martes, 29 de diciembre de 2015

TIEMPOS DE DIALOGO NEGOCIACIÓN Y PACTO




Parece que los españoles llevamos un rey en el corazón y a todos se nos antoja, que somos únicos y lo que pensamos o  decimos va a misa, y que todos los demás están equivocados; y si dado el caso, coincidimos con el pensamiento de otro, acabamos por buscar el más pequeño matiz para que sigan considerándonos únicos e irrepetibles.

 
Cuando esta característica la trasladamos a la ideología política, la cuestión acaba degenerando en un cainismo brutal que persigue la eliminación del que tenemos al lado y con el que coincidimos mas que divergimos, apoyándonos incluso si hace falta, en el rival más acérrimo.

 
Buena prueba de ello la vivimos en estos últimos tiempos, cuando unas formaciones denominadas emergentes a derecha e izquierda del panorama político, se han pasado una campaña electoral, lanzando dardos a sus homólogos ideológicos, mas que a sus contrarios. Así todos hemos visto como PP i Ciudadanos se han sacado los ojos, mientras que Podemos después de destrozar Izquierda Unida, se ha dedicado a cargar contra el PSOE, no dudando siquiera en utilizar la misma táctica que su rival ideológico C’s de emular PSOE y PP.

 
Después que los españoles hayamos hablado mediante las urnas, y el resultado  haya sido un fiel reflejo del confusionismo reinante en las élites de la clase política, creo llegada la hora que nos dejemos de estúpidos egoísmos, y volvamos a la realidad pura y dura, donde la izquierda deje de agredirse para dedicar la totalidad de sus esfuerzos en la defensa de los derechos de la clases media y trabajadora, que últimamente han sido vulnerados y pisoteados tremendamente por las élites de los poderosos del planeta.

 
Es hora que la izquierda dialogue, negocie y pacte; no es hora de imponer condiciones, fuera de los estrictos intereses de clase; es hora de dejar de lado reaccionarias cuestiones identitarias y concentrar los esfuerzos, en u nuevo modelo económico capaz de proporcionar trabajo y creación de riqueza suficiente para atender las necesidades y derechos de nuestra sociedad.

 
Doce millones y pico de españoles han votado a formaciones de izquierda, contra once millones y pico que han optado por la derecha, cuestión que señala inequívocamente no solo la profunda división de la sociedad española si no la confusión en las llamadas clases populares, media y baja, donde algunos han llegado a creer que dejando el poder real en manos de las élites estas les van a solucionar sus problemas.

 
¿No creen Vds. que Podemos y PSOE, podrían ponerse perfectamente de acuerdo con la cuestión del separatismo en Cataluña en base a una España Federal? ¿A que viene ahora, por parte de Podemos, plantear la exigencia de un Referéndum secesionista en Cataluña, como condición sine qua non para cualquier negociación? ¿No les parece a Vds. que es favorecer el nacionalismo derechista de Artur Mas este planteamiento? ¿No están dando con ello la imagen, que les importa más romper cualquier posibilidad de pacto con el PSOE, aunque con ello renuncien al principio de internacionalidad de la clase obrera?

 
Francamente pienso que le están haciendo un flaco favor a la sociedad española con esta actitud, cuestión además, que le salió rana al Partido de los Socialistas de Cataluña, cuando en aras de retener y evitar una escisión del llamado sector catalanista, proclamaba también su convicción respecto al llamado “derecho a decidir”, por cuanto nadie entendió que se abandonara la conciencia de clase por una cuestión identitaria propia totalmente de la derecha más reaccionaria, como la que representa Artur Mas.

 
Para terminar, solo decir que espero y deseo por el bien del país y cuando digo país me refiero al conjunto de la sociedad española, que Pablo Iglesias y los suyos, demuestren la cordura suficiente de saber, el sitio que les ha otorgado la sociedad con sus votos, tercera fuerza política por detrás del PSOE; que el PSOE, no es su rival político si no una fuerza que ya demostró en su momento su capacidad de transformar la realidad en beneficio de la mayoría social,  estableciendo el estado del bienestar en nuestro país, este que hoy el nacionalismo español, y catalán se han dedicado a desmontar estos cuatro últimos años. Son tiempos de dialogo, negociación y pacto, entre los que tenemos conciencia de clase, y estamos dispuestos al sacrificio para defenderlos, son tiempos de olvidar los intereses particulares en beneficio de los de todos. Solo así Sr. Pablo iglesias, va a ser posible encarrilar de nuevo al país en la senda del progreso; además así lo ha dispuesto el pueblo español, con sus votos, el pasado día 20.

domingo, 13 de diciembre de 2015

RAJOY Y EL CAMBIO CLIMÁTICO


Aunque ya debería estar acostumbrado después de 4 años de gobierno de un impresentable como Mariano Rajoy, no puedo evitar sorprenderme, cada vez que el ínclito presidente de España suelta una parrafada en algún que otro fórum internacional, donde le permiten abrir la boca.

De todos es sabido, como desde su gobierno y en concreto desde su ministerio de industria, bajo la batuta del inefable ministro Soria, llevan cuatro años, favoreciendo hasta lo indecible a las grandes corporaciones energéticas, en detrimento de las llamadas nuevas tecnologías, suprimiendo todas aquellas medidas impulsadas por el anterior gobierno socialista, que pretendían promover la utilización del transporte público, en detrimento del uso del coche privado en las grandes urbes, como era la limitación de velocidad, a 80 km/h en los accesos a las mismas, cuestión que por otra lado ahorraba un montón de muertos por accidentes; o la que resultó más grave de todas, como es terminar de un plumazo, con todo tipo de ayudas a las renovables, incluso penalizando el auto-consumo, con el fin de favorecer la rentabilidad de las grandes corporaciones eléctricas.

No solo esto, sino que además se han invertido enormes cantidades en rastrear fondos marinos de zonas especialmente sensibles, a otro tipo de industria como el turismo en las islas Canarias, en busca del preciado oro negro, uno de los contaminantes más agresivos, como se ha reconocido internacionalmente, en lo que al cambio climático se refiere.  

Claro que teniendo en cuenta que su ilustre primo, el catedrático, cuando opina que esto del cambio climático es una solemne burrada, no deberíamos negar la coherencia de la que hace gala nuestro ilustre y nunca bastante ponderado presidente.

Decía al principio que este tipo me sorprende, a raíz de sus declaraciones en la cumbre que estos días se ha celebrado en París, y en donde el sujeto, se lanzó a un discurso en el que bien poco dijo, por no decir nada, además en una forma y lenguaje, del que estoy seguro ni el mismo entendía lo que de su boca salía. No olvidó, sin embargo, condicionarlo todo a su victoria electoral, como si él hubiera sido en estos cuatro años de gobierno, un adalid en la lucha contra el cambio climático en nuestro país, cuando la realidad demuestra que sus políticas han ido en sentido contrario. ¿Cómo puede pretender le creamos, cuando se ha vuelto atrás en la apuesta que este país hizo en tiempos del socialista Zapatero por las energías renovables, eólica y solar, penalizando fiscalmente a los que apostaron por este tipo de inversiones?

Estos días además, podemos ver como una gran empresa que apostó por las energías renovables, como la andaluza Abengoa, se tambalea por cuestiones financieras y porqué los bancos españoles, estos que fueron rescatados con dinero público, hoy le niegan el pan y la sal y el gobierno de Mariano intenta mantenerse al margen, aunque con ello peligren unos 7.000 puestos de trabajo en nuestro país y casi unos 20.000 en el resto del mundo. Tanto Mariano como De Guindos, siguen diciendo que la única solución de Abengoa, pasa por la entrada de un nuevo socio industrial que se haga cargo de la enorme deuda que arrastra; sin plantearse en ningún momento la posibilidad, de una intervención del sector público, apoyando una nueva gestión en la que los trabajadores tuvieran un papel predominante, manteniendo esta empresa como multinacional española y sin posibilidad de deslocalización.

Si este gobierno, fue capaz de poner sobre la mesa más de 40.000 millones de euros para rescatar Bankia de la nefasta gestión de Don Rodrigo Rato, que por cierto sigue campando a sus anchas sin responder de ello, bien podría hoy poner sobre la mesa la parte necesaria para mantener a flote una empresa líder mundial en un sector de futuro, ¿no les parece?.

Pero no creo que Mariano esté por labor, preocupado en estos momentos por esconderse en los debates públicos para no tener que responder de los últimos cuatro años de gestión gubernamental que no se puede calificar precisamente de brillante por ningún lado que se quiera mirar. Ya hace tiempo que vengo intuyendo la imposibilidad que Rajoy y el partido Popular vengan a liderar el cambio en el modelo económico que España necesita, un cambio que en un futuro cercano debe pasar sin lugar a dudas, por suprimir todas las bases del actual capitalismo, como la especulación, el descontrol del sector financiero y el mantenimiento de la desigualdad social, como arma de sometimiento de las mayorías a una élites de privilegiados, (justo las mimas bases que defiende el programa económico neoliberal de Ciudadanos). Resulta pues más que importante que el próximo 20 de Diciembre, los españoles no nos dejemos deslumbrar por promesas de bajadas de impuestos, que luego van a resultar incumplidas, o por signos de recuperación económica que solo lo son en apariencia y que nos conducen a perpetuar la desigualdad social, en lugar de buscar la salida en un nuevo modelo basado en la justicia social y en conservar nuestro planeta, para garantizar la propia supervivencia de la especie humana.

domingo, 22 de noviembre de 2015

¿TIENE FUTURO LA UE?


 
Cuando estos días, por el tema de los refugiados, vemos levantarse de nuevo fronteras con alambres concertinas, entre los países miembros del este de Europa, cuando desde el reino Unido se aboga por o bien por salirse directamente desde la ultraderecha UKIP, o establecer nuevas condiciones, que obliguen a este país a avanzar hacia la unión política, por parte de quien preside el gobierno el Partido Conservador que lidera James Cameron. Cuando la propia Comisión Europea, ha sido incapaz de promover un verdadero acuerdo entre todos los estados miembros, para acoger a los refugiados, aceptando algunos de ellos, como es el caso de España, cuotas tan mínimas, que no van a solucionar el problema de ninguna de las maneras. Cuando después de sufrir un terrible ataque en Paris, por parte del terrorismo internacional, todos admitimos el derecho de un solo país, como Francia, a la venganza indiscriminada, bombardeando una región de Siria, donde con toda seguridad por cada islamista radical que matan, decenas o cientos de mujeres y niños inocentes son sacrificados bajo los escombros de la ciudad de Raqqa; y además aún proclamándonos defensores de la libertad, restringimos la información para que no se hable de estos “daños colaterales”, cuando hace tan solo unos pocos meses, las víctimas de los bombardeos de Bashar al Assad, eran contadas con precisión milimétrica.

Si a esto le sumamos el impulso que entre unos y otros estamos dando a los valores nacionalistas, denostando además la energía que nos daría actuar como una verdadera colectividad; la contemplación impasible del auge de los partidos ultranacionalistas de la extrema derecha, en Francia con el FN de marine Lepen, en el Reino Unido con  el UKIP, de Nigel Farage, PEGIDA, en Alemania, el Jobbik actualmente en el gobierno de Hungría, y así hasta un largo etc. del que no deberíamos excluir tampoco el ultranacionalismo españolista del Partido Popular; nos lleva a plantearnos si de verdad el sueño de los fundadores de la Comunidad Económica del Carbón y el Acero, el antecedente de la actual UE, de que se llegara a convertir en los Estados Unidos de Europa, va a ser nunca realidad, o regresaremos a la tradición de los enfrentamientos entre países que han jalonado la historia Europea desde la  Edad Media, hasta el pasado siglo XX.

¿No les parece a Vds. que unos servicios secretos europeos, serian mucho más efectivos en la lucha contra un terrorismo que se ha demostrado con capacidad de actuación global, que no la disgregación y falta de coordinación actual entre 28 agencias distintas? ¿No les parece a Vds. que quedaría mucho más claro el papel de primera potencia económica del mundo, como las cifras demuestran que en realidad es la UE, si actuara bajo una sola política y no 28 distintas, como ahora? ¿No les parece que la identidad cultural propia de cada país, quedaría mucho mejor, consolidada dentro de un marco federal europeo?

De verdad que agradecería alguien que me sacara de la duda, de si algún día el sueño de Konrad Adenauer, Charles de Gaulle, y el resto de firmantes del tratado de París, en 1951, se va a materializar.   

martes, 17 de noviembre de 2015

TODOS PIDEN DIALOGO, AUNQUE POCOS SOBRE QUE Y COMO


En estos días de zozobra en España, donde parece incluso que la crisis ya no nos importa, delante del gran problema o desafío, como dicen algunos, que el gobierno autónomo de Cataluña ha creado, retando y poniendo en cuestión la Carta Magna, que desde 1978, los españoles hemos basado nuestro estado de derecho; todo el mundo, excepto Mariano y los suyos del Partido Popular, se muestran de acuerdo en que el problema no se solucionará exclusivamente, mediante medidas judiciales si no que es imprescindible que la política en mayúsculas, o sea el diálogo, la negociación y el pacto, intente consensuar soluciones que pongan fin a este problema histórico, no solamente por lo que afecta a Cataluña, si no para consolidar definitivamente y de una forma moderna y efectiva, la cuestión territorial en todo este gran y diverso país, que es España.

Echando una ojeada a nuestra historia reciente, nos daremos cuenta, que la instauración del régimen democrático , después del período autárquico donde el ultranacionalismo español, era la fuerza imperante sobre cualquier forma de contestación al mismo; la derecha, que dentro de la dictadura, se había convencido de la imposibilidad de seguir el régimen franquista después de la muerte del dictador, que encabezaba Adolfo Suarez, entendió que se imposibilitaba cualquier proceso en un sentido positivo, si no se aceptaba la diversidad de pueblos que conformaban España, y se dejaba de ejercer dominio sobre ellos, para reconvertir la diversidad de un problema como hasta entonces era considerada, en una fuente de riqueza, cultural y social.

Y entonces se aceptó de hecho la configuración de un estado federal, aunque, la correlación de fuerzas políticas y una extrema derecha que si bien en sus últimos estertores, seguía siendo peligrosa, sumado a un ejército, continuamente provocado desde el terrorismo etarra, y cuyos principales mandos tenían aún muy interiorizados los principios del régimen anterior, obligaron a los redactores de la Constitución, a descafeinar el estado federal, convirtiéndolo en lo que se llamó estado de las autonomías, una especie de engendro, donde si bien se mantienen una serie de principios federales, el principal de ellos, como es que las competencias en general son de las federaciones a excepción de las que se ha decidido sean del estado, aquí quedó configurado a la inversa, dándose el caso que nos se da en ninguna otra parte, en ningún estado federal, de duplicidades competenciales. Todo fue bien hasta que el gusanillo del nacionalismo español, despertó de su letargo, con la presidencia del inefable José Maria Aznar López, quien necesitaba consolidar su posición en base a despertar de nuevo el sentimiento patriótico de aquel españolismo rancio que muchos creíamos postergado por los siglos de los siglos. Por el principio de acción y reacción, el nacionalismo catalán, se sacudió también la ensoñación de encima, y reafirmándose en la cuestión identitaria y volviendo a señalar las diferencias por encima de lo que nos iguala.

Desde Cataluña primero, el PSC intenta evitar la catástrofe con una propuesta de avance hacia el estado federal, que permita superar la situación, propuesta que rápidamente encuentra eco, en el PSOE, que a pesar de las reticencias de algunos de la vieja guardia, mayoritariamente en la Conferencia de Santillana del mar, lo acepta. Ello se materializa en una propuesta de nuevo estatuto de autonomía de Cataluña, una especie de llave con la que se pretendía abrir la puerta a una posterior reforma constitucional, que finiquitara de una vez por todas la transición a la democracia.

Sin embargo, tanto el nacionalismo español por un lado, como el catalán por el otro, entendieron la cuestión como una seria amenaza, pues de imponerse la solución plenamente federal, significaría la postergación de su ideario, por mucho tiempo, por no decir para siempre. Afilaron sus armas, y en el caso catalán, valiéndose de su posición clave, al ser imprescindibles los votos de CDC para alcanzar los 2/3 necesarios en el Parlamento, lograron introducir una serie de ítems, en el proyecto, que no solo podían ser considerados como anticonstitucionales, si no que desvirtuaban seriamente alcanzar un estado plenamente federal en España. El nacionalismo español, abanderado por el Partido Popular, no anduvo tampoco manco, y organizó en todo el territorio nacional, una recogida de firmas en contra del nuevo estatuto catalán, además de promover un recurso de inconstitucionalidad, en cuanto, el nuevo estatuto, ya desprovisto de todos los añadidos susceptibles de inconstitucionalidad, había sido aprobado por el congreso de los diputados y refrendado con los votos de los catalanes en el perceptivo referéndum; provocando que el alto organismo emitiese una controvertida sentencia, donde no solo se dejaba sin efecto las novedades del nuevo estatuto, si no que se recortaban derechos reconocidos en el anterior.

De estos polvos viene los lodos actuales, pues si a la sentencia del controvertido tribunal, le añadimos la victoria electoral por mayoría absoluta del Partido Popular en las generales de 2011, el enfrentamiento ya estaba servido, pues los dos nacionalismos, el catalán y el español, ya no tenían obstáculo alguno para mostrar su intransigencia del uno con otro, como así ha sido; El primero extremando su provocación hasta el límite y el segundo, poniéndose a dormir en la paja y negando toda posibilidad de dialogo, ni reconocer que el otro podía tener parte de razón. La cuestión como todos Vds. han podido ver ha llegado al límite de la locura, con una Cataluña dividida en dos polos opuestos, aunque uno de ellos, el que algunos llaman del no, se encuentra atomizado en ideologías casi irreconciliables, mientras que los del si son capaces de sobreseer no solo sus diferencias sino incluso la corrupción que afecta de lleno a uno de ellos, bajo el manto de la independencia, al precio que sea.

Todos dicen que la solución no puede venir del estamento judicial, si no de la política y yo soy de los que piensa que van cargados de razón, sin embargo observo que muchos de los que lo dicen, como por ejemplo el Partido Popular o ERC o Convergencia Democrática, hasta hoy no han dado la mínima facilidad para que este se produjera, manteniéndose en posiciones irreductibles en todo momento. Los de Podemos, que en Catalunya se han presentado junto con Iniciativa per Catalunya Verds, i EUiA, lo que vendría a ser la IU catalana, en una coalición llamada Catalunya Si es Pot (Catalunya Si se Puede), se encuentran hoy enrocados en la decisión de convocar un referéndum de autodeterminación en Cataluña, donde ellos abogarían por el no a la independencia y en el momento en que estoy escribiendo estas líneas, empiezan a hablar de propuestas de cambio en la constitución española, con el fin de atraer al electorado catalán a seguir juntos con el resto de los españoles. Desde el PSC i su partido hermano el PSOE, se propone directamente y de forma concreta una reforma de la constitución en un sentido plenamente federal, a demás de la derogación de una serie de leys y disposiciones que ha puesto en vigor el PP, y que en el fondo son las responsables de la situación de miseria en que nos encontramos, (Ley mordaza, LOMCE, TC, etc. etc.) Por desgracia, después del 27 S. el PSC, obtuvo tan solo 16 diputados y aunque algunos consideran que si sería posible un pacto con los de Catalunya Si es Pot (11 diputados), para  iniciar un frente común en pro del federalismo, sin embargo antagonismos casi de tipo personal de los ex comunistas con el PSC y el odio visceral que manifiestan los líderes de Podemos hacia el socialismo que lidera en España Pedro Sánchez, se me hace muy cuesta arriba sean capaces de llegar a acuerdo alguno.

Siendo evidente que el nacionalismo españolista, no va a dialogar nunca con el nacionalismo catalanista, pues ambos parten de ideas que se basan en el sometimiento del uno al otro, solo queda pensar si a partir del 20 de diciembre, se produce el cambio en España, y el PSOE, consigue gobernar, serán capaces de dialogar el nacionalismo catalán con la socialdemocracia, aunque yo creo no va ser tampoco tarea fácil, no por falta de voluntad del socialismo, sino porque ello obligaría al nacionalismo catalán a renunciar a la independencia a cambio de aceptar una situación de estado federal para España.

Una sola cosa me hace albergar la esperanza que este dialogo sea posible y nos lleve a la resolución del problema, y es que el federalismo que impulsa el PSOE, sea lo suficientemente fuerte para convencer a muchos de los que hoy en Cataluña ya han perdido toda esperanza, y se han librado en cuerpo y alma al independentismo, pensando en que ya no hay otra solución. Para ello se va a requerir gran altura de miras, en los líderes de PSC, PSOE i el nacionalismo catalán, y aquí si amigos que debemos convenir que Artur Mas, y Oriol Junqueras, no son los más adecuados, o sea que empiecen a buscar.

domingo, 8 de noviembre de 2015

¿EXISTE EL CENTRO EN POLÍTICA?


Últimamente, cada vez que se acerca una campaña electoral, todas las formaciones políticas en esta país que se llama España, sin excepción ninguna se lanzan a la caza y captura del llamado voto de centro, tal como si de un codiciado trofeo se tratara. No pierden punto en su empeño y no dejan de cantar loas a la moderación y equidistancia de los extremos, cual si de un punto fijo en el universo se tratara; craso error pues en política la relatividad es el valor fundamental por lo que todo depende del punto de mira del observador.

Conozco a alguien que opina que el Partido Popular es una formación claramente de izquierdas, otros que opinan que el PSOE, es un Partido que si bien en su origen fue de izquierdas hoy es una organización totalmente a la derecha, tras haber abandonado el sentir revolucionario de su fundador Pablo Iglesias. Para unos y otros opinantes, el centro no puede tener sin duda la misma ubicación ¿No les parece?

Generalmente toda opción política de reconocida vocación universalista, pretende auto-situarse en el centro del espectro, pues es desde esta posición donde puede acceder a votos de uno y otro lado del panorama ideológico; así vean Vd. como Mariano Rajoy a pesar que la ideología neoliberal-neoconservadora, típica de la derecha Canovista española, emerge por todos los poros de su piel, insiste una y otra vez de situarse en la opción del centroderecha. También Albert Rivera líder de Ciudadanos, que al igual que el otro emergente Podemos, intenta negar el debate en el eje derecha izquierda, para situarlo en otra dimensión que no acaba de definir con claridad; busca situarse en una posición que le permita pescar tanto en el caladero del PP como del PSOE, y para ello de momento ha situado el conflicto exclusivamente en el tema de la corrupción.

El renovado PSOE que lidera Pedro Sánchez, viene proclamándose de centro-izquierda y socialdemócrata al estilo de sus homólogos en la Unión Europea, y aunque desde el Partido Popular, mediante acusaciones de radicalismo, por haber pactado en Autonomías y Ayuntamientos con Podemos, intenten escorarlo hacía la izquierda, es innegable que hoy sigue siendo la fuerza de la izquierda moderada, que se plantea la revolución dentro de una líneas fuera del conflicto violento, como debe ser la del siglo XXI, y le disputa el poder real a las élites que lo ostentan para repartirlo con equidad entre las clases medias y bajas de la sociedad.

Podemos, que emergió de la disidencia semi anarco, del 15M y del movimiento de los indignados, en principio para promover la revolución al más puro estilo clásico, a la hora de buscar los votos que le permitan acceder a las posiciones de poder político, ha moderado enormemente su discurso y al igual que Ciudadanos, concentrándolo en el tema de la corrupción, negando con todas las letras el eje izquierda derecha, se proclama como el verdadero centro político.

Después de escuchar a uno y a otro, lo que me pregunto de verdad es: ¿Existe de verdad el Centro en el panorama político? ¿O se trata de una entelequia, inventada en los albores de la llamada modélica transición, cuando el concepto derecha, se asociaba al Movimiento Nacional de la dictadura franquista y el de izquierda al comunismo estalinista?

Dentro de poco vamos a celebrar el treinta y siete aniversario de la proclamación de la Constitución, creo que ya es un tiempo suficiente para haber madurado como demócratas y que dejemos de buscar eufemismos, en cuestiones de ideología que no hacen más que confundir al ciudadano, manteniéndole en un estado de confusión permanente. El centro, amigos no existe en política, existe la derecha, ideológicamente basada en el neoliberalismo,  en España en simbiosis con el neoconservadurismo desde Cánovas del Castillo,  y la Izquierda, en el espectro que abarca desde la socialdemocracia, hasta el la nueva versión del socialismo clásico que quiere representar Podemos. También existen grupos que tanto por la banda derecha como por la izquierda, son nostálgicos de sistema autárquicos de infausta memoria, o al nihilismo anarquista. Después de lo expuesto no existe nada más, ni la derecha moderada ni la socialdemocracia, tienen por principios nada en común que permita compartir un mismo espacio electoral, en primer lugar, porqué la derecha es en esencia nacionalista y la izquierda por moderada que sea internacionalista; cuestión que como es fácil de entender es totalmente incompatible.

Claro que a veces, y recientemente hemos tenido lamentables ejemplos, la izquierda moderada se pone hacer políticas de derechas, pero esto acostumbra a acabar francamente mal, por cuanto el electorado que les es propio, pierde en ellos su confianza y el que pretendían añadir, acostumbra a seguir fiel a la derecha tradicional. Tampoco auguro nada bueno para la izquierda, los pactos como el que se ha hecho en Alemania entre la CDU y el SPD, pues ha significado un abandono total de los postulados socialdemócratas a favor del neoliberalismo que impulsa la CDU, bajo el liderazgo de Merkel, que en cuanto cede algo, a favor de alguna cuestión social, como es el caso de los refugiados, se encuentra con rebeliones internas que la amenazan directamente.

Yo estoy convencido que la cuestión reside en la desideologización de una gran mayoría de electores, que se viene impulsando desde la aparición de la revolución neoconservadora, que promovieron Ronald Reegan y Margaret Tatcher, en los años noventa del pasado siglo, y que ha llegado hasta nuestros días a su máxima expresión. Si se nos pretende convencer que el centro es esta masa carente de ideología, mal lo tenemos todos, derecha e izquierda, pues lo único que podemos hacer, es procurar por todos los medios posibles, venderles nuestra oferta como la mejor para sus intereses, y escondiéndoles la verdad y los sacrificios que a cambio se le van a exigir, tal y como hace la derecha española que lidera hoy Mariano, que a pesar de estar metidos hasta cuello en la miseria más absoluta, nos sigue diciendo que esto es el país de las maravillas, gracias a su estupenda gestión, cual si de un mercado se tratara donde una vez desmontada la parada, ya so se admite el derecho a reclamación y cada uno debe apechugar con las consecuencias.

No podemos seguir de esta manera, es absolutamente necesario volver a la consciencia de clase, y luchar por los derechos que como colectividad nos corresponden, volver a buscar al enemigo, no en el que tenemos al lado, si no enfrente y en un estadio superior y para ello és necesario absolutamente, que cada cual se defina, como de derechas o de izquierdas; pues después de pensarlo mucho me he dado cuenta que el CENTRO NO EXISTE!!

domingo, 1 de noviembre de 2015

HARTO DE MENTIRAS Y DISPARATES




En verdad les digo amigos, que el día a día en Cataluña, se está volviendo insoportable después del famoso 27 S, en que las cosas no acabaron de salir al gusto de los independentistas, pero que dada su condición de falsarios que adaptan la historia según les conviene, antes con lo del “derecho a decidir” y ahora con lo del “mandato democrático”, nos están llevando a todos por el pedregal.

Cuando decidieron de nombrar a la ínclita Carme Forcadell, ex presidenta de la Asociación Nacional de Cataluña, la organización que goza de cuantiosas subvenciones de la Generalitat de Cataluña, lo que le ha permitido la organización de grandes performances los últimos 11 de setiembre, uno que ya empieza a ser gato viejo, se alarmó en sobremanera, al adivinar la perversa intención que con ello se pretendía llevar a cabo, como es que sea el Parlamento, como institución y no el Gobierno de la Generalitat, que de momento no está ni tan solo constituido y que según parece, va a ser complicado que lo esté en el corto plazo, quien asuma las responsabilidades de una declaración unilateral de independencia, pensando que a diferencia del seis de octubre de 1934, en que metiendo en la cárcel al gobierno de la Generalitat, se cercenó, el intento. Piensan ellos equivocadamente, claro está, que el poder del estado es manco y que no va a reaccionar, ni aún teniéndolo todo a su favor, como es el caso en el terreno internacional, por cuanto hoy en los periódicos, hemos podido leer que Ban Ki Moon, el secretario general de la ONU, a señalado, que Catalunya no es país susceptible de aplicarle el derecho a la autodeterminación, o sea que en el hipotético caso de una Cataluña independiente, no solo se quedaría fuera de la UE sino también de la ONU.

Doña Carme, invoca cada día doscientas mil veces el mandato democrático, que según ella los catalanes les han otorgado y además nos viene a decir, que en una democracia que se precie, este mandato está por encima de leyes e instituciones, también democráticamente promulgadas. En primer lugar, querría decirle a la Sra. Forcadell y a todos estos que intentan aprovechar el resquicio de una ley electoral mal hecha, que no es cierto que una mayoría de catalanes les haya otorgado el mandato democrático de avanzar hacia la independencia, si no todo lo contrario, pues en mi pueblo, el 53% de los votos, es más que el 47%, por lo que la mayoría a la que tanto aluden es contraria a su posición, en segundo lugar, decirle que si bien por lo dicho anteriormente de una ley electoral que por más de treinta años, el partido CDC dominante en el poder, se ha negado siempre a readecuar, para que sea auténticamente representativa, no les otorga tampoco derecho alguno a considerar que la “mayoría” de los ciudadanos les dan apoyo, y en tercero y último lugar,  nadie, pero nadie, en su sano juicio, entiende como acto democrático, la desobediencia a unas leyes, debatidas y promulgadas desde instituciones cuyo valor democrático es reconocido internacionalmente, vendiéndonos la historia que el avance en el mundo se hace desde la desobediencia.

¿Espera que aparte de sus convencidos fanáticos de la secta indepe, cualquier persona con dos dedos de frente, pueda creer semejante falacia?  ¿No se entera que la desobediencia contra la injusticia se puede hacer desde una rebelión popular, pero nunca desde un puesto institucional, como el que ella ahora representa?
De momento, las principales fuerzas políticas del País, ya empiezan a acordar la defensa de su democracia, y del prestigio de sus instituciones y ello además con el respaldo internacional; aunque ello a mi entender signifique, a ojos de un observador avispado, que de un lado y otro, ya se consideran traspasadas todas las líneas rojas, por lo que las soluciones al conflicto se entienden desde la confrontación pura y dura y no precisamente a escala dialéctica.

¿Se dan cuenta Mas y su corte que de la confrontación pura y dura, el perdedor va a ser Cataluña y además casi con seguridad, con una regresión más que importante del autogobierno hasta hoy conseguido?

Entiendo muy bien la posición de Pedro Sánchez ante tamaño desafío, pero me gustaría advertirle, que no se deje avasallar por Mariano y que vayan como vayan las cosas, a la menor oportunidad debe imponer la reforma constitucional en un sentido federal, que es quien en verdad nos va a sacar delante de todos estos problemas.

Pienso que es muy bueno derrotar al nacionalismo catalán, pero no en base a una victoria del nacionalismo español, que regresione el país a épocas pasada, la derrota debe ser para todo tipo de nacionalismo y que el federalismo consiga ser hegemónico en nuestra sociedad, o sea que Pedro, ojo al parche.

lunes, 26 de octubre de 2015

UN FINAL DE LEGISLATURA LAMENTABLE


Poco le duran a Mariano las alegrías, después de recibir los aplausos del Partido Popular Europeo, en su reunión de Madrid del pasado miércoles, y que la EPA, dé el mejor dato sobre el empleo de toda la legislatura; la realidad primero y los economistas después, se han encargado de aguarle la fiesta, cuando han demostrado de manera fehaciente, que el balance de su legislatura, no es positivo de ninguna de las maneras, por la precariedad del empleo que se crea, la destrucción del empleo fijo y la falta de apuesta por la calidad de la producción industrial, que no ha hecho otra cosa que buscar la competitividad en los bajos salarios, cuestión que como todo el mundo sabe, es incompatible con la garantía de una saludable recuperación económica.

Don Mariano, sigue en sus trece y al parecer no piensa hacer ningún caso a todos aquellos que le han venido diciendo que España, solo puede salir del marasmo, en base a la apuesta por un nuevo modelo económico, fuera de la especulación pura y dura, y buscando el alto valor añadido. Claro, que para esto hace falta una buena base educativa y jóvenes con muy buena formación y todos sabemos que a estos los echó con cajas destempladas y hoy los más válidos están prestando servicios en Alemania, Suecia, Holanda, etc. y los no tan válidos de camareros en los restaurantes de estos mismos países.

Seguramente Mariano viene pensando, que los españoles que nos hemos quedado aquí somos bastante imbéciles y nos podrá deslumbrar con cuatro datos, sin embargo no cuenta que ya tenemos las suficientes luces para darnos cuenta que en toda la legislatura en la que lo hemos soportado, no nos ha dicho ni una sola verdad y que todo, absolutamente todo, ha resultado ser un fantástico engaño y que nadie absolutamente nadie le cree.

Este señor ya debería saber que si bien obtuvo una mayoría absoluta, en unas elecciones con alto índice de abstención, no fue por sus méritos, si no por demérito del contrincante, al que la crisis económica le pilló a contrapié y no supo o no pudo reaccionar con la rapidez que el caso requería, Sin embargo hoy las circunstancias son bien distintas y el PSOE, renovado en su totalidad, se presenta de nuevo en la cancha, con un programa electoral, distinto y donde las soluciones de claro signo socialdemócrata en el orden económico, contrastadas con los líderes afines de la UE, nos garantizan una salida de la crisis, desde la justicia social y un reparto equitativo de la riqueza generada, en contraposición a la política de austeridad asesina, que lo único que ha conseguido, es situar la desigualdad como valor preeminente en esta Europa de nuestros amores.

Les recomiendo amigos lean detenidamente el programa socialista en su vertiente económica y aún sin ser entendidos en la materia, enseguida se darán cuenta que no se trata de fantasear de ninguna de las maneras, tal y como se ha pretendido hacer desde la izquierda más extrema, o hizo Syriza en Grecia en un primer momento, si no que a cada aumento de gasto le contrapone de donde salen los ingresos y si además tenemos en cuenta que en cuestión territorial se apuesta por un estado de corte claramente federal, miel sobre hojuelas, pues al evitar las duplicidades, y reducir por tanto la estructura del estado, el ahorro en la administración es más que evidente.

En el programa verán también Vds. una profunda reforma fiscal, donde se grava a quien más tiene, así como la revisión a fondo el tema de las Sicav, y un larguísimo etc.

Esta vez Mariano, tiene en frente un programa coherente y un pueblo que harto de mentiras no piensa dejarse engañar de nuevo, ni mucho menos dejarse quitar los derechos sociales, por un mendrugo de pan seco, como el que nos ofrece aunque lo disfrace de pan tierno.

lunes, 5 de octubre de 2015

UN MUNDO NUEVO DESPUÉS DE ARMAGEDON




Llevo mucho tiempo preocupado viendo que la humanidad, parece dispuesta a enfrascarse en una nueva confrontación destructora, con el fin que de sus cenizas renazca un nuevo mundo, que nos venden será de paz progreso y prosperidad general. Las noticias que aparecen en los periódicos y demás medios de comunicación de masas, así parecen indicarlo, pues no me negaran Vds. que el tema del Estado Islámico, y la gestión que desde la llamada comunidad internacional se realiza de ello, no nos conduce más que a un desastre absoluto.

Pensemos por un momento, porqué el llamado mundo occidental, armado hasta los dientes, se muestra totalmente incapaz de eliminar de un solo golpe a un atajo de fanáticos, que siembran el miedo y la destrucción por donde pisan; y porque se permite que la Rusia de Putin, la gran protectora de un criminal sin escrúpulos y anti demócrata 100%, como Bashar el Assad, intervenga en la guerra de Siria, eliminando a los guerrilleros revolucionarios que siguen combatiendo casi sin medios al Estado Islámico. No les parece amigos, que desde los poderes fácticos en los despachos de Washington, Berlín, París o Londres, han optado por esperar a que sea Rusia quien se desgaste en todos los terrenos, para luego llegar ellos y dar el golpe de gracia.

Hoy la UE, vive su peor momento y casi a punto de desintegrarse, por cuanto se muestra incapaz ni tan solo de acoger refugiados que huyen de los horrores, que el propio mundo occidental les ha causado en sus países; que siguen en sus trece con unas políticas económicas basadas en la austeridad, que están desmontando a pasos agigantados todo el sistema socialdemócrata que ha pervivido desde el final de la segunda guerra mundial, y que se ha demostrado como uno de los más justos y equitativos a la hora de repartir la riqueza que se genera.

El nacionalismo resurge con fuerza en la sociedad europea, y el sentimiento tribal y de autoprotección frente al de la tribu vecina, tiene cada día más predicamento, substituyendo a los clásicos valores humanistas de libertad, igualdad y solidaridad. ¿No se nos propone y mansamente aceptamos, el recorte de las libertades en pro de la seguridad?  

Es verdad sin embargo, que muchos intuimos la posibilidad de avanzar hacia un mundo más justo y aprovechar las nuevas tecnologías para construirlo, sin embargo la disgregación y el alejamiento al sentimiento de clase, desprestigiado a favor de un individualismo malsano, que se fomenta desde lo más alto del poder de facto, nos impiden avanzar hacia él de un modo pacífico, abocándonos una vez más a un nuevo Armagedón.

En estos tiempos revueltos, donde se está procurando un clima prebélico, sin precedentes, surge en mi memoria con fuerza la figura de Jean Jaurés, que en 1914, predicaba la huelga general en Europa, como negativa de la clase obrera a participar en  la que luego fue llamada primera Guerra Mundial, i fue abatido a tiros, por el nacionalismo que le acusó de traición. Jean Jaurés, intuía, también la presencia de un mundo nuevo y transformador, como el que surgió 32 años más tarde, en la Europa devastada por dos guerras atroces, mediante la socialdemocracia y el estado del bienestar. ¿Porqué los obreros no le hicieron caso entonces? Y habrían llegado quizás al mismo sitio, sin necesidad de trauma alguno.

El capitalismo internacional entrado ya en su fase imperialista, no puede tolerar de ninguna de las maneras, el crecimiento de las organizaciones sociales, ni siquiera, las entidad supranacionales como pueda ser la UE. Por esto ataca ferozmente, o con sutileza todo aquello que pueda promover el esfuerzo colectivo, por cuanto fácilmente se le puede superar en fuerza y arrebatarle el poder; por ello fomenta el individualismo, y el nacionalismo, y combate con ferocidad el federalismo, por el pavor que le causa que el dialogo, la negociación y el pacto, conduzca a las clases medias y bajas del mundo entero a tomar el poder que ellos ostentan.

Intuyen que su fin está cerca, ven horrorizados como el final de su época de dominio está a dos pasos, y por ello no dudan en promover un conflicto bélico a escala planetaria, quizás por aquello de morir matando, o causar una regresión lo suficientemente importante para que el mundo deba organizarse de nuevo como hace ahora 200 años, y ello les permita a sus descendientes directos, mantener los privilegios, a costa de las mayorías; aunque amigos esto no va a ser así, porque aunque logren causar mucho sufrimiento, aunque maten a muchos de nosotros, en toda la historia se ha demostrado imposible detener el progreso.

¿Nos dejaremos embaucar, como nuestros abuelos en 1914, o sabremos responder adecuadamente, como proponía Jean Jaurés? No tardaremos mucho en saberlo

lunes, 21 de septiembre de 2015

¿CATALUÑA UN SOLO PUEBLO?




Soy muy consciente que en campaña electoral, es del todo imposible pedir calma y tranquilidad en los ambientes políticos, pues es sin duda el momento en que la confrontación y contraposición entre adversarios, adquiere el máximo de su expresión, con el fin de conseguir el voto de los ciudadanos. Sin embargo, en esta campaña en Catalunya de cara a las elecciones del 27 S, que todos han convenido en considerar como “muy especiales”, el tema de la crispación está llegando a límites altamente preocupantes, por aquello que plantear cuestiones que apelan a los sentimientos humanos, sitúan los debates en el terreno de irracionalidad, que acaba por afectando incluso las relaciones personales e incluso familiares.

Como yo, hay muchos en Cataluña, que hemos acabado, por no hablar de este tema en las reuniones familiares, o de amigos muy íntimos, con el fin que no se exciten los ánimos, que podría conducirnos incluso a situaciones de ruptura; con todo, se trata de una posición altamente incómoda, y en cierta forma falsa, pues el principio de confianza y de amor que debería presidirlas, se ve superado por el ciego apasionamiento nada racional.

Resulta chocante observar que las diferencias ideológicas, (derecha e izquierda), los catalanes las habíamos llevado, con una normalidad absoluta, sin excitarnos más de lo debido en las discusiones, salvo en algunos casos muy esporádicos, en los que siempre se acababa, imponiendo el sentido de la amistad, sin que el asunto pasara a mayores. Sin embargo hoy, observo que tras una acalorada discusión sobre el independentismo, la gente deja de hablarse, y saludarse cuando se cruzan por la calle..

Preguntándome el porqué de esta actitud, habiéndola experimentado en carne propia, llego a la conclusión que Artur Mas y sus correligionarios, en base a apelar a los sentimientos, han conseguido despertar un cierto odio atávico que todos debemos llevar dentro y que solo aflora en determinadas y especiales circunstancias, que el nacionalismo ha sabido aflorar.

Como ilustración a lo que digo, paso a contarles una experiencia vivida por mí; Como los que habitualmente siguen mis escritos, soy persona de pensamiento de izquierdas y militante del PSC en Cataluña, partido hermano del PSOE, como tal, no soy partidario de la independencia, si no un firmemente convencido, de la imperiosa necesidad de abordar en España una profunda reforma de la Constitución en un sentido federal, que nos de la posibilidad de conseguir una Nueva España en donde todos nos podamos sentir cómodos y trabajando conjuntamente para reemprender la senda del progreso y la justicia social. Uno de mis mejores amigos, es de pensamiento derechista y simpatizante del Partido Popular y como tal un nacionalista español convencido y partidario de un país centralizado, como fórmula que garantice un progreso económico, sin paliativos. Pues bien,  hace unos pocos años, en una cena de noche vieja, en casa de otros amigos a la que ambos asistimos, nos embarcamos en una fortísima discusión, intentando confrontar dos puntos de vista a todas luces irreconciliables, hasta el punto de no solo levantarnos la voz si no llegar casi al insulto; Salimos de la cena, los dos enfadados de verdad, sin embargo a los dos días y con una simple llamada telefónica, ambos supimos regresar a una situación de normalidad donde el mutuo aprecio que siempre nos hemos tenido, volvió a imperar, hasta el punto que en otras ocasiones hemos sabido hablar y contrastar opiniones, argumentado y en el tono propio de la gente civilizada.

Otros amigos sin embargo, con los que nos reunimos habitualmente y desde hace un montón de años, en Nochebuena y que todos ellos han optado por posiciones independentistas, se ha enfriado enormemente nuestra relación que casi podríamos decir se limita a esta cena, donde alguno de ellos no se puede o no quiere reprimirse y acaba intentando provocarme, lanzando pequeñas puyas, que mi educación y saber estar, esquiva con habilidad, haciendo como aquel que se ha vuelto sordo de repente y desviando la conversación por otros derroteros.

Con otros, que recientemente han abrazado la fe independentista, cuando hasta hace pocos años, eran españolistas cien por cien, después de intentar mantener un dialogo para hacerles partícipes de mis convicciones, han terminado por retirarme la palabra y casi negarme el saludo si nos cruzamos por la calle.

De todo ello deduzco, que cuando traspasamos los límites de lo racional, y nos sumergimos en el mundo de los sentimientos, puede suceder cualquier cosa, hasta el punto de la violencia más exacerbada y esto amigos, és lo que más temor me da en la actual situación de Cataluña, donde unos cuantos han sabido fanatizar a una gran masa, que nos puede abocar a todos al precipicio.

Había oído hablar hace unos años, de situaciones parecidas a las que hoy tenemos en Cataluña, en el País Vasco,  y las dificultades que en la actualidad, y aun habiendo desparecido la principal causa del conflicto como era la banda terrorista ETA, se encuentran para recomponer la fractura social que se produjo. Y en verdad les digo que no deseo para nada, se reproduzca esta situación en Cataluña, no hay idea, ni patria ni nación alguna que valga la rotura de la comunidad catalana y esto deberían entenderlo muy bien, el nacionalismo excluyente de Mas y Junqueras, como en su momento lo entendió el PNV, abandonando el camino trazado por Ibarretxe, antes no sea demasiado tarde.

domingo, 13 de septiembre de 2015

MENTIRAS DEL NACIONALISMO CATALÁN




Estos días y sin pudor ninguno, Artur Mas y los suyos, se empeñan en convencernos, que los catalanes, y solo por este hecho, somos ciudadanos de la Unión Europea por lo que a este organismo, en caso que Cataluña se independizara de España, le sería muy dificultoso expulsar a 7 millones de ciudadanos. Me sorprende en gran manera, que los líderes proclamadores de la independencia, crean que sus ciudadanos son tontos de remate, o quizás que han conseguido obcecarlos a la manera del gurú de la secta en que su palabra y solo su palabra es ley, pues se necesita un trágala de mucho cuidado, para admitir semejante perogrullada.

En primer lugar Artur Mas, debería señalar en que registro de la UE consta fehacientemente, haya un país llamado Cataluña como miembro de pleno derecho; en segundo lugar debería admitir que la UE es una unión de estados no de ciudadanos, por lo que no son estos los adheridos a la Unión si no que se les considera miembros en razón de su pertenencia a una organización territorial que en su día fue admitida, por unanimidad de los que ya la conformaban, y en último lugar señalar si hay constancia que alguna autoridad relevante en la UE actual, haya determinado la más remota posibilidad que en caso de una secesión de España, tal y como Más afirma, seguiría siendo miembro de la UE. Ninguna de estas tres cuestiones, es nunca demostrada por independentista alguno y mucho menos por este líder que ha acabado creyéndose estar por encima del bien y del mal.

Si Catalunya hoy es miembro de la UE, es solo por su condición de ser parte de España, siendo de toda lógica que si en un momento dado deja de serlo, no es que lo expulsen, (pues no se puede expulsar a nadie que no es miembro), sino que será él quien se aparta del ente supranacional, y si acaso debe pedir el ingreso como cualquier otro que este fuera. Cuando los independentistas van diciendo que si no se ha expulsado a Grecia, con la cantidad de problemas que este país lleva, mucho menso se expulsará a Cataluña, no tienen en cuenta que Grecia, si es miembro de pleno derecho y si consta como tal en los registros de la UE, no así Cataluña.

Con referencia a la segunda cuestión, intuyo que el ciudadano Gerard Depardieu, hasta hace poco ciudadano de la UE con todos sus derechos, por su condición de ciudadano francés, perdió esta condición y los derechos inherentes al renunciar a la nacionalidad francesa y adoptar la nacionalidad rusa, sin que hoy se le deban respetar los derechos que antes tenía como tal. Del mismo modo los ciudadanos catalanes, dejarán de tener el pasaporte de la UE, por haber adoptado la nacionalidad de un país no miembro, como sería Cataluña, si se diera la circunstancia. No voy a negar que Cataluña pudiera seguir con la misma moneda el Euro, como Andorra o Montecarlo, sin embargo sin representación en el BCE y en los organismo rectores, debería acatar siempre la voluntad que estos organismos dicten, sin posibilidad de influencia alguna. Un país, digamos cojo, vaya, por el hecho que renunciaría a la potestad de hacer su política monetaria, que se la ejecutaría un organismo sobre el que no tendría ni voz ni voto, en cierta manera, sería como una especie de pseudo colonia de la UE. Menudo negocio, no les parece, pasar de ser una comunidad autónoma, y miembro de la UE, a ser una colonia de esta misma de la que recogeríamos todos los problemas sin gozar nunca de ninguna ventaja.

Al principio de este escrito hablaba que hay muchos en Cataluña, espero no sean la mayoría, que manifiestan una fe ciega en el camino que Artur Mas y Oriol Junqueras han trazado hacía la independencia, hasta el punto que si intentas dialogar con ellos de manera razonable, resulta del todo imposible al igual que si un racionalista, intenta dialogar con un miembro del Opus Dei, sobre la existencia de Dios, por cuanto el católico, en un punto determinado, saldrá diciendo siempre el manido “es cuestión de fe”, y le mirará con cara de compasión, porque para él es un ser inferior que no cree en el ser supremo. Al igual sucede con los independentistas, cuando los acorralas con argumentos, te sacan la palabra de Artur o de Oriol, o de algún otro de sus gurús, Xavier Sala Martín, o Germá Bel, ultra liberales declarados, si se trata del sector económico, como si fuera revelación divina; y también te miran compasivos, como si fueras un desgraciado incrédulo. Esta es la razón que me ha hecho abandonar ya toda discusión con amigos y conocidos, afectos incondicionales al Junts pel Si, o a la CUP, pues uno se harta de tanta obcecación y se pregunta donde ha quedado el racionalismo científico y el espíritu crítico tan tradicional en el pueblo catalán, que de siempre fue el motor de su progreso. Malos tiempos se acercan amigos míos, los catalanes esta vez van a tardar varias generaciones en reponerse y alcanzar de nuevo las cotas del progreso, si las previsiones se cumplen y siguen como borregos fanatizados el camino hacia el precipicio, donde muchos van a caer al fondo, donde sin embargo no encontraremos a ninguno de los gurús.

domingo, 6 de septiembre de 2015

LA CARTA QUE TRAJO COLA


La edición del diario el País del pasado domingo 30 de agosto, publicaba una carta del ex presidente Felipe González, dirigida a los catalanes, en la que el ex mandatario reflexionaba sobre la actual situación política en Cataluña, y el desafío independentista que Artur Mas y los que le siguen, parecen querer llevar hasta sus últimas consecuencias.  Dado el gran revuelo que la carta ha ocasionado, entre los defensores de la independencia, por un par de expresiones, que convenientemente sacadas de contexto, han exacerbado los ánimos, de todos aquellos ciudadanos de fervor patriótico encendido, dispuestos a colocar la escarapela de buen o mal catalán, e incluso de traidor a la patria; debo decirles, después de haberla leído y releído bastantes veces, que a mi entender Felipe no expresa nada que los no independentistas y demócratas hasta la médula, hayamos pensado alguna vez.

Avisar que Catalunya después del proceso que impulsa Artur Mas, saltándose todas las leyes y disposiciones vigentes, puede quedar aislada, no solo de Europa, si no de la Comunidad Internacional en el siglo XXI, igual que Albania, lo estuvo en buena parte del siglo XX, ¿es ofender a los ciudadanos de Cataluña? Cuando además, en la carta se indica que nadie en el mundo civilizado puede entender que un proceso de la forma en que se plantea, pueda hacerse sin pacto previo con la otra parte y contraviniendo la constitución española, (votada mayoritariamente en Cataluña) y muchas disposiciones legales. ¿No es una posibilidad más que cierta?

Indicar la utilización torticera de la democracia, por cuanto se intenta atribuir a los votos el poder de contravenir las leyes, tal y como nos indican los soberanistas de turno en sus discursos, no es más que poner en evidencia una realidad fuera de toda duda y el peligro que ello comporta; pues aparte que cualquier democracia que se precie debe basarse en el cumplimiento estricto de la ley, esta cuestión podría abrir la puerta a justificar, por ejemplo, la eliminación física de los oponentes, por designio del gobernante, solamente aprobando una ley donde más o menos veladamente, se otorgaran poderes suficientes a quien dirigiera el país; como sucedió en Alemania, cuando Hitler ganó unas elecciones accediendo a la cancillería y propuso al parlamento una ley por la que se otorgaban al canciller poderes absolutos, ley que por cierto fue aprobada con los votos del Partido Nazi y los de la Democracia Cristiana que completaron la mayoría necesaria.

Lo dicho en este último párrafo de ninguna manera puede interpretarse como que he llamado nazis a los soberanistas catalanes, pues me he limitado, tal y como hizo Felipe González en su escrito, a buscar en la historia reciente un caso de utilización malintencionada de la democracia, considerando que una mayoría suficiente de votos, puede permitir una aberración.

La carta de Felipe termina con una apuesta ferviente por  el entendimiento y el pacto, que dos nacionalismos, el catalán de Artur Más y compañía por un lado y el español que representan Mariano Rajoy, el Partido Popular y alguna que otra más o menos camuflada de liberal, parecen hacer imposible.

“Sé que en el enfrentamiento perderemos todos. En el entendimiento podemos seguir avanzando y resolviendo nuestros problemas”    

Una semana más tarde el diario el País, edición del domingo 5 de septiembre, publica una carta que firman Artur Mas y varios componentes de renombre de la lista “Junts pel Si”, bajo el título “A los Españoles” en la que además de seguir con la eterna letanía de los agravios que España ha procurado a Cataluña, en la historia pasada y reciente, deja bien claro que no aceptan dialogo racional ninguno, como queda bien patente en la frase: “No hay vuelta atrás, ni Tribunal Constitucional que coarte la democracia ni Gobiernos que soslayen la voluntad de los catalanes”

Que Dios nos coja confesados

domingo, 30 de agosto de 2015

EL DRAMA HUMANO EN LA UE


Me avergüenzo día tras día, al leer los periódicos y ver en televisión las terribles escenas que se están dando en la civilizada Unión Europea, donde unos seres humanos a los que parece se pretende negar esta condición, intentan desesperadamente conseguir un futuro, huyendo de un terrible pasado y presente de odio crueldad.

El caso del camión húngaro, con 71 muertos por asfixia después de una terrible agonía, es una patética muestra de la dejadez de muchos de los dirigentes de la democrática Europa, que por intereses de orden nacional, no han sabido ponerse de acuerdo en la única forma civilizada de atajar este problema, como es la de establecer un canal legal de entrada y acogimiento a todas estas personas que de otra forma están condenadas a una muerte casi segura, en un alto porcentaje.

Claro que bien mirado, los responsables acabamos siendo los ciudadanos de a pié, primero porqué con nuestro voto hemos situado a unos débiles de espíritu en el poder, y por otro porqué asustados como estamos por las consecuencias de una crisis económica brutal, solo sabemos encontrar refugio encerrándonos en nuestras casas no queriendo compartir con nadie lo que tenemos. Es así, que en gran parte de esta UE, se está incrementando el soporte a los partidos que hacen de la xenofobia y el racismo bandera, ofreciéndonos un enemigo exterior al que echarle la culpa.

En Francia, en el Reino Unido, en Suecia, en Dinamarca, en Hungría, en Alemania, en Holanda y así con un larguísimo etcétera, la peor cara del nacionalismo intransigente está viendo nuevamente la luz y los actos en contra del diferente, son noticia casi diariamente en los medios de comunicación, ante una pasividad indecente de las fuerzas de orden público y de los tribunales de justicia. ¿Han oído hablar Vds, de detenciones por los incendios intencionados en Alemania de los albergues para refugiados?

En nuestro propio país, solo hace falta escuchar a Xavier Garcia Albiol, flamante candidato a la presidencia de la Generalitat de Cataluña por el Partido Popular, cuyo discurso intolerante con la inmigración le ha dado hasta hace bien poco numerosos votos en su ciudad Badalona, y ahora pretende recolectar en todo Cataluña.

Este es el gran problema amigos, que después de 70 años de descubrir los horrores a que nos condujeron los discursos racistas y xenófobos, en la Alemania Nazi y la Italia Fascista, los europeos sigamos apoyando a las formaciones herederas de aquellos bárbaros, como el FN en Francia, el UKIP, en el Reino Unido, Amanecer Dorado en Grecia,  la Liga Norte en Italia, El Partido Nacionaldemócrata en Alemania, el Partido por la Libertad de Geert Wilders en Holanda, El Partido Popular Danés, Demócratas de Suecia, Jobbik en Hungria etc.etc. hasta el punto que en algunos casos como en Dinamarca, se les ha dado el poder.

No aprendimos la lección, y como dice el dicho, nos estamos condenando a repetir la historia,  y créanme amigos que después de haber visitado este mes de agosto la fábrica de muerte  que fue el campo de Auschwitz Birkenau, no me quedan ganas de ninguna de las maneras, de vivir una situación tan horrorosa como la que montaron estas bestias, sin el mínimo atisbo de humanidad.

Pido fervientemente al Partido Socialista Europeo, que se ponga a trabajar en serio para revertir esta situación y que hagan lo que sea necesario y más, para que la Unión Europea, se convierta en pocos años en un verdadero ente supranacional de corte claramente federal, la única solución que va a permitir una convivencia en paz y tranquilidad, con respeto a las diferencias: étnicas, culturales y religiosas de todo tipo, desde la igualdad de derechos de los ciudadanos y donde los principios de Libertad, Igualdad y Solidaridad sean los máximos rectores. Que entierren de una vez el caduco nacionalismo y empecemos a montar la nueva sociedad del siglo XXI.

No estoy soñando amigos, ésta propuesta es bien posible, solo hace falta que de una vez por todas tengamos las ideas claras y no nos dejemos embaucar, por todos aquellos que predican el odio, la desigualdad, y el enfrentamiento que nos hace esclavos de nuestras propias miserias; y para empezar ¿Tanto cuesta establecer un canal de entrada legal de refugiados a la UE, desmontando el negocio de las mafias? ¿O es que preferimos que solo nos lleguen los más fuertes supervivientes de todas las penalidades, al estilo ley de la selva? Al loro Sra. Merkel, Sr. Hollande, Sr.Juncker, Sr. Camerón, Sr. Renzi, etc. etc. y no nombro a Mariano porqué es un incapaz y pronto lo vamos a largar con viento fresco.

lunes, 24 de agosto de 2015

NACIONALISMO+GLOBALIZACIÓN=DICTADURA




Me preguntan muchas veces ¿A quién beneficia el modelo nacionalista, de división del mundo en estados nación de pequeño o mediano tamaño? Y mi respuesta es siempre la misma, al gran capital, que ha sabido aprovechar las nuevas tecnologías de la comunicación para crear una red globalizada, donde ellos y solo ellos controlan las transacciones que se llevan a cabo, sin que el poder político de ningún estado, incluso los más grandes pueda controlarlos de forma alguna.

Recuerdo haber oído contar hace tiempo, que uno de los grandes especuladores, el norte-americano George Soros, consiguió poniendo a la venta grandes cantidades de Libras Esterlinas, provocar una bajada espectacular del valor de esta moneda, y que en cuanto lo consiguió, fue recomprando a precio bajo, una ingente cantidad, que revendió a precio altísimo, en cuanto, la libre recuperó su valor normal por la solidez de la economía del Reino Unido; consiguiendo un beneficio astronómico por el que no pagó impuesto alguno al tratarse de transacciones internacionales.

De esta historia deberíamos sacar una conclusión que no es otra que la demostración palpable de quien ejerce el poder de verdad, un personaje no político y casi anónimo, cuando es capaz de provocar la caída en la cotización de una moneda, tan fuerte como la Libra Esterlina, obteniendo beneficio en ello y sin pagar impuesto a ningún estado; y también que lo pudo hacer gracias a una globalización económica, totalmente fuera de control de los estados y el disponer de una tecnología de la comunicación instantánea, que le permitió operar a nivel planetario, sin prácticamente moverse de su despacho en Wall Street. El caso de George Soros, no es único, pues grandes corporaciones denominadas bancos de inversión como Goldman Sachs, JP Morgan o el quebrado Lehman Brothers, actúan de la misma manera todos los días, fijando los precios de las materias primas según sus intereses y no los de los productores.

Todo ello me induce a sorprenderme, por cuanto esta nueva izquierda que está surgiendo en Europa y Latinoamérica, como Syriza en Grecia, Movimiento cinco estrellas en Italia, o Podemos en España, Los Bolivarianos en Venezuela, el Partido de los Trabajadores en Brasil, etc. etc. que se llenan la boca de anti capitalismo y de la necesidad de combatirlo, se acaben encerrando en el nacionalismo más excluyente, renunciando a presentar batalla, en el terreno planetario donde el rival se desenvuelve como pez en el agua. Alucino además, por cuanto uno de los principales principios del socialismo utópico y ortodoxo, ya en el siglo XIX, que ellos proclaman como valor absoluto, hablaba del internacionalismo proletario y de la necesidad de extender la revolución a todo el orbe planetario, buscando en el federalismo la estrategia adecuada que permitiera la convivencia entre diferente, respetando sus peculiaridades.

La ambigüedad inicial de Podemos en el conflicto que enfrenta los nacionalismos catalán y español, que por unos momentos pareció, despejarse al participar algunos de sus destacados miembros, en actos organizados por asociaciones de carácter federalista, ha vuelto con todo su esplendor por la manifestaciones que su principal líder Pablo Iglesias, y la negativa, con excusas de Perogrullo, a seguir participando en los actos que las asociaciones federalistas, convocan en estos tiempos en toda España, no deja de ser un situarse en inferioridad de condiciones, para el verdadero objetivo como es la lucha anticapitalista global.

El fracaso de Tsipras en Grecia, si lo pensamos un poco, se debe a haber planteado la cuestión a un nivel local, mirándose el propio ombligo, cuando en realidad debería haberse hecho desde un punto de vista amplio, que tuviera en cuenta, que Grecia no está aislada del mundo, si no que pertenece a una colectividad, la UE. El líder griego parece haberse dado cuenta de este punto y es quizás lo que le ha motivado a efectuar la marcha atrás, aun a costa de dividir a su formación y poner en riesgo su victoria electoral, a la espera de un momento más propicio donde se vea la necesidad ineludible de profundizar más y más en la Unión Europea en un sentido federal, como salida a la mayoría de los problemas que la confrontación Norte Sur, en el viejo continente, está planteando hoy en día.

El terrorismo incluso ya no se plantea a nivel local si no planetario, ¿Cómo podemos vencerlo desde la estrechez de miras del localismo?

El propio tema de los refugiados y avalanchas de migración, que en Europa se están soportando estos últimos tiempos, ¿En verdad cree alguien que se solucionaran desde la cerrada visión de cada uno de los países?

Necesitamos imbuirnos de una cultura federal, que nos dé una visión global de los problemas y nos permita, hacer frente a nuestro gran enemigo el salvaje capitalismo, en su mismo terreno y con armas de su mismo alcance. La izquierda debe desterrar hoy y para siempre, el caduco nacionalismo, fomentado por el capitalismo, como fórmula de debilitamiento del adversario, y plantear la verdadera revolución con los parámetros del siglo XXI. Volvamos al internacionalismo, desterremos los caducos conceptos como el de patria, por cuanto y según reza la internacional, el género humano es la internacional.

Para acabar les recuerdo el famoso Trilema de Rodrik donde se demuestra que mantener los estados nación dentro de un sistema democrático, descarta la globalización, que los estado nación en un sistema globalizado, comporta dejar de lado la democracia, léase dictadura de los mercados y por fin que la globalización para que sea plenamente democrática debe renunciar al estado nación, tendiendo al federalismo global

domingo, 9 de agosto de 2015

¿A QUE LLAMAN RECUPERACIÓN?


 
Sorprende oír, en medio de un guirigay impresionante, de corrupción institucionalizada sobre todo en las filas del Partido Popular,  y de amenazas reciprocas entre nacionalistas catalanes y españoles, la voz de Mariano, pidiéndonos les votemos de nuevo, pues él se considera el artífice del nuevo milagro económico español, que al entender de la mayoría solo existe en su calenturienta imaginación.

Por favor amigos, estoy más que harto de que me restrieguen en los mismísimos morros, unos datos macroeconómicos, que indican claramente que de golpe y porrazo, los españoles nos hemos vuelto “competitivos”, aunque ello signifique, que una gran parte no lleguen a final de mes, después de haberles recortado el sueldo hasta lo indecible, y a los que se les pide, estén contentos, por tener ¡¡¡trabajo!!!!, aunque sea de una hora diaria. También me resulta indignante que Montoro, De Guindos y compañía, hablen de la recuperación del empleo y del aumento de cotizantes a la seguridad social,  de un 2,84% el último año, cuando los ingresos por cotizaciones solo han crecido un 0,77% en el mismo período, prueba evidente, que estamos falseando los números, por cuanto el empleo que antes tenía una persona, hoy se lo reparten cuatro, y con mucho menos salario, la suma de de todos ellos.

Los presupuestos, que Montoro, libró, la pasada semana en el Congreso de los Diputados, si nos entretenemos en leerlos bien a fondo, no son otra cosa que un reconocimiento de la falsedad del discurso de Mariano, por cuanto, comportan, nuevos y atroces recortes en el gasto social, al que han encargado hacer a las Comunidades Autónomas, hoy ya no gobernadas mayoritariamente por el Partido Popular, acusándolas además de despilfarradoras y insolidarias para más inri.

El que esto escribe, jubilado desde el año 2011, he visto perder poder adquisitivo de mi mileurista pensión, año tras año, debiendo soportar además el cuento que fue Zapatero quien me congeló la retribución,  el primer año y debería darles las gracias, porqué año tras año, me la han aumentado un 0,25% dándose la paradoja, que al corresponderles un aumento de la retención por IRPF, el líquido percibido ha sido cada vez menor, a excepción de este último año, en que por la gran rebaja de impuestos que a los 4 vientos ha sido proclamada, me encontré con el aumento fabuloso de 3 euros por mes en el líquido percibido.

Por otro lado, me enfurezco cuando me plantean que el número de españoles que han optado por viajar, dentro de España, o al extranjero, se ha multiplicado esté año, o que la venta de coches se ha recuperado extraordinariamente en nuestro país, por cuanto, esto no es más que volver a las andadas, al igual que en tiempos de la burbuja inmobiliaria, y que para conseguir esto, solo les ha bastado que los bancos abrieran un poco el grifo del crédito, poniendo de nuevo dinero en manos de unos incautos españoles, que pasado el día de las elecciones generales, en cuanto el grifo se cierre de nuevo, por exigencias de la todo poderosa Merkel, de la que Rajoy es fiel devoto, van a vérselas y desearlas, para hacer frente a sus compromisos, demostrándonos a todos, que para intentar ganar las elecciones, (espero que no sea así), no han dudado en engañar vilmente a todo el mundo.

Concluyendo amigos, debo decirles que sin ser experto, a mí los números no me cuadran, por cuanto entre deslocalizaciones y el hundimiento del sector de la construcción, hace seis años se destruyeron en España, un montón de puestos de trabajo, que los economistas de uno y otro signo coincidían en señalar como culpable a un modelo económico basado en la pura y dura especulación, y a una bajísima competitividad de nuestro sector industrial, y proponían como solución a medio plazo un cambio de modelo económico.  El gobierno neoliberal que preside Rajoy, ha procurado la competitividad, no mejorando el sistema productivo, si no simplemente rebajando los salarios, y recortando el gasto social, promoviendo la privatización de los servicios públicos, incluida la sanidad y la enseñanza, así como, congelando de hecho aunque no de nombre, las pensiones.

¿Han visto Vds. o han leído en alguna parte, que en España, se haya cambiado el modelo económico estos últimos años? Yo al menos no, sino más bien todo lo contrario, mucho me parece que lo que ha hecho Mariano, seguramente con permiso de Doña Ángela, a fin de intentar mantenerse en el poder, abrir de nuevo el grifo del crédito al sector inmobiliario y de consumo, para hinchar algo la burbuja y crear así una apariencia que sus políticas tienen éxito, pero la verdad sigue siendo muy amarga para una gran parte de españoles, incluso para muchos de estos que han confiado y se han embarcado en nuevas deudas para tener un nuevo coche o permitirse unas grandes vacaciones.

Si es verdad que en el período de crisis vivido hasta ahora, el número de ricos en España, aumento en un 40%, aunque el número de personas en riesgo de exclusión social, alcanza ya casi el 25% de la población y es aquí donde quizás Mariano acierte, para esta selecta minoría de ricos y poderosos de nuestro país, sus políticas les han ido de maravilla.

¿Se puede hablar de recuperación económica, con un 25% de la población debajo el umbral de la pobreza, ¿Se puede hablar de recuperación económica, cuando una buena parte de los que tienen empleo, no llegan a salir a flote? ¿Podemos tener esperanzas de futuro, cuando nuestros jóvenes se ven obligados a emigrar y los más preparados ya desisten de regresar nunca a nuestro país? Espero y deseo, que los españoles, sepamos pegarles al Partido Popular y los suyos, una fuerte patada en el trasero, que los aleje de las áreas de poder por muchos muchísimos años.

Que tengan Vds. unas felices vacaciones, aunque sean modestas y tomando el fresco a la sombra de un árbol, desconecten un poco de esta dura realidad, con el fin de no volverse locos, es lo que voy hacer yo la semana que viene.

Hasta pronto!