pues como he dicho al principio, veo que en países de los que podríamos llamar recalcitrantes en lo que a nacionalismo se refiere el gusanillo del federalismo empieza hacer mella, por lo que es de esperar que más temprano que tarde, la mayoría que hoy parece convencida por los planteamientos nacionalistas, periféricos o centralistas, empiecen a ver la luz de un futuro de progreso y alejado del enfrentamiento fratricida.

domingo, 7 de septiembre de 2014

DE COMO ARTUR MAS LLEGA AL SUICIDIO


Cuando Artur Mas, toma el timón de CDC y pierde las elecciones, por número de votos, aunque no de escaños,  frente a Pascual Maragall, y ERC opta por apoyar a los socialistas con ICV, para formar el primer gobierno Tripartito, supongo debió ya intuir que no sería tarea fácil conducir la nave convergente hacía la recuperación de posiciones de poder, a fin de seguir manteniendo los suculentos negocios que hoy están saliendo a la luz, y que avergüenzan a los catalanes, hasta hoy confiados en unos dirigentes de derechas que se suponía, muy distintos a la cavernícola derecha española.

Cuando el equipo de Pascual Maragall, decide impulsar la redacción de un nuevo estatuto de autonomía, en el afán de aumentar la capacidad de autogobierno en Catalunya y avanzar hacia una estructura federal en España, superando el engendro este del estado autonómico, Don Artur lo considera una invasión de sus competencias y no duda ni por un momento en destinar todas las energías en boicotear el proyecto, elaborando para ello una estrategia, digna del autor de Maquiavelo; es así, que en primer lugar utiliza su condición de imprescindible en el Parlamento Catalán para aprobar una nueva ley como esta, a fin imponer un redactado, totalmente inasumible por el gobierno que presidia José Luis Rodriguez Zapatero, para a continuación puentear el legitimo gobierno de la Generalitat de Catalunya y negociar directamente con Zapatero, una rebaja substancial de sus propios planteamientos, consiguiendo de esta forma matar dos pájaros de un tiro, de primero desprestigiar el gobierno tripartito de Pascual Maragall al quedar ninguneado, y de segundo excitar los ánimos del nacionalista español por excelencia Partido Popular, que en cuanto se aprueba en las Cortes y el pueblo catalán vota en referéndum su nueva carta magna, presenta un recurso ante el Tribunal Constitucional, un órgano, del que ellos mismos han impedido la estatutaria renovación con el fin de conservar una mayoría de jueces a favor de sus tesis, y recusando a otro (Perez Tremps), para redondear la garantía.

El dictamen del alto tribunal, se alarga en el tiempo para desesperación de Artur Mas, que ve en una nueva convocatoria electoral, frustradas de nuevo sus ansias de poder, cuando el resultado permite la formación de un nuevo gobierno tripartito presidido ahora por José Montilla. Finalmente cuando esta segunda legislatura le falta un año para su fin, el TC emite una sentencia, que si bien no recoge todos los puntos que el PP había recurrido si desvirtúa una buena parte de lo que con el nuevo estatuto, se pretendía conseguir. Artur Más se frota las manos, ya se ve como presidente de la Generalitat, aprovechando la frustración que la sentencia ha causado en una buena parte de los catalanes que atribuyen a la debilidad del gobierno presidido por José Montilla, y su homólogo en el estado de Rodriguez Zapatero para solucionar de manera definitiva el encaje de Cataluña en España.

A parir de aquí toma alas el independentismo; ERC abandona por completo su vertiente social, como se si sacudiera el polvo acumulado en las dos legislaturas precedentes en el gobierno, y abandera el independentismo radical como única alternativa.  Artur Mas excitando los ánimos de la pequeña burguesía catalana herida en su amor propio, desde su puesto de presidente, se ve como triunfador y aunque desde el nacionalismo español puro y duro le lanzan andanadas, como la instrucción judicial del Caso Palau de la Música, que acaba con la sede principal de CDC embargada, el sigue encumbrado y seguro de si mismo, hasta el punto que en 2012, cuando no lleva ni dos años en el gobierno, después de una magna manifestación en las calles de Barcelona el 11 de Setiembre,  que él considera un aval a sus tesis, decide convocar nuevas elecciones acariciando un período de mayoría absoluta, que le permita manejar el futuro a su conveniencia; pero el resultado no sale como esperaba, si no que le significa una semi derrota, pues acaba perdiendo doce diputados en lugar de sumar los necesarios para no depender de nadie.

Aquí acaba la capacidad de Artur Mas de decidir por el mismo. A partir de este momento, la dependencia de ERC en la cuestión nacionalista y del Partido Popular en la económico financiera, le apartan más y más de su electorado natural, la mediana burguesía catalana, que no acaba de comprender en su mayoría, en que le beneficiaría una Cataluña independiente del estado español.

Aunque últimamente parece haberse vuelto ciego y abocado a una carrera hacia lo imposible que solo puede acabar trágicamente para él, y también para todo los catalanes, pues si incumple la ley manteniendo la convocatoria de una consulta expresamente prohibida por el TC, el nacionalismo español puede reaccionar suspendiendo la autonomía catalana, e incluso ordenar su detención y procesamiento. Si por el contrario opta por cumplir la ley y suspender la convocatoria de la consulta, se verá abocado a la dimisión irrevocable y a la convocatoria de nuevas elecciones autonómicas, que CDC perderá estrepitosamente

En consecuencia, prisionero de sus propias acciones, a Artur Mas solo le queda el camino de la autoinmolación y más cuando la confesión del gran gurú convergente ha provocado más desconcierto si cabe en su electorado natural. Solo y abandonado, (incluso Duran i Lleida, anda ya por su cuenta),  a Artur Mas, le rodean unos cuantos impresentables nihilistas, que más parece le estén ayudando a colgar la soga del techo y ponérsela al cuello, mientras el está subido a un tambaleante taburete. Patético, francamente.

No tengo dotes adivinatorias, y por ello no tengo ni idea de cómo puede acabar esto que llaman “procés”  pero me preocupa muy mucho la desesperación del presidente de la Generalitat, pues en otras ocasiones históricas y en circunstancias parecidas, siempre alguien ha lanzado el funesto grito “ A les armes catalans” conduciendo el país al desastre.

lunes, 1 de septiembre de 2014

SE CONFIRMAN LOS PEORES PRONÓSTICOS




Alemania retrocede, 0,2% su PIB, Italia, otro tanto y Francia queda estancada. La solución aplicada por Ángela Merkel, de no potenciar la UE, si no todo lo contrario, de reducirla a un simple mercado común, donde cada cual debe espabilarse como pueda, está resultando uno de los fracasos más grandes que nuca nadie hubiera conseguido imaginar.

 
Cuando al principio de la crisis, desde los expertos ideológicamente situados al lado izquierdo, se predicaba como solución “Mas Europa”, desde la derecha reaccionaria, se apostó por todo lo contrario, permitiendo así que los ataques de especuladores sin escrúpulos, se cebaran en las economías más débiles de la UE; provocando, como siempre sucede en estos casos, desigualdad a mansalva.

 
Por otro lado el gobierno Rajoy en España, celebra día tras día, un falso decrecimiento del paro, en base a unos contratos laborales de una semana de duración y un régimen salarial que raya la miseria; por cuanto ha sido incapaz , en los casi tres años que lleva gobernando de promover un nuevo modelo económico que base el crecimiento fuera de la especulación desmedida que de años, se ha practicado en este nuestro país. Hablan que las exportaciones de productos fabricados en España, han crecido en el primer trimestre de este año, y nos esconden que en el segundo, han bajado y en el tercero llevan el mismo signo. Por lo que y según todos los expertos, excepto los neoliberales adictos al régimen, admiten, que la debilidad económica española, la hace totalmente insuficiente para crear empleo de forma estable, de no cambiar radicalmente las políticas que hasta hoy se vienen aplicando.

 
En destacados países de la Zona Euro, como Francia, Italia, Holanda, Polonia, etc. empiezan a sonar voces críticas hacia la imposición del llamado austericidio por parte de Alemania, después que los datos, en comparación a los EEUU, están dando un resultado totalmente negativo; sin embargo Ángela Merkel, sigue en sus trece, como si de una nueva Tatcher se tratara, a pesar de de todo.

 
En otro orden de cosas, la UE “alemanizada” que estamos viviendo con un seguidismo casi podríamos decir devocional de los EEUU, en lo que a política exterior se refiere, está promocionando un enfrentamiento, con la Federación Rusa en el territorio Ucraniano, de imprevisibles consecuencias, pero con toda probabilidad funestas para los europeos. De forma que los poderes fácticos planetarios, consiguen casi matar dos pájaros de un tiro; consiguiendo por un lado frenar casi en seco, el avance de la UE, hacia una federalización y deviniendo un gran potencia económica en competencia con los llamados mercados, y nos enfrentan con Rusia, otra potencia que podría resultar competidora, y mucho más de llegar a acuerdos con la UE.

 
Si a todo este mejunje, le añadimos el conflicto de israelíes y palestino además del conflicto de los yihadistas, donde los jóvenes, frutos de unas injustas políticas multiculturales practicadas en buena parte del viejo continente, sobre todo en El Reino Unido, Francia y Países Bajos, han encontrado la forma de salir de las “Banlieu”, reivindicando su derecho a la existencia, recuperando el orgullo y vengándose del desprecio que tuvieron que soportar, no solo ellos, si no las generaciones de sus antecesores, por parte de unos europeos que no han sabido dejar de lado sus tics de la época colonial.

 
En resumen, no salimos de la crisis económica, y todo parece confabularse para conducirnos de nuevo a una gran confrontación de tipo mundial, donde se arrase otra vez una parte del mundo, para poder recomponerla de nuevo, con previsibles grandes beneficios, para unas determinadas élites.

 
¿Permitiremos que los cuatro jinetes del apocalipsis cabalguen de nuevo? La derecha mundial ya se apresta a abrir los sellos que permitan la aparición del Hambre, la Peste, la Guerra y la Muerte. ¿Seremos capaces la mayoría social de evitarlo?, algo que no supieron hacer nuestros antepasados en 1914, cuando se dejaron tentar por el patrioterismo nacionalista.

 

jueves, 14 de agosto de 2014

LUCHANDO POR LA DEMOCRÁCIA EN UNA ECONOMÍA GLOBAL




La izquierda utópica en España, representada por Podemos, y la Izquierda posibilista,  denominada genéricamente  socialdemocracia, en España PSOE, superados ya los viejos esquemas, luchan los dos por la democracia representativa en general, a la que se incorporan unas mayores dosis de participación por cuanto las nuevas tecnologías de la información así lo permiten.

Si bien en la defensa del concepto Democracia, ambas están de acuerdo, difieren en el segundo gran concepto a defender en la sociedad actual, pues si bien los utópicos consideran defender el Estado Nación a capa y espada, Los posibilistas, andan convencidos, que la Globalización económica, es consecuencia directa de la Revolución Digital en la que está inmerso el planeta entero.

Les remito al artículo de este mismo blog, del pasado 15 de julio de 2014 http://cosmem.blogspot.com.es/2014/07/un-trilema-resolver-y-muy-pronto.html en donde explicamos como Rodrick establecía la imposibilidad de convivencia de los tres conceptos.

Izquierda Unida, primero y Podemos después, proponen en sus programas, echar el freno a la globalización, con el fin de potenciar la democracia y los estados nación, tal y como se ha venido haciendo en el mundo civilizado, desde el final de la II Guerra Mundial, hasta que Ronald Reegan y Margaret Tatcher, con su llamada revolución neocon, se cargaron los acuerdos Bretton Woods, que hasta entonces lo habían permitido. Por el contrario el PSOE y su aliado el PSC, creen que ha llegado el momento de superar el concepto de Estado Nación, para seguir potenciando la democracia, en un nueva realidad como es la globalización económica; cuestión que ha conducido a estas formaciones, a apostar por el federalismo como fórmula de organización territorial, no solo en España, si no en Europa y  el Mundo. En otro apartado, la derecha, siguiendo las políticas implantadas por Ronald Reegan y Margaret Tatcher, apuesta por la globalización económica, manteniendo la fragmentación política, con los estados nación, cuestión que indefectiblemente nos conduce a la dictadura de los llamados mercados, al no haber ente político y democrático, que consiga igualar su poder, por la pequeñez de los mismos.

Si partimos de la base, que la globalización económica, es consecuencia directa, del  progreso que la Revolución Digital comporta, debemos decir clara y llanamente que ha venido para quedarse y si es así, debemos buscar las fórmulas que nos permitan democratizarla, o sea quitando el control de la misma, de las manos de los grandes poderes fácticos planetarios, para que sea administrada por los representantes de los ciudadanos, democráticamente elegidos, ¿No les parece?

Pero, ¿Cómo hacerlo? Lo que sí es seguro, es que no vamos a conseguirlo en base a una sociedad políticamente fragmentada, en Estados Nación, cuyas economías en el mejor de los casos no llegan ni a una ínfima parte de los capitales que las grandes corporaciones manejan y no solo esto, sino que además deben recurrir a ellos, en busca de créditos para financiarse,  otorgándoles de esta forma el poder para disponer de vidas y haciendas de casi todos los países del planeta.

Imaginen Vds. por un momento, que la UE, hubiera actuado en esta crisis como un auténtico estado federal, en el que la macroeconomía, la política exterior, y la defensa fueran, competencias exclusivas del gobierno federal, dejando todo lo demás, para los gobiernos de las distintas federaciones. Las intervenciones en Grecia, Portugal, Irlanda y España no hubieran tenido lugar, porque la deuda de estos países estaría mancomunada y quien negociaría, con los llamados mercados, no sería cada ministrillo de economía, si no la UE en su conjunto, con un potencial de recursos no solo en disposición de competir, con ellos, si no de marcar las condiciones de la relación.

La propia crisis bancaria española, no hubiera tenido lugar, o al menos en una dimensión mucho menor de la que tuvo, porqué un Banco Central Europeo en condiciones, hubiera detectado el problema mucho antes y la llamada burbuja inmobiliaria, con toda seguridad hubiera sido pinchada mucho antes, cuando aún no hubiera alcanzado el catastrófico tamaño que llegó a alcanzar.

Hoy mismo, viendo los datos de una economía estancada en Francia, recesiva en Alemania e Italia, y del todo insegura en España, aunque Mariano Rajoy diga lo contrario, uno piensa que nos aprovecharía más a todos un esfuerzo común, que nos permitiera dominar una buena parte de los mercados mundiales, en competencia directa con las demás potencias, USA, Rusia y China y con toda seguridad desde una posición preponderante y no como ahora, de debilidad manifiesta por la fragmentación.

Si por lo demás y como deseo fervientemente, el federalismo en Europa, viene acompañado, por unos liderazgos de clara ideología socialdemócrata, miel sobre hojuelas, pues de una vez por todas, vamos a iniciar la imprescindible transformación social, desde la base de la justicia social..

miércoles, 6 de agosto de 2014

CANTOS DE SIRENA DE LA IZQUIERDA UTÓPICA


Acabo de oír que en la última encuesta del CIS, a la nueva fuerza de la izquierda utópica española, Podemos, se le atribuye una intención de voto cercana al 15% lo que la situaría, en el caso de celebrarse hoy las elecciones, como tercera fuerza en el parlamento de la Carrera de San Jerónimo.

Si bien el trabajo de campo de los encuestadores, se realizó en los días en que Pedro Sanchez era elegido secretario general del PSOE, y en consecuencia, no se había producido aún el cambio en el partido de la izquierda posibilista que el PSOE representa, si debo decir que este hecho marca tendencia y que en cierta manera, la gran dosis de populismo que el discurso de Podemos conlleva, está calando entre los desesperados de la sociedad española que a pesar del discurso triunfalista del Partido Popular, día a día aumentan en nuestro país de forma alarmante.

Como los que siguen habitualmente mis escritos en este blog saben, yo soy de los convencidos que la humanidad entera se encuentra inmersa en un período revolucionario, que algunos han convenido en denominar Digital y donde se va a experimentar un cambio radical de las formas de vida, trabajo y convivencia humana, equiparable al que tuvo lugar en el siglo XIX, con la revolución industrial.

Cambios, que afectaran, las familias tal y como las conocemos, cambios que ya empiezan a notarse, habiendo de aceptar incluso por parte de las instituciones más reticentes, unos nuevos modelos de familia, que tan solo hace 50 años, ni intuíamos, que pudieran existir de forma institucionalizada, como las parejas del mismo sexo, o las mono parentales. Tampoco la manera de relacionarnos como grupo, cuando disponemos de una herramienta en el bolsillo que nos permite en cada instante, estar conectados con el resto del mundo, no solo en formato audio si no de imagen, va a ser igual en un futuro por cuanto  no van a ser necesarias tantas reuniones presenciales, para tomar acuerdos, para dirigir proyectos que persiguen un determinado fin.

Las empresas tampoco van a ser iguales, ya hoy es factible en muchos empleos, trabajar desde casa, haciendo innecesario el desplazamiento a un centro de trabajo. Dentro de pocos años, la gran mayoría de trabajos en las fabricas, serán realizados por robots.

Una ojeada en las horas punta en los transportes públicos, nos muestra el gran cambio que se ha producido en las relaciones sociales, cuando ves casi a todo el mundo, móvil en ristre, mensajeando con amigos, familiares y conocidos.

De todo ello, debemos admitir, que el análisis de la realidad social que se hizo al principio de la democracia del que se van a cumplir tan solo 36 años, hoy resulta del todo obsoleto, y que las soluciones que en aquellos tiempos se adoptaron hoy de poco nos van a servir. Si esto es así, mucho más caducada es la realidad más pretérita, cuando en las fábricas trabajaban niños de 12 años, los obreros estaban desposeídos de todo y sin derechos ninguno e incluso calzaban alpargatas. Hoy debemos admitir que la clase obrera ha cambiado, quien más quien menos tiene su coche, y muchos su segunda vivienda, o se permite el lujo de viajar en vacaciones, no en vano el poder adquisitivo medio en España, se ha multiplicado por seis en los años de democracia.

¿Cómo ha reaccionado la socialdemocracia  europea, ante esta evolución?   A mi entender a partir del final de la segunda guerra mundial, en cuanto  consiguió consolidar el llamado estado del bienestar, se tumbó a dormir una larga siesta, mientras el capitalismo salvaje y depredador, si aprovechaba el tiempo analizando la nueva realidad y buscando las estrategias para sacar el mejor partido para sus intereses; tanto es así que cuando la izquierda ha querido despertar, ya le habían sobrepasado los acontecimientos por encima de sus cabezas.

Hoy en España, y en muchos países de la UE, vemos reaparecer, el discurso izquierdista decimonónico, por parte de la denominada izquierda radical, que intenta pescar votos en las revueltas aguas de los desesperados y desahuciados por la salvaje crisis económica que padecemos, mientras que la socialdemocracia, a la que también llamamos izquierda posibilista, sigue bostezando al despertar de su larga siesta, intentando a la desesperada, buscar nuevos liderazgos que le conduzcan a una nueva estrategia victoriosa, partiendo de un correcto análisis de la nueva realidad.

¿Cómo va a evolucionar la revolución digital? Y ¿cuál será el nuevo modelo social, al final del camino? La acertada respuesta a estos dos preguntas, es la que va a determinar el nuevo contrato social que la izquierda debe promover a partir de ya y dejarse de historias antiguas como la izquierda radical con Podemos al frente intenta imponer, cuando nos dice que hay que frenar la globalización. No se puede detener el progreso y la globalización económica forma parte de él. El verdadero discurso de la izquierda del futuro, debe ser el de evolucionar, hacía, la globalización política y democrática, de manera que nos permita dominar y someter a la economía y no como ahora sucede que es la economía quien nos domina, a toda la sociedad.

Los cantos de las sirenas, según nos cuenta la Odisea de Homero, resultaban la perdición de los marineros, que acababan perdiendo de vista el verdadero objetivo y se lanzaban al agua, en busca de un falso paraíso y perdiendo la vida.  Hace ahora 100 años, los proletarios europeos, perdieron de vista su objetivo principal internacionalista,  prestaron oídos a los cantos de sirena del nacionalismo, vistieron el uniforme militar de cada país y se metieron de lleno en una guerra salvaje, que les retardó su progreso por más de 50 años.

Hoy los cantos de sirena, vienen también de una izquierda que nos promete lo imposible, en base a soluciones del pasado que no pueden ser nunca efectivas y que como antaño, pretende convencernos de echar freno al progreso, persistiendo la idea de los estados nación, cuestión que sin duda ninguna nos debe conducir indefectiblemente a un nuevo enfrentamiento de dimensiones impredecibles.

jueves, 31 de julio de 2014

EL CONSERVADURISMO PUEDE MATAR A LA IZQUIERDA



 
Aunque para mí y muchos otros, al menos eso creo, resulte evidente que la humanidad se halla inmersa en una auténtica revolución de ámbito planetario, cuyo  referente más inmediato deberíamos buscarlo en la revolución industrial, de finales del XVIII, y todo el XIX, y que ahora al igual que entonces, nada va a ser lo mismo, incuso las formas de vivir y sobre todo las formas de relacionarnos entre nosotros.

Cuando James Watt, perfecciona la máquina de vapor construida por Newcomen en 1765, añadiéndole un condensador separado, junto con otros detalles, que dio a este ingenió la capacidad de mover otras maquinas, desencadenó la llamada Revolución industrial, que terminó con el trabajo manual en las casas, procurando la creación de fábricas y con ello un cambio radical en la vida de las personas que pasaron de vivir en el seno de una especie de amplia familia, donde patronos y obreros convivían bajo el mismo techo, a tener que desplazarse hasta unas fábricas, y cobrar un salario, no en especies como antes si no en dinero; naciendo así una nueva clase social que hasta entonces no había existido, el Proletariado.

A base de extraordinarios sacrificios, y luchas interminables, el proletariado consiguió, una especie de contrato social, que permitió la convivencia entre clases, a partir de dos conceptos fundamentales, la contribución al bien común en base a unos impuestos progresivos, de quien más gana más paga, y un estado cuya misión principal, era el reparto equitativo de la riqueza generada, en fin esto que en España, tan solo tuvimos ocasión de catar un poco, por haber llegado tarde a la democracia, y cuando algunos han decidido que hay que acabar con ello, lo que llamamos Estado del Bienestar.

Hoy el avance tecnológico y de conocimiento de la humanidad,  en particular en los sistemas de comunicación, está provocando el nacimiento de una nueva gran revolución, que algunos vienen en llamar “digital” y cuya primera gran consecuencia ha sido la globalización de la economía en todo el orbe planetario. Un fenómeno, que va a influir decisivamente, en las vidas de los humanos, que van a cambiar radicalmente, por cuanto va a dejar de ser necesario, que los obreros acudan a las fábricas, pues muchas de las actividades que hoy realizan la van a realizar maquinas robotizadas y comandadas si es necesario des del propio domicilio, haciendo imprescindible un reciclaje de los ciudadanos para adaptarse a la nueva realidad laboral.

Si pensamos un poco, veremos que las posibilidades de progreso social que se abren a nuestros ojos con esta nueva revolución son infinitas y bien administradas, nos pueden acercar mucho más a los grandes valores humanistas, de la Libertad, la Igualdad y la Solidaridad, que los grandes movimientos sociales en el siglo XX hicieron.

Sin embargo, de entrada un gran peligro nos acecha, pues el capitalismo depredador que se creó, con la revolución industrial, siempre atento, está buscando y de momento parece que consiguiendo, llevar el agua a su molino, por cuanto aprovecha la crisis económica, para imponer sus tesis, de concentración del beneficio en unas pocas manos, y dejando las migajas para la mayoría de población a la que se intenta someter, en base al miedo o la falta de seguridad.

Observen Vds. como en España por ejemplo, los salarios han caído estrepitosamente, como hoy muchas personas que se encuentran en situación de trabajar, no llegan a final de mes, mientras que unos pocos privilegiados, han visto aumentar exponencialmente el saldo de sus cuentas corrientes. Esto por no hablar de una tasa de paro cercana al 26% y que parece acabará siendo considerada normal. Todo ello además, ha sido fruto de unas medidas tomadas, (Reforma laboral, congelación de salarios, eliminación de convenios, recortes en sanidad, educación, despido de funcionarios públicos, etc), no para solucionar la crisis en sí, si no por una cuestión ideológica de implantar un nuevo sistema donde unos entes no democráticos como son los llamados mercados, ostenten el verdadero poder por encima de la políticos democráticamente elegidos.

Es verdad que a la izquierda europea, la cuestión la ha pillado a contrapié y que en lugar de proceder a un correcto análisis de la situación real y adoptar así las medidas pertinentes de acuerdo con sus principios ideológicos, por una parte se han puesto a practicar políticas de derechas los que detentaban el poder, o elucubrar sobre antiguas premisas como si el mundo no hubiera cambiado los últimos 50 años, los que son carne de oposición. ¿Cómo se puede plantear, como hace IU o Podemos, echar el freno a la globalización? ¿No se dan cuenta que ella forma parte del progreso? De hecho cuando oí por primera vez esta propuesta, por boca de un destacado dirigente de ICVEUiA, me vino a la cabeza aquellos obreros que a primeros del XIX, rompían y saboteaban las maquinas de Vapor de las fábricas pensando, que así conseguirían parar el progreso.

Lo que la izquierda debe plantear en estos momentos, es la democratización de la globalización y no su freno o destrucción y para ello debe aprestarse a luchar con ahínco, planteando un nuevo contrato social, donde la remuneración salarial, la Seguridad Social, y todos los complementos, dejen de ser considerados como un coste directo de la fabricación de un producto y pase a formar parte de la estructura de la empresa, equiparándolos con la retribución del capital. Un nuevo contrato social donde el poder real, deje de estar en las grandes corporaciones y pase a control de la política democrática, donde lo que se recorte sea la desigualdad y no los servicios sociales. Plantear un nuevo sistema económico, del que se destierre la especulación y los beneficios exagerados del sector financiero.

Ahora bien si la izquierda posibilista, en España representada por el PSOE, se abandona en manos de las ideas conservadoras que le retrotraen a situaciones decimonónicas, estamos totalmente perdidos, pues según parece la izquierda utópica ya lleva tiempo instalada allí, negándose a analizar una realidad actual que es muy distinta a la de entonces.

No crean amigos que me he vuelto loco, o que me ha dado un ataque de demagogia, todo lo que les digo en el párrafo anterior es perfectamente posible y estoy seguro que tarde o temprano se acabará imponiendo en el siglo XXI, al igual que el estado del bienestar se impuso en el siglo XX, lo único que desearía sin embargo, es que las clases populares, no tuvieran que luchar, en guerras y conflictos, arriesgando la propia vida,  igual que debieron hacerlo nuestros bisabuelos, abuelos, padres, y nosotros mismos para conseguirlo, en tiempos de la Revolución Industrial.

miércoles, 23 de julio de 2014

LA EUROPA QUE SE MIRA EL OMBLIGO





Al final quizá si deberemos admitir que la UE, ha iniciado un período de autodestrucción, por cuanto sus ciudadanos de pleno derecho, y dentro de los cánones de la democracia representativa, no aciertan a encontrar los liderazgos necesarios, ni personales ni colectivos, que les permitan enderezar de nuevo el rumbo hacia posiciones de progreso y prosperidad.

La victoria del Partido Popular Europeo, en las últimas elecciones, junto al notable aumento del voto a los partidos populistas y antieuropeos, nos da a entender que la senda hacía una nueva concepción de la organización social, superando el concepto de estado nación, manteniendo la base democrática, que guió a los padres de la UE, es abandonada por los ciudadanos, para regresar a las viejas fórmulas, sin querer ver que el mundo ha cambiado desde 1990, y que va a ser imposible el progreso, y la justicia social en un mundo globalizado económicamente pero políticamente fragmentado, bajo los principios de estúpidos nacionalismos.

No dudo que en la posición adoptada por los europeos de hoy, influya muy mucho la crisis económica que nos aplasta a todos, pues es bien sabido, que en situaciones de pánico, los individuos, tienden a buscar la protección de la tribu, del clan, etc. aunque ello signifique cerrar las puertas a la innovación y a buscar las armas con que competir con quien intenta someternos, en el viejo polvorín de nuestros abuelos. Con esto nos encontramos, los ciudadanos que no tenemos casi posibilidades frente a un adversario, dotado de misiles inteligentes y de largo alcance, frente a trabucos y mosquetones, que es lo único que hemos logrado conseguir bajo el jergón del abuelo.

Ronald Reegan y Margaret Tatcher, a finales de los 80 y principios de los 90 del siglo pasado, perfectamente asesorados por los miembros de la escuela económica de Chicago, optaron por impulsar la integración económica mundial, lo que conocemos como globalización, conservando el concepto de Estado Nación, por lo que según el trilema de Rodrik que les expliqué en el anterior articulo en este mismo blog, se perjudicaba la democracia.  No quiero decir con esto que la globalización fuera un invento de los Chicago boys o de los mandatarios antes citados; si no que seguramente, el avance tecnológico, sobre todo en la comunicación, ha sido el factor determinante que haya permitido, a los inversores actuar en todo el orbe planetario, en lugar del pequeño espacio de los estados nación, De lo que si son responsables los impulsores de la revolución neocon, es escoger esta opción del trilema, en lugar de apostar por la globalización y la democracia aunque fuera en detrimento de los estados nación.

El avance y consolidación de una firme voluntad de consolidación de la UE, como fue la puesta en marcha del Euro como moneda, fuerte y potente, fue vista desde quién se creía única potencia económica y centro del gran imperio capitalista que la globalización procuraba como un serio competidor, además de una China, que empezaba a despertar de un larguísimo letargo de atraso ancestral. Observen Vds. como desde un inicio el euro recibe continuos ataques por parte de la órbita del dólar, dispuestos a defender con uñas y dientes su exclusividad como moneda para las transacciones petrolíferas y la de las reservas de divisas en los países del orbe. Cuando China, decide repartir sus reservas entre dólares y euros, los ataques se multiplican hasta el punto de conseguir, trasladar una crisis inmobiliaria y financiera que se había generado en USA, a buena parte de los países de la zona euro, La cuestión fue relativamente sencilla de realizar, cuando algunos países del sur europeo, se pusieron en manos de asesores norteamericanos, como en Grecia, a quien maquillaron sus cuentas, para que pudiera acceder al euro sin problemas, engañando al BCE, o en España durante el Aznarato, en los que se montó una burbuja inmobiliaria, peor de la que ellos tenían en su país, también en Italia, con un político como Berlusconi, en Portugal con la derecha en el poder y en Irlanda idem de idem.

El estallido de la serie de burbujas, es la gran advertencia a los países claves en la dirección de la UE, cuyos ciudadanos además han optado por gobiernos de derechas, que cortan de raíz cualquier avance en la integración europea, e imponen la austeridad como único medio para contener el ataque que amenaza con la destrucción no solo de lo conseguido hasta el momento si no que puede ir mucho más allá. Se abandona, al menos de momento, la opción de una UE de corte federal y nos ponemos a mirarnos el ombligo esperando que el tiempo amaine a ver si conseguimos salvar los muebles.

Nada les importa a la derecha alemana, sueca, danesa, etc, lo que les suceda a los países del sur, con tal que ellos puedan amortizar los capitales invertidos en ellos, están convencidos que podrán seguir como comensales del César norteamericano que seguirá al frente, Aunque eso sí, se plantean tener cerca de casa una mano de obra barata, muy barata, sin derechos sociales, con el fin de repartirse el mercado mundial entre tres. USA, China, y ellos. ¿Va a seguir el Euro como moneda de referencia en un futuro, en igualdad de condiciones del dólar? Seguramente no, porqué mientras Europa sigue mirándose el ombligo, los demás USA y China, swe están quedando con la parte más importante del pastel.

La socialdemocracia europea, sigue aletargada, en Francia por ejemplo, Hollande que en su campaña electoral se envolvió con la bandera francesa haciendo gala de un nacionalismo exacerbado e impropio de alguien que se denomina socialista está fracasando rotundamente por cuando esta posición le ha lanzado a los brazo de Angela Merkel y su paro al proceso de construcción der la UE. En Alemania, tampoco aprenden la lección que le supuso al SPD una bajada electoral de campeonato, tras coaligarse con Merkel una nacionalista de campeonato, en la primera legislatura, que repiten en esta tercera la misma experiencia. Y no solo esto, si no que en los órganos rectores de la UE, repiten en cierta forma esta misma historia, tan solo contestada por el socialismo español, votando en contra de la elección de Junker, como presidente de la comisión.

Solo la opción federal, es la que puede garantizar  la democratización del proceso de globalización tal y como planteó muy bien Dani Rodrik en su famoso trilema. Solo cuando Europa deje de mirarse el ombligo emprenderemos de nuevo la senda del progreso, pues  es solamente desde la unión de esfuerzos que conseguiremos que la política recupere de nuevo el poder real, hoy en manos de unos imperialistas dictadores, que nadie elige, y que llamamos mercados.